21 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Amigos de Tomás Gimeno relatan que en alguna ocasión les dijo que " si hacía una tontería sería capaz de atarse a su ancla y hundirse en el mar"

Nuevos datos desaparición niñas Tenerife: La desgarradora carta de Beatriz Zimmermann, madre de Anna y Olivia

Olivia Gimeno.
Olivia Gimeno.
Después de más de un mes sin noticias de Anna, Olivia y de su padre, Tomás Gimeno, la Guardia Civil ha comenzado a escudriñar el fondo del mar. Los investigadores han decidido centrarse en esta posibilidad después de reiterados registros del coche y la casa de Gimeno así como de otros lugares en tierra. Por otro lado, otras hipótesis como la de la huida a otro continente, no se descartan todavía. La madre de las niñas, Beatriz, no pierde la esperanza de encontrarlas.

Hace ya 33 días que se le perdió la pista en la isla de Tenerife a las pequeñas Anna y Olivia junto a su padre Tomás Gimeno. Una desaparición que tiene en vilo a todo el país y en el que todas las hipótesis siguen abiertas. 

Beatriz Zimmermann, la madre de las niñas, ha hecho pública una nueva carta en la que se dirige a Olivia y Anna y que, por su interés, recogemos de forma íntegra:

“Esta carta es para Olivia y Anna, sé que la sentirán de algún modo... Mis niñitas, mis amores, mis tesoros, no saben lo difícil que es levantarse cada mañana y no sentirlas a mi lado... decir una angustia es poco... Olivia, mi preciosa niña, siempre has sido muy fuerte y sensible a la vez. Mi cinturón amarillo en Karate con sólo 5 añitos, ganando a todos los niños incluso un año más mayores que tú... Tu profe Antonio siempre me decía que te veía en las olimpiadas...”

Una imagen de Olivia con su pony. 

Olivia, mi jineta... hace dos meses galopaste por primera vez a tu pony... recuerdo esa cara de felicidad, que no querías otra cosa que seguir galopando, y yo asustada... siempre tan valiente... tan llena de entusiasmo y vida... Olivia, tenías tantas, tantas ganas de tener a tu hermanita... nunca mostraste ni un mínimo de celo... y asombrosamente siempre me decías que tú eras su protectora... ahora lo pienso y me sorprende... SU PROTECTORA... los niños tienen un sexto sentido y quizá por algo lo decías... y eso me calma mucho...”

“Esperamos a Anna con unas ganas inmensas después del palo de haber perdido a tu hermanito con 8 meses de embarazo... Una experiencia muy dura y difícil que sobrellevaste de una manera increíble... Sé que estás cuidando de Annita muy bien y deseando volver a estar juntas lo antes posible... Qué bonito fue recibir a Annita, nuestro peluchito como siempre dices... Me siento tan feliz que se adoren tanto...”

“Olí y Anna mis niñas bonitas, sé que esto no es justo pero confío en la vida, confío en las personas que están poniendo todo de su parte para que no queden en el olvido y las reconozcan vayan a donde vayan, porque esto no es justo... Por eso voy a seguir fuerte hasta que las encuentre y las abrace”.

“Cuando no puedo más y sólo pienso en morirme porque no soporto esta angustia, ¿sabes qué pienso? ¿Qué querrían mis niñas? Acto seguido me levanto y cojo fuerzas y rezo a Dios, al Universo, que vuelvan a mí de manera inmediata... como un mantra, una y otra vez... Sé que sienten mi amor y sé que volveremos a estar juntas”.

“Oli y Anna, ustedes son mis corazones que ahora están lejos, por lo que mi corazón late muy muy muy fuerte para encontrarlas... Las quiero... con todo mi corazón y alma... todos los días te lo repetía por eso sé que nada ni nadie te hará confundir el amor infinito que te tengo... Lo mismo pasa con Anna, por favor repíteselo al oído con dulzura, ella no sabe leer solo tú puedes recordarle el amor de mamá... ese amor incondicional que las espera siempre”, concluye la misiva.

Las investigaciones continúan por mar

Este domingo la Guardia Civil, para la que esta desaparición se ha convertido en una prioridad, ha comenzado su trabajo de investigación en el Océano Atlántico para analizar con el sónar el fondo del mar de los alrededores de la isla de Tenerife. Se trata del buque Ángeles Albariño que posee un sónar y un robot acuático con una tecnología especializada en investigación marina y que va a rastrear los fondos señalados de la isla para intentar encontrar alguna pista del paradero de las niñas. 

Lo cierto es que será una búsqueda sobre lugares muy concretos de la isla de Tenerife. Se ha calculado hasta qué punto de la costa podría haberse desplazado Gimeno con su lancha en función del combustible que tenía almacenado en la embarcación que usó, unos 150 litros. Además, cuentan con los posicionamientos que arrojan los geolocalizadores en función de los teléfonos móviles usados por el padre de las pequeñas. 

Otro asunto a tener en cuenta es el ancla de la embarcación que no ha sido hallado todavía y que, sin embargo, existe, tal y como recordaba la última pareja sentimental de Tomás Gimeno. Este ancla pudo ser usado para depositar y arrojar al mar bultos. 

Barco que usará la Guardia Civil para su investigación. 

Ahora, las aguas marinas de Tenerife se convierten en el objetivo principal de la investigación de la Benemérita después de haber registrado en varias ocasiones, tanto los vehículos como la casa de Tomás Gimeno, situada en Iguesta de Candelaria. Esta última hasta en cinco ocasiones. Las dos últimas usando perros adiestrados en localizar restos biológicos. 

El mayor problema que plantea la búsqueda en el océano son las características del mar de Tenerife donde, en muy pocos metros, se pasa de un lugar con relativa poca profundidad a fosas de gran calado y profundísimas. Los investigadores también ponen en cuarentena el último posicionamiento de la embarcación de Tomás Gimeno, donde se encontró, pues no se descarta que pudiera haber sido arrastrada hasta ese punto por las corrientes y mareas que circulan por la zona de Güímar. 

Últimas horas antes de la desaparición

Fue el martes 27 de abril, cuando Tomás Gimeno tenía que haber devuelto a las pequeñas pero, tras mantener varias conversaciones con la madre, le advirtió de que no las volvería ver ni tampoco a él.

Horas antes de perderse su pista, un vigilante del puerto vio cómo sacó de su vehículo y cargó en la embarcación bolsos, maletas y bolsas de ropa. Tuvo que realizar tres viaje para eso. Según pudieron captar las cámaras, Tomás Gimeno llegó con su coche a las 21.30 horas al puerto deportivo de Santa Cruz de Tenerife, lo aparcó frente a su pantalán y de él descargó una serie de bolsos; sin embargo, el guardián que hacía el turno de noche, que lo vio de frente, en ningún momento fue consciente de la presencia de las niñas, ni las cámaras revelaron si estaban con él.

Antes de que se le perdiera el rastro definitivamente, el padre de las niñas regresó a tierra después de una incursión en el mar de una hora y media aproximadamente, y fue con su vehículo a una gasolinera cercana al puerto a comprar un cargador de móvil.

El cargador que Gimeno compró horas antes de su desaparición y que dejó en la garita del vigilante. 

De vuelta al puerto, lo cargó en la garita del vigilante de la Marina y zarpó de nuevo, esta vez la definitiva. Según la investigación, desactivó el GPS de la barca para no dejar pistas de su recorrido.

El barco fue hallado horas más tarde sin ancla, sin ocupantes y a la deriva frente a la costa este de la isla, a varios kilómetros al sur, a más de una milla del Puertito de Güímar. En la citada zona, el dispositivo de búsqueda localizó flotando en el mar una silla de retención infantil de una de las niñas. Es precisamente ahí donde efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil han realizado ya inmersiones en los últimos días, pero sin éxito debido a las grandes profundidades.

Además, tal y como ha hecho público el periodista Dani González en el programa de Telecinco Viva la vida, el canario envío varios mensajes con un tono de despedida a sus amigos cercanos. Mensajes como este: "Has sido un amigo de verdad, te quiero mucho jooputa, me voy pero no volveré! Eres un gran amigo y has tenido uno aquí que te quiere mucho, gracias por todo!". Este en concreto, lo envió a la 1:52 de la madrugada, horas después de haber desaparecido del puerto deportivo de Santa Cruz de Tenerife.

También, antes de que se le perdiera la pista, entregó a la que había sido su última pareja un paquete con dinero con la orden de que no lo abriera hasta pasada la medianoche. Esta mujer, que trabajaba como monitora en un colegio de Tenerife al que acudían las niñas Anna y Oliva, fue su última relación. Con anterioridad salió con otra joven, desde finales de 2020 hasta enero de 2021, como ya contamos en su día en Elcierredigital.com

Esta chica confirmó ante la Guardia Civil que Gimeno tenía comportamientos machistas y lanzaba frases de ésta índole: "Hubo comentarios que le retrataban así. Él no recogía la casa porque decía que para eso tenía a una chica a la que pagaba".

COMPARTIR: