16 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El juez ha denegado la solicitud de la defensa al considerar que "no es relevante" para adoptar una decisión sobre la condena que se imponga

La pena de muerte amenaza a Pablo Ibar: el juez rechazó que un psicólogo relate al jurado los efectos en sus hijos de su posible ejecución

Pablo Ibar.
Pablo Ibar.
La sombra de la pena de muerte amenaza de nuevo a Pablo Ibar, toda vez que el juez de su caso rechazó en la última sesión de esta segunda parte del nuevo juicio celebrada el pasado viernes 17 de mayo que un psicólogo relate al jurado, que debe decidir si recomienda su condena a pena de muerte o a cadena perpetua, los efectos psicológicos que puede tener su ejecución para sus dos hijos, de 7 y 12 años.

El magistrado Dennis Bailey ha celebrado, junto con las partes, una conferencia de seguimiento de la segunda parte del juicio, que comenzó el pasado 15 de mayo, en la que se ha analizado la petición de la defensa para que, en el turno de sus testigos, ofreciera su testimonio un psicólogo.

El objetivo era que explicara el efecto que tendría en los hijos de Ibar, hispanomericano de ascendencia vasca, la posible condena a la pena capital del procesado, declarado culpable el pasado 19 de enero del triple asesinato cometido en Miramar (Florida) en 1994.

El juez ha denegado la solicitud al considerar que "no es relevante" para adoptar una decisión sobre la condena que se imponga al procesado. Además, ha prohibido que ningún testigo hable de los efectos psicológicos que una posible ejecución del encausado pueden suponer para sus familiares y allegados, según ha informado el portavoz de la 'Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar', Andrés Krakenberger.

Krakenberger, que ha vuelto a denunciar "la falta de imparcialidad" que demuestra el juez, ha destacado que su rechazo a los testigos de la defensa "contrasta fuertemente" con el hecho de que Dennis Bailey permitiera el pasado miércoles, en la única sesión desarrollada hasta ahora en la segunda fase del juicio, que testificaran seis familiares de las víctimas mortales del triple asesinato por el que se pretende condenar a Ibar.

En este sentido, ha recordado que todos ellos "pudieron hablar sobre los efectos que tuvo en sus vidas" el asesinato de sus familiares, Casimir Sucharski, propietario de un club nocturno, y las modelos Sharon Anderson y Marie Rogers.

Además, ha recordado que el propio Bailey, al acabar la intervención de los testigos, advirtió a los miembros del Jurado que no debían tener en cuenta esos testimonios a la hora de determinar si se debía condenar a Pablo Ibar a muerte o no.

Por ello, en la conferencia de seguimiento, los abogados del acusado han alegado que ellos deberían "tener el mismo derecho" a que el psicólogo prestara declaración, y después el juez informase al tribunal popular, si lo estimara necesario, "que no debía tenerse en cuenta ese testimonio".

Pablo Ibar en uno de los momentos del juicio.

Desacuerdo

La defensa ha dejado constancia de su desacuerdo con la decisión del juez, al igual que protestó cuando, al inicio de la segunda parte de la vista oral, el magistrado rechazó descartar la pena de muerte para Ibar en base a "los derechos humanos internacionales" de los hijos menores de su mujer, Tanya, que le consideran su padre desde su nacimiento.

El juicio, que se celebra en los tribunales de Fort Lauderdale, continuará el lunes de la próxima semana después de que el pasado día 15 comenzara la fase de sentencia. La primera parte de este cuarto juicio contra el acusado comenzó el 26 de noviembre de 2018, y los 12 miembros del tribunal popular decidieron el pasado 19 de enero que era culpable.

Ahora deberán trasladar al juez si consideran que, en la sentencia, debe condenarle a pena de muerte o a cadena perpetua. Se prevé que la decisión la adopte el Jurado el 22 o el 23, y el magistrado tarde unas semanas en dictar resolución judicial.

En caso de que el Jurado crea que hay que imponerle la pena capital, el magistrado puede rebajar la pena a cadena perpetua, algo que la 'Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar' considera "improbable", dadas las actuaciones del magistrado en este caso.

En esta parte de la vista oral, el juez, a instancias de la Fiscalía, ha permitido que se analice un caso de robo y allanamiento de morada cometido en Miami Dade (Florida) tres semanas después del triple crimen en Miramar, por el que Ibar fue condenado a ocho años de pena, que ya cumplió.

COMPARTIR: