20 de enero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Fundación QSD y SosDesaparecidos sigue luchando para que se resuelvan los 13.000 casos de personas que se encuentran en paradero desconocido

Los cuatro casos de desaparecidos con final feliz: Olivia, Ángelo, Francisco y Daniel vuelven a casa por Navidad

Familia de Olivia Encinas celebrando recuperar a la menor tras ocho años de secuestro parental
Familia de Olivia Encinas celebrando recuperar a la menor tras ocho años de secuestro parental
En España aún existen más de 13.000 desaparecidos. Miles de familias continúan buscando a sus seres queridos sin obtener respuestas QSD Global y SosDesaparecidos son prácticamente su único apoyo. Pero entre todas las historias desafortunadas siempre hay casos donde el final se ha tornado feliz y en este diciembre también se han dado buenas noticias. Se trata de Olivia Encinas, Ángelo Jurado, Francisco Pérez y Daniel Alcázar, cuatro personas que han regresado a su hogar por Navidad.

La situación de las personas desaparecidas en el país sigue siendo un asunto de vital importancia. Desde distintas organizaciones como la Fundación Quién Sabe Dónde global (QSDglobal) tratan de ayudar a dar visibilidad a las más de 13.000 personas cuyos familiares continúan sin saber de su paradero. 

En el IV Foro de Familias que celebraron el pasado noviembre reclamaron junto a medio centenar de familiares de desaparecidos la creación de un estatuto para los casos sin resolver. Recordar y seguir investigando casos como los de los jóvenes Paco Molina (Córdoba) y Henry Alejandro (Orihuela) o el del vecino de Casarrubios del Monte Roberto García es vital para que no se queden en simples números que engordan esta especie de lista negra de la memoria colectiva española.

Y, aunque la falta de resultados por las dificultades en la investigación y las pocas pistas hacen perder la esperanza en ocasiones, hay buenas noticias que llegan como agua de mayo para familias que llevan sufriendo ausencias años, meses o solo días, pero que se hacen interminables.

Por ello cabe destacar las historias con finales felices que han tenido lugar en el último mes del año, los casos de Olivia Encinas, Ángelo Jurado, Francisco Pérez y Daniel Alcázar, cuatro personas que han regresado junto a su familia y a su hogar por Navidad. 

Justicia después de ocho años

Alberto Encinas ha recuperado a su hija Olivia al cabo de ocho años desaparecida, víctima de sustracción parental por su madre, quien aprovechó un viaje de vacaciones en las navidades de 2011 para retenerla en Polonia, su país de origen.

Olivia tenía entonces 3 años. Ahora, con 11, ha sido al fin posible el reencuentro con su padre, Alberto, con su tía Elena y con su abuela Mari, en una localidad del sur polaco. La familia paterna viajó desde Pollenca (Mallorca) en compañía del equipo de la Guardia Civil que ha llevado la investigación de esta sustracción durante los últimos años.

alberto-olivia-encinas

Alberto Encinas junto a su hija Olivia 

El 5 de diciembre de 2019, a las 9:05 de la mañana se produjo la esperada entrega y todos ellos pudieron abrazar a Olivia. Concluye así un período de incesante lucha durante el que Alberto llegó a realizar casi medio centenar de viajes a Polonia, teniendo que enfrentarse al proteccionismo  de las autoridades polacas que rodeó a la madre, incumpliendo todas las decisiones judiciales y los convenios internacionales que daban la razón al padre, así como sus intentos por evadir la Justicia.

La localidad mallorquina de Pollença, que ha mantenido un apoyo constante a la lucha de la familia de Olivia Encinas durante los últimos ocho años, acogió en sus fiestas locales del pasado noviembre una 'Carpa por los Desaparecidos'. Elena Encinas y Mari Cuadrado, respectivamente tía y abuela de Olivia, fueron las impulsoras de esta acción de sensibilización y visibilidad de las personas desaparecidas en Baleares.

Otro secuestro parental con final feliz

El caso de Ángelo Jurado Marmolejo es similar al de Olivia. El niño de 9 años y fue localizado el 30 de noviembre en el aeropuerto de Barajas tras aterrizar de un vuelo procedente de México junto a su padre, Rafael Jurado, quien lo tenía secuestrado desde el pasado mes de marzo.

Rafael es originario de Puente Genil (Córdoba) y la madre de Ángelo, Karol Marmolejo, es originaria de Colombia, pero residía en Bristol, Reino Unido. Rafael pudo ser detenido y Ángelo liberado gracias a la estrecha colaboración de las autoridades españolas y las británicas.

angelo

Ángelo Jurado Marmolejo

El caso ha estado marcado por la solidaridad de la gente. En varias ocasiones vecinos de Puente Genil se concentraron para pedir que se dictasen "las órdenes pertinentes" para que se pudieran realizar "las investigaciones oportunas" desde España. Del mismo modo se organizaron concentraciones en Bristol y en Colombia en apoyo de la madre del menor.

Cuando Karol recuperó a su hijo, las palabras para describir la situación que estaba viviendo fueron: "éste es el mejor regalo de Navidad de nuestras vidas. Ángelo ha pasado por una experiencia traumática, así que mi prioridad ahora es concentrarme en su bienestar".

La fundamental labor de los perros

Francisco Pérez, de 79 años, había desaparecido el 2 de diciembre en el municipio cordobés de Montilla cuando regresaba del hospital. La noticia desencadenó una movilización inmediata y la puesta en marcha de un dispositivo que logró localizarlo y rescatarlo de una zanja de dos metros caída ya la noche.

francisco-montilla

Francisco Pérez

Las labores de búsqueda se dieron en una acción conjunta de la Policía Local, la Guardia Civil y Protección Civil de Montilla. La coordinación entre las entidades participantes y la persistencia en la búsqueda hasta dar con la persona desaparecida consiguieron salvar la vida a Francisco.

Pero no solo la intervención humana fue clave para dar con el paradero del desaparecido, sino que el papel de la Unidad Canina de Búsqueda y Rescate de Protección Civil fue decisivo, destacando el trabajo de Ares, que siguió el rastro del Francisco durante dos kilómetros.

Desaparecido cuando iba al colegio

El último caso y el más reciente es el de otro niño, Daniel Alcázar Ruiz, de 12 años y desaparecido en el municipio madrileño de San Fernando de Henares. La asociación SOS Desaparecidos lanzó la alerta por su desaparición, ocurrida el 18 de diciembre.

daniel_alcazar_ruiz_desaparecido_san_fernando_henares

Daniel Alcázar

Se le perdió la pista cuando salió de casa a las 8.30 horas de la mañana para dirigirse al colegio de San Fernando donde estudia. Ese día no fue a clase, por lo que su familia dio aviso a las autoridades, ya que tampoco contestaba al teléfono móvil. Desde el principio todo apuntaba a una desaparición voluntaria y la Policía Local de San Fernando informó también de que podía ir acompañado de otro menor.  

Finalmente, SOS Desaparecidos desactivó este viernes 20 de diciembre la alerta por desaparición de Daniel y comunicó que el menor había sido localizado en buen estado. Sin duda su familia disfrutará estas Navidades de otra manera.

COMPARTIR: