22 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se trata de los casos más inquietantes sin resolver sucedidos en Extremadura en los últimos años, repletos de incógnitas

La UCO se reúne para buscar nuevas vías de investigación en las desapariciones de Manuela Chavero y Francisca Cadenas

Manuela y Francisca, desaparecidas.
Manuela y Francisca, desaparecidas.
La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, con su coronel jefe a la cabeza, Francisco Javier Sánchez Gil, ha participado en unas jornadas de trabajo en Badajoz para estudiar las distintas líneas de investigación que se llevan a cabo para el esclarecimiento de las desapariciones de Manuela Chavero y Francisca Cadenas.

En estas jornadas de trabajo, que han tenido lugar en la Comandancia de la Guardia Civil de Badajoz, y en las que también han participado los grupos encargados aquí de investigar estos casos, encabezados por el general de este cuerpo en la región, José Luis Gómez Salinero. Se trataba, según la Delegación del Gobierno, que no ha especificado el día o los días de celebración de la reunión, de abordar y poner en común las distintas líneas de investigación que se siguen en ambos casos.

Tres años sin pistas de Manuela

La televisión y las luces encendidas en la casa, el teléfono móvil encima de la mesa y el dinero y la documentación dentro de la vivienda fueron las únicas pistas que encontraron de Manoli, así le llaman sus allegados, el día cinco de julio del año 2016.  

Usó su móvil para enviar mensajes a través de WhatsApp a la 1:55 horas de la noche y después salió con lo puesto y se subió al coche de un posible conocido en el pueblo. Desde entonces ni su hermana Emilia ni sus dos hijos menores, Adrián, de 17 años, y Sofía, de nueve, han vuelto a tener noticias de Manuela.

Manuela Chavero. 

Emilia Chavero aseguraba en el programa Espejo Público que está convencida de que las autoridades policiales que están llevando el caso van a dar con el culpable. Así, afirmaba que la desaparición de Manuela había sido "una cosa muy bien hecha" y "muy difícil", pero que confiaba plenamente en la labor de la UCO (Unidad Central Operativa de la Guardia Civil) en el caso de su hermana.

En este sentido, Emilia parece tener claro que los investigadores saben quién es el culpable: "Pienso que tienen a la persona, pero esa persona nunca va a decir dónde está ella, entonces es un caso sin resolver y eso no lo quiero ni yo, ni la UCO, ni España", aseveraba la hermana de la desaparecida y añadía que “lo quieren todo muy atado” y “no quieren un caso Marta del Castillo".

Francisca Cadenas, bajo secreto de sumario

El 9 de mayo de 2017, Francisca Cadenas de 59 años desapareció en extrañas circunstancias cerca de su domicilio. La mujer, residente en Hornachos, un pueblo de Badajoz de menos de cuatro mil habitantes, había pasado el día cuidando a la hija de unos amigos. Esa misma noche bajó a entregársela a los padres, sin saber que no volvería a su casa.

Francisca Cadenas. 

Según cuentan estos amigos, Francisca les entregó a la niña y se despidió de ellos mientras se marchaban en su vehículo. En los cincuenta metros que había hasta su domicilio se cruzó con un hombre que no era vecino de Hornachos y que posteriormente relataría este breve encuentro a la Guardia Civil. 

La familia y conocidos piden respuestas, ya que se trata de un caso cuya información se está tratando de forma muy hermética y apenas se conocen datos de lo sucedido ni de la investigación. De hecho, el caso permanece bajo secreto de sumario. Es decir, nadie sabe nada de todo lo que se ha investigado hasta ahora, porque el secreto se ha prolongado, inusualmente, durante todo este tiempo.

COMPARTIR: