09 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El informe sostiene que el escape se produjo en las juntas de las tuberías que llegaban desde fuera al interior del edificio eclesial de La Paloma

La compañía Naturgy señalada por la Policía Científica como presunta responsable de la trágica explosión de gas en Madrid

Así quedaron las plantas destruidas.
Así quedaron las plantas destruidas.
La investigación policial sobre las causas de la explosión que sucedió hace dos semanas en el edificio del arzobispado de la calle Toledo, en el centro de Madrid, ya ha terminado con una primera conclusión: La fuga de gas se produjo en el exterior del edificio y por tanto es responsabilidad del comercializador de Gas Natural, en este caso, la empresa Naturgy. La nieve impidió que el gas se perdiese en la calle y buscase salida en el edificio.

Los informes policiales señalan que la responsabilidad civil recaería en la compañía Naturgy. Tal y como ya adelantamos en elcierredigital.com el joven fallecido en la explosión no llegó a intervenir en las calderas de el edificio. Para los agentes de la policía científica era necesario conocer exactamente dónde se había producido el fallo, si en una caldera, en una tubería dentro del edificio o fuera de él. Parece ser que la borrasca Filomena también intervino en el accidente pues la nieve caída habría impedido que el gas saliese a la calle en su totalidad y buscase hacerlo hacia el edificio, hasta acumularse en las plantas más altas.

Naturgy distribuye el servicio de gas natural a la zona centro de La Latina, barrio madrileño donde se produjo el accidente que provocó la muerte de cuatro personas, y en principio, su responsabilidad cubre solo hasta la entrada del edificio ya que la comercializadora del servicio y la empresa instaladora de las calderas (siete en total) están en manos de compañías distintas. La investigación de la Policía Científica ha concluido que una rotura de una tubería en el exterior fue la causante del escape de gas, que se coló en el edificio probablemente por la acometida que une unas tuberías con otras. Canalizaciones externas de gas que están bajo el control de la compañía Naturgy.

Sede de Naturgy en Madrid.

Por otro lado, según el informe policial, también se ha descubierto una filtración de agua bajo el edificio, por un tubería rota que provocó un socavón, por lo que todavía se investiga la posible responsabilidad del Canal de Isabel II.

Este informe es uno de los tres encargados por el Juzgado que investiga el suceso, uno a cargo de bomberos del Ayuntamiento de Madrid, otro de la Brigada de Policía Científica de la Jefatura Superior de Madrid y el tercero por el grupo de policía judicial de la comisaría de Policía Nacional del distrito de Centro. El informe que ahora se conoce es el de Policía Científica.

En las calderas no fue

Pese a las primeras informaciones que ponían en el punto de mira las calderas del edificio, las primeras impresiones de los bomberos y especialistas policiales ya inclinaban la balanza hacia una fuga en la instalación (tuberías y demás componentes del suministro) más que un fallo en las calderas, debido al volumen del embolsamiento de gas que se produjo en las plantas superiores del edificio, demasiado gas para solo unas calderas.

La tarea de la Policía Judicial se ha centrado en reconstruir los hechos hablando con el mayor número de testigos y víctimas, interrogando a los técnicos de las compañías suministradoras y comercializadoras (Naturgy) del gas, y por supuesto, averiguando el estado y las revisiones realizadas de la instalación del gas y las calderas del edificio.

Los policías tomaron declaración a más de 15 testigos confirmando que David Santos, el electricista de 35 años fallecido y feligrés de la congregación de neocatecumenales que ocupaba los edificios parroquiales de Virgen de la Paloma, no pudo tener tiempo de manipular la instalación del gas en su segunda y última visita al edificio.

David acudió el lunes 18 de enero a las instalaciones parroquiales para echar una mano con los problemas que presentaba la calefacción del edificio y el miércoles 20 regresó de nuevo para intentar averiguar qué problema había en las instalaciones parroquiales. Pero, según los testigos, iba sin herramientas ni intención de manipular la instalación, sólo pretendía seguir el rastro del fuerte olor a gas que habían percibido media docena de religiosos que se hallaban en el inmueble.

Así quedó la casa parroquial de La Paloma.

David, junto al joven padre Rubén, se dirigió a la estancia de la planta baja donde se hallaba la llave general del gas pero no tuvo tiempo de mucho más, ambos fueron alcanzados por una primera explosión que tuvo lugar en ese lugar y a la que siguió una segunda, mucho más potente, en las plantas superiores. Una mínima chispa, pulsar un interruptor de la luz o cualquier otra nimiedad pudo desencadenar la primera deflagración que dio paso a la segunda, responsable del derrumbamiento de las alturas del inmueble.

Consecuencias nefastas

En total, media docena de edificios resultaron afectados de consideración por la deflagración y la lluvia de cascotes. En las inmediaciones hay una residencia de ancianos, Los Nogales La Paloma, donde en un primer momento se situó por error el suceso. Sin embargo, los ancianos de la residencia desde el principio fueron reubicados en otras residencias del grupo y ninguno se vio afectado.

Los destrozos fueron numerosos.

La explosión llegó a lanzar escombros a 500 metros de distancia. En la comisaría de Centro decenas de afectados presentaron las correspondientes denuncias, la mayoría por daños en sus hogares o en los vehículos aparcados en las inmediaciones del suceso.

La fuerte explosión causó 4 muertos y 11 heridos de diferente consideración. Además de David Santos y el sacerdote que le acompañaba, Rubén Pérez de Ayala, mató a dos personas que pasaban en ese momento por la calle. Javier Gandía, de 45 años, un albañil que trabajaba en el edificio de enfrente y vecino de La Puebla de Almoradiel (Toledo) y Stefko Ivanov Korcev, un ciudadano de origen búlgaro, que también se encontraba en la calle de Toledo número 98.

Si se termina probando la responsabilidad de Naturgy será esta empresa quien se tendrá que hacer cargo de las indemnizaciones que correspondan.

COMPARTIR: