25 de abril de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Actualmente solo existen dos hospitales psiquiátricos penitenciarios en España para tratar internos como María Gombau

Los funcionarios piden el traslado de la presunta asesina de Godella desde Picassent al centro penitenciario psiquiátrico de Fontcalent

María Gombau protagonizó un episodio violento en la cárcel de Picassent
María Gombau protagonizó un episodio violento en la cárcel de Picassent
Teme que Gabriel, su marido, la deje y su principal preocupación es verle. Este martes protagonizó un episodio violento, lanzando patadas, puñetazos y escupitajos, por lo que tuvo que ser reducida por funcionarios del centro. Los funcionarios no se explican como todavía no han trasladado a la supuesta asesina al psiquiátrico penitenciario de Fontcalent en Alicante, donde puede recibir el tratamiento necesario.

La última novedad respecto al crimen de Godella es que este miércoles la Guardia Civil encontró en las inmediaciones de la casa donde vivía la familia un objeto contundente que podría haber sido utilizado para golpear en la cabeza a los niños.

María Gombau se encuentra en el módulo A de enfermería de la cárcel de Picassent y su marido, Gabriel, en el módulo B. No quiere hablar con los funcionarios y tiene a una presa sombra vigilándola todo el día, como es habitual cuando se activa el protocolo anti suicidio.

Su única preocupación es poder ver a su marido por temor a que este rompa la relación con ella y repite continuamente que a sus hijos se los ha llevado una secta. Por otro lado, su marido Gabriel se muestra desesperado y tiene intención de colaborar y hablar, aunque por recomendación de su defensa jurídica todavía no lo ha hecho.

El módulo en el que está es un módulo de enfermería, donde trabajan tres funcionarios para alrededor de 30 internos y donde la supuesta asesina de Godella convive con personas que han sufrido lesiones como fracturas o con enfermedades que requieren de tratamiento sanitario o psicológico.

Pero para casos como el de María, los centros penitenciarios cuentan con un servicio de atención psiquiátrica mediante el cual un profesional de este campo y externo a la cárcel acude entre una y tres veces al mes. Pero María Gombau aún no ha sido tratada por ningún psiquiatra.

carcel_picassent

Centro penitenciario de Picassent (Valencia)

Los funcionarios de prisiones se quejan de la falta de medios para poder hacer frente al tratamiento adecuado que necesitan los reos con problemas de salud mental, que depende de equipos de psicólogos y en muchas ocasiones trabajan bajo mínimos y cuentan con poco personal para un gran número de presos.

Pero los internos con problemas psiquiátricos graves, como es el caso de María Gombau, deben ser tratados en centros especializados. El problema es que en España solo existen dos psiquiátricos penitenciarios para tratar a este tipo de reclusos, el Psiquiátrico Penitenciario de Fontcalent (Alicante) y el Psiquiátrico Penitenciario de Sevilla II.

A pesar de la cercanía entre los centros de Picassent y Fontcalent, los funcionarios no se explican como todavía no han trasladado a la supuesta asesina al psiquiátrico penitenciario, donde puede recibir el tratamiento necesario.

Trasladada por un brote psicótico

María ingresó en el penal por orden del magistrado del Juzgado de Instrucción número 4 de Paterna (Valencia), que decretó prisión provisional y sin fianza para la presunta asesina de su hijo de tres años y su bebé de cinco meses.

Desde entonces la actitud de María había sido tranquila y no había producido ningún altercado. Pero este martes 20 de marzo en torno a las 14:30 horas ha sufrido un brote psicótico durante su estancia en el centro penitenciario de Picassent. De este modo lo contó una funcionaria de prisiones de esta cárcel en el programa Al Día de Cuatro.

El hecho ha cogido por sorpresa a los trabajadores del penal, puesto que los dos padres se encontraban "muy tranquilos". La funcionaria ha detallado el cambio radical que ha sufrido la madre de manera imprevista.

La asesina que mató a sus hijos a golpes en nombre de "El Creador" ha protagonizado un episodio muy violento. "Sin previo aviso, María se ha puesto a dar puñetazos y patadas y a escupir”, comentó la funcionaria.

Los trabajadores “han tenido que reducirla", debido a la violencia con la que la supuesta autora del crimen de Godella se revolvía. "Decía que quería hablar con sus hijos, que nosotros pertenecíamos a la secta y que la queríamos envenenar", manifestó la citada funcionaria.

Tras el incidente María fue trasladada este miércoles a una celda individual para prevenir que incidentes con otros internos. Los funcionarios de prisiones temen que un episodio de este carácter violento pueda volver a ocurrir.

COMPARTIR: