25 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un vecino de Favara llamó al cuartel de Cullera y prestó luego una maza a los agentes que la usaron para acceder a la vivienda

Héroes: Dos guardias civiles tiran una puerta blindada y salvan la vida de un anciano en Valencia

Puerta de la casa.
Puerta de la casa.
La Guardia Civil en ocasiones tiene que recurrir a acciones insospechadas para ayudar a un ciudadano. En la localidad valenciana de Favara tuvieron que recurrir a la maza de un vecino para rescatar a un anciano que no podía salir de su casa y estaba sufriendo un ictus. Los hechos ocurrieron en la madrugada del 24 de mayo cuando en la comandancia de Cullera recibieron una llamada de un vecino alertando de los gritos de auxilio del anciano.

En ocasiones la Guardia Civil tiene que recurrir incluso a echar abajo una puerta para poder rescatar a una persona que necesita ayuda. Es lo que ocurrió hace unos días en un pueblo de Valencia. Fue sobre a la 1:47 horas de la madrugada del 24 de mayo de 2020 cuando en la Central Operativa del Servicio de la Guardia Civil en Cullera (Valencia) recibieron un aviso porque un persona pedía auxilio desde un piso de la Avenida San Cristofol, nº 20 de la localidad valenciana de Favara. Un patrulla se dirigió hasta el lugar y hablan con el vecino que se identifica como autor de la llamada. El hombre les informa de que en el piso de arriba vive una persona de edad avanzada.

Los dos agentes de la Benemérita subieron a la tercera planta del edificio de donde provenían los gritos de auxilio. Allí se encuentran con una mujer que le informa de que se padre se encuentra dentro del domicilio y que no puede entrar porque su progenitor se ha dejado la llave puesta en la cerradura y no puede abrir así con su llave desde fuera.

Así quedó la puerta tras la intervención de la Guardia Civil. 

La hija del vecino suplica a los agentes que accedan al inmueble para ayudar a su padre, por lo que tratan de ver si se puede acceder a través de balcones o ventanas, constatando que no, que era imposible entrar a la vivienda, por lo que se solicita ayuda de una dotación de Bomberos de Cullera (Valencia).

Dada la urgencia, en espera de la llegada de Bomberos, un vecino facilita a los agentes una herramienta tipo almádena, autorizando la hija presente en el lugar, la utilización de cualquier medio para acceder a la vivienda. Tras golpear con una maza prestada por el mismo vecino que les dio el aviso la puerta blindada, con triple cerradura, en repetidas ocasiones y maniobrar durante unos cuarenta minutos, fracturando la misma, se consigue acceder a la vivienda.

Así quedó la puerta tras la intervención de la Guardia Civil. 

Una vez en el interior del inmueble, los agentes encuentran un varón de 75 años de edad tumbado en el suelo del salón, con la mitad de su cuerpo aparentemente inmovilizado y con dificultades para respirar y para hablar. Mostraba la cara y extremidades hinchadas y amoratadas. Proceden en ese momento a colocarlo tumbado lateralmente como medida de seguridad para evitar una posible asfixia y le colocan un aparato de respiración asistida que se encontraba en el lugar a petición de la hija que se encontraba presente. Sobre las 3:00 horas acude al lugar un Soporte Vital Básico que se hace cargo del auxiliado, trasladándolo al Hospital de la Ribera, de Alzira (Valencia).

Un final feliz gracias a la improvisación de dos guardias civiles del acuartelamiento de Cullera.

COMPARTIR: