03 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La droga podría haber sido transportada por un dron que sobrevoló el centro penitenciario

Continúa el coladero en las cárceles españolas: Introducen hachís y teléfonos en la prisión de Alhaurín de la Torre

Prisión de Alhaurín de la Torre
Prisión de Alhaurín de la Torre
En estos últimos meses el sistema de prisiones en España se ha puesto en entredicho por los diversos casos en los que delincuentes peligrosos con años de condena por cumplir se han dado a la fuga y las numerosas agresiones que sufren los funcionarios de prisiones. El último caso, tiene que ver con la aparición de varios paquetes de hachís en Alhaurín de la Torre, que podrían haber sido transportados por un dron

El pasado martes aparecieron 296 gramos de hachís y un teléfono móvil con dos cargadores en un patio del centro penitenciario de Alhaurín de la Torre. Fuentes penitenciarias sospechan que la droga podría haber sido transportada al interior de la cárcel a través de un dron que sobrevoló la prisión el mismo día del suceso. Desde el Ministerio del Interior aseguran que no hay pruebas ni elementos que puedan relacionar los dos hechos. Esta sería la primera vez que se utilizaría este mecanismo para introducir sustancias estupefacientes  en el sistema penitenciario español.

A primera hora de la mañana descubrieron varios paquetes en un rincón de uno de los patios del centro. Por un lado, había tres paquetes de hachís de unos 100 gramos cada uno, de los cuales uno de ellos aún conservaba dos pequeños ganchos supuestamente utilizados para ser transportados por un dron. Por otro lado, encontraron un teléfono móvil recubierto de plástico para amortiguar la caída. Los presos de cualquier cárcel tienen terminantemente prohibida la tenencia de móviles, así como su uso dentro del centro.

La dirección de la prisión de Alhaurín de la Torre ha abierto una investigación para esclarecer los hechos ocurridos. La revisión de las cámaras de videovigilancia es uno de los puntos clave, pero las cámaras están enfocadas hacia el suelo, por lo que no constan imágenes de lo que sobrevuela la prisión. Del mismo modo, las declaraciones de los funcionarios de prisiones que en aquel momento estaban de guardia y de los guardias civiles que formaban el equipo de seguridad del recinto son una cuestión importante para resolver las incógnitas en torno al presunto intento de tráfico de drogas en el centro penitenciario andaluz.

 

 

 

COMPARTIR: