20 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

También fue arrestado el novio de la hija, que les propuso actuar de intermediario para contratar al asesino que debía liquidar al novio de su suegra

Una madre y una hija detenidas tras denunciar por estafa a un sicario contratado para matar a un allegado y vender sus órganos

La Policía Nacional del distrito Centro de Madrid ha llevado a cabo las actuaciones.
La Policía Nacional del distrito Centro de Madrid ha llevado a cabo las actuaciones.
Una madre y una hija que encargaron a un sicario un asesinato han sido detenidas después de denunciar que el intermediario, novio de la joven, les engañó. Ha ocurrido en Madrid, en el distrito Centro, donde se ha arrestado tanto a las dos mujeres como al novio de la hija, por su presunta implicación en un delito de proposición para cometer asesinato. Son de nacionalidad española y sin antecedentes penales. La Policía ha bautizado la operación como "Kafka" por lo surrealista del asunto.

Operación Kafka la bautizaron los investigadores y no era para menos, era surrealista. Una mujer de 52 años y su hija de 20 acudieron a comisaría para denunciar que habían sido estafadas por un sicario al que intentaron contratar con la intermediación del novio de la chica.

Este joven, que se presentaba como alto cargo de los servicios secretos españoles, pidió a ambas 7.000 euros de anticipo para pagar los gastos de contratación del supuesto sicario que debía matar al exnovio de la mujer de 52 años. Este joven también las convenció del negocio con la excusa de que después podrían vender los órganos del asesinado por 60.000 euros en el mercado negro.

El motivo que tenían las mujeres para contratar un asesino era la venganza, ya que acusan a la supuesta víctima de haberles estafado 60.000 euros en el pasado y no pensaron que había mejor manera de recuperar ese dinero que matarlo y vender sus órganos. El novio de la joven fue quien urdió el plan y las convenció, pero lejos de buscar a nadie se quedó con el anticipo de 7.000 euros. Cuando conocieron la historia, los policías no salían de su asombro y acabaron deteniendo a todos. A la mujer, su hija y el novio de ésta, de 29 años.

Como pasaba el tiempo y el falso espía no cumplía el encargo, las mujeres decidieron ir a la comisaría de Centro, en Madrid, y denunciar que habían sido estafadas por el joven de 29 años. Lo que no sabían es que ellas mismas habían cometido, supuestamente, otro delito, el de proposición para el asesinato. Ambas fueron detenidas de inmediato. Después localizaron al novio de la hija, que también fue arrestado.

Sicario por contrato

Esta segunda estafa fue urdida con tanto cuidado que incluso el joven, su novia y la madre de ésta firmaron un falso contrato para darle formalidad al acto de buscar un sicario y asesinar al exnovio de la madre. Los pasos a seguir consistían en buscar al sujeto, interrogar a familiares, amigos y personas de su entorno, "sustracción de identidades, descalificaciones y sumisiones", enlazar con la empresa fantasma y "extraerle siete órganos". El punto seis del contrato recoge que se compensaría a la mujer con la venta de esos órganos.

Vehículos de la Policía Nacional.

"En caso de la negativa del sujeto a donar sus órganos voluntariamente, se le obligará de las maneras establecidas en el código 341 del Reino de España", afirma el documento, que fijaba un plazo de ejecución de entre 60 y 180 días. "Para la finalización de la operación, el sujeto principal será llevado ante un tribunal antiterrorista encabezado por el general de división", afirma el documento.

Primera página del contrato firmado por el falso espía y las mujeres.

Los anexos se acompañan de la supuesta trayectoria profesional del jefe de los servicios secretos, y entre ellos, destacan 1.897 objetivos abatidos, 524 capturados, 352 misiones efectuadas o 46 medallas obtenidas. Además, hablaba numerosos idiomas de lo más variados.

Para empezar a trabajar y poder localizar el objetivo, el falso espía pidió un anticipo de 7.000 euros, dinero necesario para pagar a sus confidentes y localizar a los sicarios que ejecutaran la operación. Pero el tiempo pasaba sin que se cumpliera el objetivo del contrato, que consistía en matar al exnovio de la madre.

Detenidas cuando denunciaban

Ante este engaño, las mujeres decidieron ir a la comisaría del madrileño distrito Centro y denunciar que habían sido estafadas por el novio de la hija. Lo que no sabían es que ellas mismas habían cometido, supuestamente, otro delito, el de proposición para el asesinato. Ambas fueron detenidas de inmediato. Después localizaron al novio de la hija, que también fue arrestado.

Los tres han sido puestos a disposición judicial y la Policía no descarta que el detenido haya estafado a otras personas. Todos han quedado en libertad con cargos, pendientes de ser citados por el juzgado. Los investigadores se cercioraron de que la supuesta víctima, objeto del falso plan, se encontraba vivo. Tampoco se descarta que él sea arrestado como supuesto autor de un delito de estafa, en concreto, 60.000 euros.

COMPARTIR: