18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El pasado 23 de agosto este afroamericano recibió siete disparos por parte de un policía de raza blanca

Crisis racial en Estados Unidos: Trump visita Kenosha, donde Jacob Blake fue tiroteado

Donald Trump.
Donald Trump.
Donald Trump ha decidido visitar la ciudad de Kenosha, donde el pasado 23 de agosto el afroamericano Jacob Blake recibió 7 tiros por parte de un policía de raza blanca. El presidente desoye así el consejo del Gobernador del Estado y el alcalde de la ciudad, que le habían solicitado que no viajase a la zona para no caldear un ambiente completamente viciado por el enfrentamiento racial.

La visita del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump a Kenosha (Wisconsin), ha vuelto a reactivar las tensiones raciales en la zona. En esta localidad, el pasado 23 de agosto, un policía blanco disparó hasta siete tiros en la espalda del afroamericano Jacob Blake, lo que levantó una ola de indignación en todo el mundo.

En este sentido, Trump, lejos de aislarse de la polémica, se negó en rueda de prensa a condenar la actuación del joven Kyle Rittenhouse (17 años) el pasado 25 de agosto, quien mató a dos manifestantes en los movimientos que se organizaron como protesta por la violencia policial ejercida contra Blake.

Para justificar su posición, Trump ha alegado que creía que Rittenhouse “estaba en muchos aprietos, y que probablemente le habrían matado”. En este punto, el presidente se defendió haciendo referencia a un momento en el que el joven había caído al suelo y era perseguido por los manifestantes.

Sin embargo, de acuerdo con los documentos judiciales, para entonces Rittenhouse ya había matado a uno de ellos, motivo por el que le perseguían. Cuando Anthony Huber, manifestante de raza blanca, trató de desarmarlo con su monopatín, Rittenhouse le disparó e hirió a un tercer hombre, Gaige Grosskreutz, que iba armado.

La visita de Trump a Kenosha llega en un momento muy caldeado por la controversia racial. En los últimos tiempos se han sucedido protestas contra el racismo en todo el país, movimientos que Trump ha calificado de “turbas de izquierda”. Por el contrario, el presidente estadounidense sí ha tenido palabras en recuerdo de Aaron Danielson, perteneciente al grupo de derecha Patriot Prayer. Danielson, seguidor de Trump, que perdió la vida en un tiroteo contra los antirracistas en Portland.

La polémica racial ha llegado a todos los rincones de Estados Unidos. 

El propio Gobernador del Estado de Wisconsin, Tony Evers, manifestó públicamente su deseo de que presidente Trump cancelara su visita a la zona con el objetivo de rebajar la tensión: “Estamos preocupados por lo que su presencia pueda significar”, afirmaba.

En esta línea, el alcalde de la ciudad, John Antaramian, también se mostró contrario a potenciales visitas alegando que es “demasiado pronto” para que Trump y su máximo rival político, Joe Biden, viajen a Kenosha. En el caso del candidato demócrata, él y su equipo han estado sopesando un posible desplazamiento a Wisconsin del que aún no se tienen noticias.  

En cualquier caso, según informa EFE, la Casa Blanca, en palabras de su portavoz Kayleigh McEnany a la cadena Fox News, ha explicado los motivos por los que la visita ha tenido lugar: “Este presidente se muestra. Este presidente está fuera, reabriendo el país, mostrando su respeto al pueblo estadounidense, yendo, de hecho, a lugares donde los estadounidenses están sufriendo. Siempre aparecerá. Es lo que este presidente ha hecho en los últimos cuatro años y seguirá haciendo”.

Hay que recordar la importancia del estado de Wisconsin en la carrera a la presidencia. En esta región, Trump ganó por poca distancia en 2016. De cara a las próximas elecciones presidenciales, que tendrá lugar en septiembre, lo que suceda en este estado se antoja crucial para el devenir de los comicios.

El objetivo que tiene Trump en su visita a Kenosha es “ver a la gente que hizo un buen trabajo por mí”, afirmó refiriéndose a la contención de las protestas por parte de sus seguidores. En lo que concierne a una potencial reunión con la familia de Blake, el presidente norteamericano ha declarado que esta no tendrá lugar.

Biden carga contra Trump

Joe Biden criticó duramente a Trump el pasado 31 de agosto en Pensilvania. El candidato demócrata responsabilizó directamente al actual presidente de los Estados Unidos de no haber contribuido a rebajar la tensión por la polémica racial: “Tenemos un presidente que aviva las llamas en lugar de luchar contra ellas”. En este sentido, añadió: “este presidente perdió hace mucho tiempo cualquier liderazgo moral en este país. No puede detener la violencia, porque durante años la ha fomentado”.

Joe Biden.

Para finalizar el ataque, Biden sentenció: “Puede que crea que pronunciar las palabras ley y orden lo hace fuerte, pero el hecho de que no haya pedido a sus propios seguidores que dejen de actuar como milicia armada en este país muestra lo débil que es”.

Más allá del cruce de declaraciones entre los candidatos a la presidencia de Estados Unidos, el tema del racismo, canalizado a través del movimiento Black Lives Matter (las vidas de los negros importan), está lejos de calmarse. Como ya se ha indicado, Portland (Oregón) es actualmente el epicentro de los enfrentamientos entre activistas y partidarios de Trump. Queda ver qué efecto tiene la visita de Trump a Kenosha en medio de toda esta problemática.

COMPARTIR: