09 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Con 13 semanas de embarazo, se queda sin ingresos, sin cobertura médica y sin poder ver a sus familiares que viven en Almería por el estado de alarma

Machismo en la Policía: Despiden a una agente en prácticas en Málaga por estar embarazada

Jupol denuncia que tratan el embarazo de la agente como una enfermedad
Jupol denuncia que tratan el embarazo de la agente como una enfermedad
Desde el sindicato mayoritario de Policía Jupol, han denunciado un caso de machismo en el cuerpo. Una mujer de 30 años y embarazada de 13 semanas ha sido despedida antes de que terminara de completar sus prácticas en Ronda (Málaga). En pleno estado de alarma, se queda sin ingresos, sin cobertura sanitaria y lejos de sus familiares, que viven en Almería.

El sindicato de Policía Jupol ha denunciado que, en pleno estado de alarma por el coronavirus, la Dirección General de la Policía "ha echado a la calle a una agente de 30 años que realizaba las prácticas en Ronda (Málaga).

La mujer, con 13 semanas de embarazo, se queda sin ingresos y sin cobertura médica de Muface (la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado) en plena crisis sanitaria. Además, al despido se añade que la agente en prácticas afectada vive actualmente en la ciudad Malagueña, pero toda su familia reside en Almería, por lo que no va poder regresar con sus padres.

La situación hace que la policía se encuentre en desamparo, "ya que no va a poder hacer frente a los gastos de alquiler, facturas y alimentación durante todo este tiempo" y tampoco va a poder "solventar su falta de cobertura médica, lo que conlleva que no será asistida por ningún ginecólogo ni podrá realizarse prueba alguna", indica el  Secretario General de Jupol Málaga, Miguel ángel Millán, en la nota.

Alberto Martín, coordinador de Jusapol Social en Almería explica a elcierredigital.com que "hace tres meses quedo embarazada, y poco tiempo después lo puso en conocimiento de sus jefes. Para su sorpresa hace un par de días le dicen que tiene que entregar el arma y la ropa".

policia

La policía ya ha terminado su módulo más peligroso en las prácticas

Según el comunicado, la policía llevaba más de ocho meses de formación práctica y estaba a tan solo dos meses de finalizarla. "En pleno Estado de Alarma, teniendo presente que las medidas adoptadas por la pandemia del coronavirus no cambia la situación de una mujer policía en estado de gestación, pues Sanidad califica tal profesión como de bajo riesgo y el hecho de tratarse de una mujer embarazada no se considera un factor de riesgo actualmente", denuncia Jupol.

La Escuela de Policía de Ávila prevé dos situaciones que justifican perder días de prácticas: 146 días, es decir, el 40%, si es como consecuencia de un acto de servicio o 73 días, el 20%, si es debido a una enfermedad o lesión fuera de los actos de servicio.

La agente pensaba seguir trabajando hasta terminar su período de prácticas o en un futuro hacer uso de esos 73 días por una situación de incapacidad temporal por riesgo durante el embarazo, a la que podría optar a partir del próximo viernes y cumpliría los requisitos para terminar su formación práctica. Por ello, Millán reprende la decisión de la Diercción de Policía por notificarle la resolución "a tan solo cinco días" y dejándola sin su nómina y sin asistencia sanitaria". 

Alberto Martín asegura que es "una especie de 'treta' de su jefe directo para poder deshacerse de ella. Un problema de machismo acérrimo". Además, indica que "está siendo tratada como si fuera una enferma, cuando está perfectamente. Ya tiene la oposición aprobada y sólo le faltaban cinco días para realizar todas sus horas de prácticas". 

En este sentido, el secretario general de Jupol Málaga asegura que "pese a encontrarse en perfecto estado de salud, según los informes médicos que la misma aportó a los servicios de prevención y los posteriores controles de su embarazo por el ginecólogo, sin el mas mínimo miramiento y sin tener presente que no ha faltado ni un solo día", la Dirección General de la Policía le impone abandonar su trabajo. De esta manera, critica duramente que esta decisión está "arrebatándole su derecho a decidir".

Por otra parte, Miguel Ángel Millán recalca que la alumna ya ha terminado su módulo más peligroso, el de Seguridad Ciudadana, "quedándole, únicamente, una formación en labores de oficina".

Por estos motivos, denuncia que para la Dirección General de la Policía "sus mujeres agentes son sólo un número, las sigue discriminando por razón de sexo e imponiendo en contra de su voluntad que renuncie a su profesión, anulándole a la mujer su derecho a decidir, y eso es obvio ya que este problema jamás lo podrá tener un hombre".

Asimismo, Millán ha esperado que la ministra de Igualdad, Irene Montero, "tome nota de esto y haga todo lo posible para que esta compañera no sufra más por un asunto tan absurdo".

Falta de protección ante el COVID-19

La situación creada por el estado de alarma para hacer frente al coronavirus hace que los policías y guardias civiles sean dos de los grupos más expuestos al virus actualmente. Es por ello que deberían estar dotados de los equipos de protección necesarios para prevenir contagiar y ser contagiados, pero que, según denuncian desde diferentes sindicatos, no se está cumpliendo.

"No se nos permite el uso de las mascarillas si no vemos gente con síntomas, pero no siempre una persona con coronavirus presenta una sintomatología clara", señala el coordinador de Jusapol Social Almería. "Tenemos solo tres mascarillas de dotación en los vehículos, de las cuales podemos dar una al ciudadano si vemos que tiene síntomas y las otras dos para los agentes que patrullan", asegura.

Asimismo, Alberto Martín explica que "en muchos puestos no nos permiten ponernos nuestras propias mascarillas porque dicen que creamos alarma social, pero lo que se está haciendo es desprotegernos y crear posibles focos de contagio".

COMPARTIR: