25 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Los cuatro detenidos de edades entre 18 y 25 años pasarán este lunes a disposición judicial acusados de la presunta agresión en grupo

Manresa conmocionada por la segunda manada de agresores sexuales que habría violado a una menor de 17 años

Las protestas contra la nueva manada de Manresa son unánimes en la localidad barcelonesa.
Las protestas contra la nueva manada de Manresa son unánimes en la localidad barcelonesa.
Los Mossos d'Esquadra han detenido este fin de semana a otra manada de supuestos violadores compuestas por cuatro hombres de entre 18 y 25 años en Manresa (Barcelona). Se les acusa de la presunta agresión sexual de una joven de 17 años. Los Mossos no han facilitado detalles sobre las circunstancias de la agresión o el estado de la menor que fue presuntamente violada y agredida en un vivienda.

La víctima fue trasladada al hospital después del ataque, donde fue examinada por médicos forenses. A continuación, la menor prestó declaración para formalizar la denuncia en la comisaría de la ciudad, donde permanecían los cuatro detenidos acusados de agresión sexual.

En este caso, vuelve a repetirse la secuencia de los hechos, ya que según ha declarado  la menor, ésta conoció durante la noche a uno de los presuntos agresores con el que acudió a la casa ocupada donde el joven vivía. Allí tomaron alcohol y otras sustancias estupefacientes y posteriormente fue agredida sexualmente, según su testimonio.

La joven declaró mientras los detenidos estaban ya detenidos por los Mossos.

Los hechos se habrían producido en  la madrugada del domingo, en el edificio de cuatro plantas ocupado. En concreto, en una de las habitaciones de la última planta de inmueble, que está destartalado. La vivienda, según relatan los vecinos del barrio, suele ser una fuente de "jaleos" por las noches. El primer teniente de alcalde y portavoz del Consistorio de Manresa, Marc Aloy, ha calificado de "absolutamente execrable" la violación denunciada por la menor y ha lamentado que "en una ciudad como Manresa se hayan producido dos agresiones a mujeres menores en tan poco tiempo".

Y es que esta nueva manada de presuntos violadores aparece justo en la misma semana en que la Audiencia de Barcelona ha juzgado a la conocida como manada de Manresa y sus  seis miembros acusados de violar a una chica de 14 años por turnos de 15 minutos en octubre de 2016 durante una fiesta en una fábrica abandonada. La Fiscalía acusa a los seis imputados de un delito de abusos sexuales y pide penas de 10 a 12 años. Para un séptimo acusado, que se masturbó mientras presenciaba los hechos, solicita una pena de multa.

Durante todo el juicio se ha solicitado al Ministerio Fiscal el cambio de delito de abuso sexual a agresión sexual, pero por el momento, el juicio se reanudará en septiembre.

También este fin de semana los vecinos de Beasain (Guipúzcoa) han salido a la calle para protestar y repudiar la violación de otra joven la noche del sábado y para pedir un cambio urgente de la ley.  Pamplona también ha sido escenario de varias  agresiones sexuales durante San Fermín. 

Varias asociaciones, profesionales  y grupos especializados en feminismo y en los crímenes machistas llaman la atención sobre le aumento de las violaciones en grupo a mujeres y de las manadas de agresores sexuales en los últimos años. Hay varias causas que justifican ese aumento: la mayor conciencia social contra estas agresiones y los agresores que animan a las víctimas a denunciar, la escasa formación  y concienciación en materia de género de gran parte de los órganos judiciales que en ocasiones lleva a que las penas se queden por debajo de lo esperado y la falta de educación sexual en los jóvenes, sobre todo, los que crecen consumiendo un tipo de pornografía en la que se fomentan y se alimentan este tipo de comportamientos violentos y de dominación hacia las mujeres.

COMPARTIR: