14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El informe quedó en su día archivado alegando que la niña se precipitó por la ventana debido al sonambulismo que padecía

La Guardia Civil apunta que la asesina del niño Gabriel, Ana Julia Quezada, también está detrás de la muerte de su propia hija en 1996

Un informe de la Benemérita indica que, Ana Julia Quezada, asesina del pequeño Gabriel en Almería, también pudo quitarle también la vida a su propia hija en el accidente que ocurrió en 1996 en Burgos. El caso quedó en su día archivado como un accidente

Un informe de la Guardia Civil, que está dentro del sumario del asesinato del niño de Almería, Gabriel, indica que su asesina, Ana Julia Quezada, pudo acabar con la vida de su propia hija, Ridelca, el 10 de marzo de 1996.  Durante la madrugada, la niña de 4 años cayó por la ventana del séptimo piso donde vivía con su madre en Burgos. El caso fue archivado como un accidente.

Tras el suceso, Ana Julia aseguró que la pequeña era sonámbula y que todo fue un terrible accidente. Por el contrario, el informe de la Guardia Civil señala "la dificultad de que una niña de solo cuatro años en estado de sonambulismo, que nunca había padecido, se precipitara desde un edificio". La niña se habría precipitado por la ventana de la habitación donde dormía con su hermana pequeña, hija de Miguel Ángel, la pareja de Ana Julia en aquel entonces.

El informe también determina lo irracional de la historia que Ana Julia contó tras los hechos, ya que la niña tendría que haberse aupado, en estado de sonambulismo, a una mesa y abrir dos ventanas antes de tirarse al vacío, algo que la Guardia Civil cree que ‘’requiere de cierta maña y fuerza’’.

Un patrón repetido

Cuando los cuerpos de seguridad encontraron el cuerpo sin vida de la hija de Ana Julia, la Policía no pudo tomar declaración a esta porque sufría una ‘’supuesta situación de estrés-traumática’’, lo mismo que sucedió el día que descubrieron que el pequeño Gabriel había desaparecido.

Un pariente de Ana Julia, José Ángel Alonso, contó tiempo después que la dominicana variaba la versión del accidente de su hija. "En una versión decía que la ventana de la casa estaba abierta, en otra decía que estaba cerrada... Nos resultó raro, pero el juez dijo que había sido un accidente y así se quedó", comentó.

Ana Julia durante su estancia en Burgos | Facebook

Ana Julia, junto a su hija Ridelca, llegó a principios de la década de los 90 desde República Dominicana a Burgos, donde comenzó a trabajar en un club de alterne. Allí conoció a la que más tarde sería su pareja, Miguel Ángel, que trabajaba como camionero y era natural de Burgos. La asesina de Gabriel tuvo con él la otra hija que se encontraba en la habitación de su hermana cuando está cayó al vació por la ventana.

La investigación sobre el asesinato de Gabriel sigue

Según las informaciones que recabó la UCO (Unidad Central Operativa de la Guardia Civil), Ana Julia presuntamente intentó descuartizar el cuerpo del niño para enterrarlo en un hoyo que había cavado.

Según el sumario de la investigación al que tuvo acceso El Cierre Digital, la UCO colocó micrófonos en el vehículo de Ana Julia. Supuestamente, los micrófonos recogieron grabaciones de audio en las que Ana Julia increpaba con graves descalificaciones al pequeño Gabriel. Estas informaciones sobre el asesinato de Gabriel son consideradas como las más sensibles en torno al caso y por ello aún siguen en secreto de sumario.

COMPARTIR: