16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La fiscalía pide que Celia, exnovia de Leonardo el presunto autor de los hechos, sea juzgada por encubrimiento

Novedad en el caso del 'descuartizador de Valdemoro': Será juzgado por asesinato, profanación de cadáver y tráfico de drogas

Exclusiva 'El descuartizador de Valdemoro'
'El descuartizador de Valdemoro'
El fiscal quiere sentar en el banquillo a Leonardo Valencia, 'el descuartizador de Valdemoro', acusado de asesinato, profanación de cadáver y tráfico de drogas. Según ha podido constatar elcierredigital.com, así se lo han comunicado a Leonardo, él por videoconferencia desde la prisión de Zuera, y a su novia también imputada en la causa, durante la comparecencia prevista por la Ley del Tribunal del Jurado para concretar la imputación.

Durante la comparecencia Leonardo y Celia se vieron obligados a escuchar la versión del fiscal que revivía los terribles hechos que le costaron la vida a Emilce, una conocida del descuartizador, la noche del 16 de octubre de 2019.

Fue entonces, según el fiscal, cuando la joven Emilce C. acudió al chalet que ocupaba ilegalmente el colombiano en la calle Francia de Valdemoro. La intención de Emilce era comprar a Leonardo varios comprimidos del medicamento Rivotril que el acusado supuestamente vendía junto a otros medicamentos de forma ilegal en su domicilio. Lo que la joven no sabía es que, tal y como relata la fiscalía, Leonardo llevaba ya tiempo especulando en su mente con la posibilidad de matar a alguien para experimentar esa sensación.

Tras convencer a Emilce para que se tomara varias pastillas que dejaron a la joven aletargada y sin posibilidad de defensa, Leonardo se abalanzó sobre la chica e intentó estrangularla por el método del “mataleón”, prosigue el relato. Al no conocer la técnica ni haberla ejecutado con anterioridad, decidió cambiar de estrategia y ahogarla con un cable, que por la tensión generada terminó rompiéndose. Según el fiscal, al ver Leonardo que no conseguía su propósito y tras largos minutos de agonía de la víctima, el acusado la mató clavándole un cuchillo en el corazón. Así fue como las acusaciones describieron el enorme dolor y sufrimiento que soportó la víctima durante la secuencia de los hechos, mientras Leonardo escuchaba atento por la pantalla desde la prisión de Zuera, donde cumple prisión provisional hasta su inminente juicio.

El conocido como 'descuartizador de Valdemoro'

Después de asesinar a Emilce, continúa el relato del fiscal, Leonardo intentó deshacerse del cuerpo de la víctima descuartizándolo y quemándolo en la barbacoa del patio del chalet, sin embargo, los vecinos molestos por el olor insoportable de la barbacoa le llamaron la atención a diferentes horas de la noche y de la mañana siguiente. Fue entonces cuando Leonardo decidió llamar a su exnovia Celia para que le ayudara a limpiar la casa de sangre y trozos de cuerpo desperdigados por todas las habitaciones.

Celia accedió a limpiar la casa mientras Leonardo recogía los restos en distintas bolsas y los iba desperdigando por diferentes lugares de Valdemoro para impedir la identificación de la víctima. Horas después, aprovechando una de las idas y venidas de Leonardo, Celia llamó a su pareja sentimental, abandonó la casa y fue al cuartel de la Guardia Civil a contar parte de los hechos que habían ocurrido.  Por todo esto el fiscal pide que se juzgue a Leonardo por asesinato, profanación de cadáver y tráfico de drogas, también a Celia, su expareja, pide que se le juzgue por encubrimiento.

La madre de la víctima acusa de cómplice a Celia

La acusación que representa a la madre de la víctima, el letrado Rafael Cabrero, va más allá que el fiscal. Recuerda la familia de la malograda Emilce que la joven era una persona que sufría una situación de especial vulnerabilidad, y esa debilidad era conocida por los “presuntos asesinos” ya que incluye a la exnovia de Leonardo en el mismo nivel acusatorio. La familia de Emilce acusa a Celia de conocer y planear de antemano junto a Leonardo el asesinato de Emilce.  La intención de ambos, según la acusación, era la de obtener trofeos con el cuerpo de la víctima y, además, Celia supuestamente encubrió el salvaje crimen.

La casa donde tuvieron lugar los hechos. 

Las sospechas siempre han planeado sobre Celia, la exnovia de Leonardo, máxime cuando el análisis de las cámaras de seguridad descubrió las imágenes de ambos yendo juntos a un comercio de la zona a comprar herramientas y productos para deshacerse del cuerpo de la víctima y limpiar la escena del crimen. Celia siempre declaró que acudió a la casa y acompañó a Leonardo por miedo, ya que éste la amenazaba de muerte, pero tanto los investigadores como la familia de la víctima siempre se han preguntado por qué Celia no aprovechó para huir y denunciar a Leonardo cuando se encontraba en el supermercado y rodeada de testigos.

La defensa del 'descuartizador' 

Durante la vistilla, los abogados de Leonardo incidieron en la adicción a las drogas del presunto asesino. Los letrados Marcos García Montes como abogado defensor y Marcos García Ortega como director técnico de su despacho, no se limitarán a alegar una perturbación personal por la adicción a las drogas del presunto asesino. También han solicitado que se bucee y se aporte su historial médico con la intención de demostrar que Leonardo ya sufría alguna enfermedad mental previa a los hechos.

En ese sentido, pretenden apuntalar su defensa con las declaraciones de familiares y amigos del acusado que podrían relatar las duras condiciones que sufrió en su infancia Leonardo, a pesar de que hasta el momento ningún examen profesional ha confirmado que el 'descuartizador' sufriera trastornos psiquiátricos de cualquier tipo.

 La defensa de la novia pide su absolución 

La abogada Olga Bermejo, que defiende a Celia, hace hincapié en que, según algunos testigos, en el momento de los hechos Celia era la pareja sentimental de Leonardo y no su expareja.  La defensa recuerda que el delito de encubrimiento carece de reproche penal, o de condena, en el caso de que lo hubiera cometido la pareja de Leonardo. Además, Bermejo insistió en la acción de su defendida que acudió al cuartel de la Guardia Civil a denunciar los hechos, motivo por el que los guardias pudieron acudir rápidamente al domicilio de Leonardo sorprendiéndole cuando intentaba deshacerse de pruebas y deteniéndole antes de que limpiara la escena del crimen.

COMPARTIR: