04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

TRAS EL HALLAZGO DE LOS RESTOS DE LA MUJER MADRILEÑA EN ÁVILA Y REABRIRSE LA INVESTIGACIÓN, EL ACUSADO JESÚS P.H. ERA DETENIDO COMO PRESUNTO CULPABLE

La expareja de Juana Canal, desaparecida en 2003 en Madrid, confiesa el crimen

Jesús, vecino de Fuente el Saz del Jarama (Madrid), y expareja de la desaparecida Juana Canal, era detenido este miércoles en su casa como principal sospechoso del crimen, reabierto casi 20 años después. Los investigadores le señalaban como responsable de la muerte de Juana en el piso que ambos compartían en el barrio madrileño de Ciudad Lineal, para más tarde deshacerse del cuerpo en Ávila. Jesús ha confesado hoy el crimen cuando ha sido llevado al lugar donde se encontraron restos de la mujer

Jesús P.H. era arrestado este miércoles en la localidad madrileña de Fuente el Saz de Jarama, al norte de Madrid, por la muerte de su expareja, Juana Canal, que desapareció hace 19 años en Madrid. El sospechoso era detenido después de que el pasado mes de junio se confirmara que los restos humanos descubiertos de forma fortuita en Navalacruz, Ávila, pertenecían a la desaparecida. En la mañana de este jueves, al ser conducido al lugar donde estos restos fueron encontrados, el acusado ha confesado el crimen ante los investigadores, según ha podido saber elcierredigital.com.

El arrestado fue la última persona que la vio con vida, como ha explicado a elcierredigital.com el abogado de la familia, Juan Manuel Medina, quien ha asegurado que antes de la desaparición ambos tuvieron “una fuerte discusión” y que "los indicios son muy fuertes".

El investigado, que había rehecho su vida y trabajaba como vendedor ambulante de hamburguesas y perritos calientes, fue trasladado a una finca de su propiedad en Navalacruz (Ávila), muy próxima al lugar donde en 2019 unos excursionistas encontraron de manera fortuita un cráneo y un fémur, que tiempo después se determinó que pertenecían a la desaparecida.

Tras la aparición fortuita, un dispositivo conjunto de Policía Nacional y Guardia Civil formado por más de 60 agentes, perros expertos y múltiples medios tecnológicos como un georradar y drones, han peinado durante los últimos días la zona en búsqueda de pruebas que permitan resolver el crimen. El detenido pasará el viernes a disposición judicial. 

Las incógnitas en el momento de su desaparición 

En la noche del 22 de febrero de 2003 el hijo de la desaparecida Juana Canal encontró una carta escrita por la entonces pareja de su madre en la que decía: “Tu madre y yo hemos tenido una fuerte discusión y ha salido corriendo. He salido en su busca, pero no la he encontrado”.

16667759533497

Cartel de su desaparición

A partir de ese dato, los investigadores se pusieron en marcha para resolver el caso. Los restos de Juana aparecieron a 80 kilómetros de su casa y entre las primeras hipótesis se barajó la posibilidad de que fuera un crimen machista o que se tratara de un caso de marcha voluntaria. La familia descartó desde el primer momento esta última opción y fue entonces cuando la Policía interrogó a la que era su pareja en ese momento, Jesús. 

A lo largo de toda la investigación salió a la luz que Juani, como era conocida, había tenido anteriormente problemas con el alcohol y había sufrido depresión. Su entorno la definió con una mujer independiente, que vivía con su hijo mayor. Fue determinante en las sospechas que no hubiera salido con nada encima, como la documentación, el móvil o el bolso. 

Elcierredigital.com en conversación con Juan Manuel Medina, abogado de la desaparecida, explicó en su momento que la causa se encontraba en instrucción y bajo secreto de sumario: “La Policía y la Comisaria de la Guardia Civil de Ávila están trabajando en coordinación para esclarecer la desaparición de Juana”.

Las novedades de los restos hallados 

En el año 2019, cuando habían pasado 16 años de la desaparición, un senderista halló por un camino de Ávila un fémur en medio del paraje y avisó a las autoridades. Tras los análisis del servicio de Criminalística de la Guardia Civil, un año después, se identificó el ADN de los restos encontrados como el de Juana Canal. Después de casi 20 años buscando respuestas, el 28 de junio de 2022 se desactivó la búsqueda por ausencia.

busqueda-juana-canal2-RpDc7IeQDX31SSNkg7nRfVN-1240x768abc

La Guardia Civil y la Policía Nacional durante el hallazgo

Cuando saltó la noticia de que los restos pertenecían a Juana, su hermana le dedicó en redes sociales este emotivo mensaje: “Mi queridísima hermana. Ya encontraste tu escalera al cielo... Espérame allí y volveremos a cantar juntas para siempre”. Su hijo mayor, quien encontró la carta el día de su desaparición, había fallecido seis años antes. Han pasado casi 20 años de incertidumbre para que la familia de Juana confirmara su muerte y se detuviera a un sospechoso. 

COMPARTIR: