18 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) solicita este tipo de herramientas desde hace años para equipararse a las policías autonómicas y municipales

Porras extensibles y pistolas táser: estas son las nuevas herramientas de la Policía Nacional y Policía Municipal de Madrid

Prueba de pistola eléctrica
Prueba de pistola eléctrica / Europa Press
El Ministerio de Interior ha aceptado las exigencias del Sindicato Unificado de Policía (SUP), que reclama desde hace varios meses la adquisición de porras extensibles y pistolas táser para los efectivos de Policía Nacional. La decisión se tomó en la comisión de Personal y Proyectos Normativos del Consejo de Policía del pasado jueves, aunque ha sido conocida ahora. El Ayuntamiento de Madrid se ha sumado también a la iniciativa y dotará a los agentes municipales de pistolas eléctricas.

El sindicato SUP ha anunciado que se está elaborando “el pliego de prescripciones técnicas y que lo antes posible se anunciará la licitación de 1.000 pistolas eléctricas”.  Estos equipos serían de uso exclusivo de la Policía Nacional, por lo que se descarta su utilización por parte de la Guardia Civil.

El SUP presentó la primera solicitud a comienzos del mes. Además, el sindicato publicó un balance de los últimos años con el que buscaba exigir a la Dirección General de Policía (DGP) que “incorpore a la equipación de los agentes la pistola eléctrica como medio intermedio de defensa que mejore la seguridad de los funcionarios y de los ciudadanos en las intervenciones”.

Esta herramienta ya se utiliza en España, las policías autonómicas Mossos de Esquadra y Ertzaintza utilizan estos aparatos desde el año 2008. Además, desde al año 2002 fueron incorporados los equipos táser a algunas policías locales, que hoy ascienden a más de 200.

El sindicato indica que este tipo de herramientas cuentan con amparo legal en el artículo 5.1 del Reglamento de Armas. La organización considera también que este tipo de armas permite hacer frente a episodios violentos, cumpliendo con los principios básicos de proporcionalidad, oportunidad y congruencia.

 

SUP solicita la adquisición de estos equipos desde hace meses.

El sindicato reconoce que las solicitudes han sido resueltas con éxito, pero considera que 1.000 aún no son suficientes. “Existen casi 25.000 policías, debería haber una pistola por turno” dicen fuentes del sindicato.

Madrid se une a la propuesta

Este martes, el alcalde de Madrid, Jose Luis Martínez Almeida anunció en el pleno del Ayuntamiento, que iniciava los planes para equipar a la policía de la capital con pistolas eléctricas. Según explicó, esto se debe a "las continuas intervenciones en las que los policías se ven inmersos y en las que deben intervenir usando medios proporcionados".

200 equipos serán distribuidos entre 22 unidades.

El consistorio ha explicado que con esta propuesta se busca "abordar situaciones operativas en las que se deba hacer uso de la fuerza sin emplear armas de fuego". Además, se ha informado que este dispositivo se utilizará para impedir la fuga de una persona que "manifieste un peligro inminente de lesionar a terceros o a sí misma".

El Ayuntamiento capitalino destinará al plan de equipamiento 500.000 euros, cerca de 2.000 por equipo. Incluyen una cámara para poder grabar todas las intervenciones. En total, 200 dispositivos serán repartidos entre 22 unidades de policía municipal. 

Equipos de "lesividad mínima"

Las pistolas táser “son dispositivos de lesividad mínima que generan una incapacitación inmediata y transitoria de una persona violenta”, indica la SUP en un informe público. Estos aparatos interfieren en las capacidades motoras, especialmente en brazos y piernas. El sindicato también recuerda que “la evolución tecnológica ha permitido eliminar los riesgos cardíacos durante su uso, ya que los impulsos eléctricos generados están muy lejos del umbral peligroso para su salud, incluso portando marcapasos”.

Por otro lado, el sindicato también destaca la amplia utilización de estos equipos en países de la Unión Europea como Reino Unido e Italia. Destacan también que las pistolas eléctricas son compatibles con escenarios aereonáuticos, donde otro tipo de armas están prohibidas

Además de las pistolas eléctricas, serán adquiridas unas 10.000 unidades de bastones extensibles, también reclamados por el sindicato. El SUP asegura en una circular que “aplaude” la decisión, pero considera que llega tarde, porque considera que la Policía se encuentra“a la cola de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en este ámbito”.

COMPARTIR: