21 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Descuartizó a su progenitora en trozos pequeños que guardaba en tápers, ahora sigue en la cárcel de Soto del Real vigilado por un preso sombra

Caso "canibal de Ventas": Hace un año que Alberto Sánchez troceó a su madre y se la comió

Alberto Sánchez con su perro, al que confesó haberle dado trozos de su madre asesinada. /Instagram
Alberto Sánchez con su perro, al que confesó haberle dado trozos de su madre asesinada. /Instagram
Alberto Sánchez Gómez, apodado "el canibal de Ventas", de 27 años, ha cumplido un año en prisión preventiva por matar y descuartizar a su madre, Soledad, para después comérsela. Actualmente está confinado en la prisión de Soto del Real y acompañado de un “preso de apoyo” a la espera de juicio y fue incluido por Instituciones Penitenciarias en el Programa de Prevención de Suicidios (PPS).

El  caso del asesinato y descuartizamiento por parte de Alberto Sánchez Gómez de su madre Soledad en unpios del babrio madrilñeo de la Guindalera conmocionó a toda la sociedad española. Se cumple ahora un año y el caso sigue aun vivo instruido por la jueza de Instrucción número 53 de Madrid, que lo acusa de un delito de homicidio con la agravante de parentesco. Aunque la calificación jurídica podría variar según avancen las diligencias  judiciales y llegue el juicio oral, que todavía no tiene fecha.

La historia del Canibal de Ventas, Alberto Sánchez Gómez, es la historia de un desequilibrio mental continuado y de varias denuncias previas, ya que tenía una orden de alejamiento vigente por entonces respecto a su madre a consecuencia de malos tratos hacia ella. Además, ya entonces acumulaba hasta doce antecedentes policiales, la mayoría precisamente por pegar a su progenitora.

Pero lo que nadie esperaba fue el fatal desenlace. Fue, tras ser detenido por la Policía, cuando confesó que había matado a su madre Soledad Gómez, de 66 años, y que se había comido parte de ella junto a su perro. El detenido dijo ante los atónitos agentes que había "troceado"a su progenitora y había guardado muchos de los trozos en varios tapers repartidos por toda la casa". Según los agentes que entraron en la casa, "no olía a nada y la actitud del sospechoso era fría y no mostraba nerviosismo".

La detención se produjo el 20 de febrero de 2019, después de que una amiga de la fallecida se dirigiera a la Oficina de Denuncias y Atención del Ciudadano del madrileño distrito de Salamanca, el mismo en el que ocurrieron los hechos, y comunicara que "llevaba alrededor de un mes sin ver a su amiga" y que se "temía lo peor".

Una patrulla de la Policía se dirigió entonces al domicilio. El propio joven les abrió la puerta, le preguntaron dónde estaba su madre y éste agachó la cabeza y dijo: "Está en casa". Tras acceder al domicilio, los agentes se encontraron una escena digna de una película gore, pues allí estaba parte del cadáver de la mujer descuartizada. En ese mismo momento detuvieron a Alberto en ese domicilio que compartía con su madre, situado en la calle Francisco Navacerrada, en el barrio de La Guindalera de la capital de España, que pertenece al distrito de Salamanca.

Conviviendo con el cadáver

El presunto agresor llevaba días conviviendo con aparente normalidad con el cadáver de su madre, presuntamente asesinada por él mismo, ya que acabó admitiendo el crimen a los agentes, a los que les habría revelado detalles escabrosos del suceso, aunque posteriormente en comisaría se negó a declarar. La autopsia determinó que la mujer llevaba muerta varios días. La causa: Problemas psiquiátricos y peleas diarias.

Este joven permaneció detenido durante horas en la comisaría, tras no haber querido declarar en la Jefatura Superior de Policía de Madrid, en el distrito de Fuencarral. En las primeras investigaciones ya se comprobó que el arrestado tenía problemas psiquiátricos desde hacía años y que poseía hasta doce antecedentes policiales por haber maltratado a su madre anteriormente. También consumía drogas y bebía alcohol de manera habitual.

El joven detenido, Alberto Sánchez Gómez, que habría cometido canibalismo comiéndose el cadáver de su madre.

El joven matricida, con "una actitud fría", confesó a los agentes que le detuvieron que él y su perro se fueron "comiendo" a su madre en pedazos pequeños que había guardado en varios táperes, que tenía repartidos por las habitaciones de la casa, como pudieron comprobar los policías. Por ello, la Policía procedió a su detención inmediata, mientras que el Servicio Veterinario de Urgencias se hizo cargo de su perro, de raza ratonero andaluz.

Alberto Sánchez Gómez, huérfano de padre desde hacía años, es el menor de dos hermanos, aunque no mantenía relación alguna con el mayor. Dos días después de su detención Alberto fue ingresado en el módulo de enfermería de la cárcel de Soto del Real, una prisió donde permanece un año después. Allí se le han realizado varios informes psiquiátricos, siempre a instancias de la jueza que lleva la investigación, algo habitual en estos casos.

Instituciones Penitenciarias incluyó al joven en un protocolo antisuicidio tras ser valorado por un equipo de expertos nada más ingresar en este centro penitenciario madrileño. Este protocolo se activa cuando así lo determinan los informes psicológicos y psiquiátricos de un preso con un perfil concreto, como éste, y que tiene riesgo de quitarse la vida.

Por ello, desde entones está siempre acompañado por un preso de apoyo, preso sombra,  quien normalmente hace labores de vigilancia y si detecta algún tipo de anomalía en su comportamiento lo comunica a la dirección del centro penitenciario.

COMPARTIR: