20 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La revista satírica parisina publica este miércoles la misma portada que los terroristas utilizaron como justificación para perpetrar los crímenes

Atentado contra Charlie Hebdo: Comienza el juicio contra los implicados cinco años después de la matanza

Los dibujos sobre Mahoma se convirtieron en el epicentro de la polémica.
Los dibujos sobre Mahoma se convirtieron en el epicentro de la polémica.
Hace cinco años la redacción de la revista satírica Charlie Hebdo fue escenario de un episodio funesto. Doce personas fueron masacradas por los hermanos Kouachi a causa de unas publicaciones satíricas sobre la figura de Mahoma. Este miércoles dará comienzo el juicio contra el resto de implicados. Por ello, a modo de gesto, la revista ha decido publicar nuevamente la portada que puso a los periodistas en el punto de mira de los criminales.

Un total de doce personas fueron masacradas hace cinco años en la redacción del semanario satírico Charlie Hebdo, en París. Entre ellas, ocho periodistas. Los asesinos, los hermanos Saïd y Chérif Kouachi, que dejaron once heridos más en el camino y estaban vinculados al entramado yihadista, fueron localizados y abatidos en una imprenta situada a las afueras de la capital gala. El motivo del atentado fueron las caricaturas humorísticas que esta revista publicaba sobre Mahoma.

El ataque a la redacción fue entendido por la comunidad internacional como un ataque a las libertades de expresión y de prensa. Por tanto, las muestras de apoyo alrededor de todo el globo no se hicieron esperar. Transcurrido un lustro desde el trágico suceso, este miércoles comienza el juicio contra las personas presuntamente implicadas en los atentados de la revista satírica y el supermercado judío atacado en París a comienzos de 2015.

En el horizonte, 49 largos días de audiencias y el testimonio de más de 144 testigos. Todo ello con el seguimiento contínuo de más de 90 medios de comunicación acreditados procedentes de múltiples puntos del planeta que cubrirán con todo lujo de detalle lo que acontezca durante los próximos meses.

De los catorce acusados, diez están detenidos provisionalmente, tres en busca y captura y uno en libertad bajo control judicial. Las penas fluctúan desde los 10 años de cárcel hasta cadena perpetua, y dependerán del grado de complicidad de los imputados con los hechos delictivos. Todos están acusados de participación en una banda terrorista criminal.

La excepcionalidad de un juicio de estas características permite que se vaya a grabar. Las imágenes, no obstante, no se emitirán en vivo, sino que serán transferidas a los Archivos Nacionales de Francia. Uno de los abogados encargados de defender los intereses de la revista y su editora, Les Éditions Rotative, será el célebre letrado y escritor de cómics Richard Malka, conocido además por su activismo a favor de la libertad de expresión.

Coincidiendo con el juicio, la revista Charlie Hebdo ha hecho un emotivo gesto en memoria de las víctimas. En este sentido, ha vuelto a publicar las caricaturas y la portada que los criminales utilizaron como pretexto para llevar a término el ataque dentro de un número especial bajo el lema: “Tout ça pour ça” (todo es por esto), en defensa de la libertad de expresión y de prensa. El número está disponible desde este miércoles.

En los dibujos de la discordia aparece una caricatura del profeta musulmán realizada por el ilustrador Cabu, que perdió la vida durante el atentado. Mahoma aparece de rodillas y de sus labios parte un bocadillo gráfico que reza así: “Es duro ser amado por idiotas. Mahoma, desbordado por los integristas”.

El hoy director de la revista, Laurent Sourisseau, superviviente del ataque a pesar de las secuelas, ha escrito un emotivo mensaje: “Nunca nos doblegaremos. Nunca renunciaremos”. Asimismo, la redacción ha explicado en un artículo de este número especial la razón por la que no habían publicado caricaturas de Mahoma, dicen, desde 2015: “No porque esté prohibido, la ley nos autoriza, sino porque hacía falta una buena razón para hacerlo, una razón que tenga un sentido y que aporte algo al debate”.

Lucha por la libertad de expresión

“Je suis Charlie Hebdo” (Yo soy Charlie Hebdo) fue el eslogan que sucedió los movimientos de apoyo a los afectados tras los crímenes cometidos. La solidaridad inundó las redes sociales y los medios de comunicación, todos conmocionados por una noticia de tal calado. La rotativa satírica, que decidió continuar con su actividad pese a todo, hechos, publicó una semana después de los hechos un número que traía una caricatura de Mahoma en portada.

En esta ocasión, el profeta sostenía una pancarta en la que se podía leer “Je suis Charlie”. El titular de la revista fue “Todo ha sido perdonado”. El número contó con una tirada escalonada de siete millones de ejemplares, multiplicando una tirada habitual de unas pocas decenas de miles.

El movimiento "Je suis Charlie" tuvo una repercusión planetaria.

Poco después, Amedy Coulibaly entraba en escena matando a cuatro personas en un supermercado judío parisino tras haber quitado previamente la vida a la policía municipal Clarissa Jean-Philippe. Francia quedaba en estado de shock. No fue la única represalia. El diario alemán Hamburger Morgenpost recibió un lanzamiento de piedras y fue atacado con un artefacto incendiario casero cuando decidió publicar los dibujos de Charlie en solidaridad con sus compañeros de profesión.

En cualquier caso, el lema “Je suis Charlie” volvió a unir a los ciudadanos franceses, que el 11 de enero de 2015 se echaron a las calles de todo el país para ofrecer un inolvidable homenaje a las víctimas de la masacre, defender la libertad de expresión y condenar el terrorismo. Asimismo, los principales líderes internacionales de aquel momento mostraron apoyo a la revista francesa. Angela Merkel, Matteo Renzi, Vladimir Putin… y, por supuesto, el entonces máximo mandatario francés, François Hollande, expresaron su consternación por lo sucedido, al tiempo que condenaban los atentados.

COMPARTIR: