12 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Dos han sido detenidos y enviados a prisión provisional, mientras que los otros dos están siendo buscados por la Policía

Nadie quiso intervenir durante la violación de cuatro chicos a la joven de la discoteca Indiana de Valencia

En la sala Indiana de Valencia es donde se produjo la violación grupal de cuatro chicos a una joven
En la sala Indiana de Valencia es donde se produjo la violación grupal de cuatro chicos a una joven
Los dos jóvenes de 22 y 25 años que agredieron sexualmente a una chica de 18 en la sala Indiana ingresaron ayer en prisión por orden de la juez de Instrucción Número 4 de Valencia. Durante la agresión, la joven chilló y gritó para pedir ayuda, pero pese a que pasaron clientes cerca ninguno se dispuso a ayudar.

La discoteca Indiana se ha situado en el mapa como epicentro de una nueva violación en grupo. En total fueron cuatro chicos los que abordaron a una chica en la madrugada del pasado domingo en los baños de la sala. La joven de 18 años, en ningún momento fue ayudada por las personas que pasaban a su alrededor.

Dos de los presuntos autores, de 22 y 25 años, de nacionalidad española, han ingresado en prisión por orden de la juez de Instrucción número 4 de Valencia por agresión sexual. Mientras tanto, la Policía continúa con la búsqueda de los otros dos supuestos participantes.

La chica fue abordada por estos chicos, a quienes no conocía, cuando trataba de ir al baño alrededor de las seis de la madrugada. Ellos le preguntaron donde iba y ella, tratando de escapar, les mintió diciendo que estaba esperándola una amiga suya. Ellos no la creyeron y la rodearon y la bloquearon contra la pared en los pasillos, lugar donde se comete la primera agresión sexual.

Decidieron cogerla entre los cuatro y la forzaron a entrar en el aseo de hombres. Mientras ejecutaban la violación, la sujetaban con fuerza por los brazos para inmovilizarla. La chica no paraba de gritar y soltaba palabras como “dejadme” o “no quiero”, sin dejar de llorar. Pese a los gritos de auxilio, ningún cliente que pasaba cerca se dispuso a intervenir.

Discoteca_Indiana_2

Discoteca Indiana de Valencia

 

Acto seguido, dos de ellos la metieron a la fuerza en uno de los váteres, donde, tras cerrar la puerta, le arrancaron la ropa interior y la violaron dos veces más cada uno. Cuando terminaron, la dejaron tirada y se marcharon.

La chica, con una fuerte crisis nerviosa, salió del baño llorando desconsoladamente y trató de refugiarse en el aseo de mujeres. Lugar en el que estuvo hasta que llegó una amiga, alertada porque la joven tardaba en salir de los baños. La otra chica, al oír el relato de su amiga, avisó a la Policía, que se presentó enseguida en la discoteca Indiana. Ya en el lugar, la joven identificó a dos de los sospechosos de la violación. Además, una testigo que había pasado cerca en el momento del acorralamiento en los pasillos, aseguró que vio a cuatro hombres rodeándola.

El examen forense confirma la agresión sexual

La víctima fue llevada por la Policía a un hospital de Valencia, y ya allí el examen ginecológico y forense confirmó que la joven había sido sometida a una agresión sexual. Los dos sospechosos, por su parte, fueron enviados a los calabozos del complejo policial de Zapadores. En este lugar han permanecido hasta que la Unidad de Atención a la Familia y a la Mujer (UFAM), grupo que investiga las agresiones sexuales, han finalizado la tramitación de las diligencias. Los dos jóvenes fueron llevados ayer ante la juez, quien ordenó una rueda de reconocimiento.

Uno de los hombres que la chica reconoció la chica en la primera agresión producida en el pasillo, se negó a someterse a la prueba alegando a que el resto de hombres no se le parecían en nada a él, lo que equivaldría a dirigir la acusación contra él. El otro chico si se sometió y fue reconocido por completo.

De hecho, en el caso de este segundo, la víctima recuerda que fue el primero en dirigirle la palabra cuando la bloquearon y que participó en esa primera ronda de agresiones sexuales. La joven aseguró también que fue este junto a otro chico el que la metió en el baño para consumar cuatro violaciones.

La_policia_acudio_al_lugar

La Policía Nacional detuvo a dos de los cuatro sospechosos

 

Los dos jóvenes negaron ser los autores de estas agresiones y aseguraron no haber cruzado palabra alguna con la chica. Tras las diligencias y después de tomarles declaración, la juez, a petición fiscal, ordenó para ellos prisión provisional, comunicada y sin fianza.

En cuanto a la discoteca Indiana, esta ha condenado en un comunicado “cualquier tipo de violencia o conducta contra la libertad sexual” y se ha mostrado comprometida por “evitar este tipo de conductas en el local”. Además, han remarcado que “los empleados no presenciaron tales hechos y, por tanto, no omitieron el deber de socorro”.

COMPARTIR: