14 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El ministerio de Margarita Robles ha cancelado el ejercicio temporalmente tras este suceso donde también fueron hospitalizados otros tres soldados

Asociaciones militares piden depurar responsabilidades a Defensa tras la muerte de un soldado durante unas pruebas físicas

Soldados del Ejército de Tierra durante unas maniobras
Soldados del Ejército de Tierra durante unas maniobras
La muerte del soldado de Infantería de 24 años, Javier Holgado Ferrero, tras realizar una prueba de unidad ha provocado que el Ministerio de Defensa suspenda el ejercicio físico en cuestión temporalmente. Asociaciones militares piden depurar responsabilidades, que el organismo de a conocer si la prueba está correctamente reglada y es necesaria y si se produjo alguna negligencia durante las maniobras que se llevaron a cabo ese día.

Javier Holgado Ferrero, soldado de 24 años y miembro de infantería del Ejército de Tierra falleció durante la madrugada del pasado viernes. El militar pertenecía al regimiento Arapiles 62 y falleció tras ejecutar unas pruebas de unidad en Sant Climent de Sescebes (Gerona). Otros tres soldados acabaron hospitalizados en Ceuta tras haber realizado también la misma prueba, de gran dureza y que se realiza anualmente.

En este ejercicio los soldados deben realizar un recorrido de 10 kilómetros a pie cargados con todo su equipo (mochila, fusil, etc) en un tiempo determinado. Al terminar la prueba, el soldado cayó desplomado, por lo que fue llevado al hospital donde finalmente falleció.

Después de que se conociera el suceso, fuentes del Ministerio de Defensa informaron de que se había ordenado a los jefes de los Ejércitos que la “prueba de unidad” la revisen y, en su caso, “actualicen contenidos”. Mientras tanto, la prueba ha quedado suspendida hasta que finalice este proceso.

Las asociaciones profesionales de las Fuerzas Armadas (FAS) han manifestado numerosas críticas a estas pruebas físicas, asegurando que ya se han cobrado la vida de dos militares durante los últimos dos años, además de "numerosas bajas médicas". 

Por estos motivos,  la "Asociación Militar Profesional 45 Sin Despidos" ha solicitado al portal de transparencia del Ministerio de Defensa que responda a una serie de puntos para esclarecer los interrogantes que se esconden tras la prueba física que llevó al fallecimiento del joven soldado.

De esta manera, la asociación exige que Defensa den a conocer aspectos como "el número y cualificación de medios sanitarios que deben estar presentes" durante el ejercicio concreto, así como "el número total de personal titulado en las FAS (Fuerzas Armadas Españolas) desglosado por ejércitos en cuanto a Educación Física".

arapiles_62

Regimiento de Arapiles 62

Asimismo, la asociación pide al organismo que aclare las cualificaciones académicas en relación a Educación Física los encargados de planificar y desarrollar la prueba de unidad y el encargado y mando de dicha unidad en el día que ocurrió el incidente. Además, requieren a Defensa que explique en qué consiste la prueba y su nivel de exigencia, así como si existe una directiva o Instrucción Técnica donde se reglamente este ejercicio.

Para el presidente de "45 Sin Despidos", Jenner López Escudero, la reacción del Ministerio de Defensa ante el trágico suceso no es la deseada. "Los accidentes ocurren y hasta a los deportistas de élite les puede pasar algo así, que se puede catalogar de mala suerte. En este caso ¿es mala suerte o hay negligencias? No vale con suspender la prueba, habrá que depurar responsabilidades", comenta para elcierredigital.com.

Del mismo modo, asegura que "en pruebas de este tipo debe haber alguien con la titulación académica adecuada y también los suficientes enfermeros, sanitarios y ambulancias". 

Por su parte, la Asociación Unificada de Militares (AUME) sostiene que se trata de una prueba “de gran dureza” y que no está recogida por la ley, que solo contempla una prueba física individual anual, por lo que pide que se revise su necesidad y, en caso de realizarse, que se haga con las necesarias medidas de seguridad.

AUME también han solicitado los datos de “todas las muertes e incidencias producidas y la revisión de la norma que regula” la prueba de unidad, así como "información sobre las posibles responsabilidades de estos hechos y la depuración de las mismas".

Cuando se conoció el fallecimiento del joven soldado, el Ejército de Tierra transmitió su pésame a sus familiares y amigos. Javier ha sido enterrado este lunes en su localidad natal de San Felices de los Gallegos, en Salamanca. 

El regimiento Arapiles 62 al que pertenecía Javier Holgado cuenta con 377 años de historia y es uno de los más experimentados del Ejército de Tierra. Ha participado en misiones internacionales en países como Portugal, Cuba y Marruecos. Su última misión internacional tuvo lugar en Letonia, aunque también estuvo desplegado en Bosnia-Herzegovina, Afganistán o Irak.

COMPARTIR: