05 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La búsqueda de un montañero visto por última vez en diciembre en el pico Calvitero sigue a las de Manuela Chavero, Francisca Cadenas y Rosalía Cáceres

Preocupan las misteriosas desapariciones en Extremadura: Suman ya casi treinta casos desde el año 2016

El Cierre Digital en Dispositivo de búsqueda del montañero desaparecido.
Dispositivo de búsqueda del montañero desaparecido. / Guardia Civil
El montañero José Antonio Martínez, de 45 años, continúa desaparecido desde que el jueves 29 de diciembre por la mañana emprendiera él solo la ruta al pico Calvitero. Con su desaparición ya son 29 las personas perdidas en Extremadura. La lista, en la que están Manuela Chavero y Francisca Cadenas, incluye una mayoría de casos sin trasfondo delictivo o accidental atribuidos a una variedad de causas, entre las que destacan huidas voluntarias y suicidios en los que no se encuentra el cadáver.

El montañero José Antonio Martínez, de 45 años, continúa desaparecido desde que el jueves 29 de diciembre por la mañana emprendiera él solo la ruta al pico Calvitero, donde hasta el pasado sábado trabajó a contrarreloj un amplio dispositivo de búsqueda dirigido por la Guardia Civil. Con su desaparición ya son 29 los desaparecidos en Extremadura, la mayoría de casos sin trasfondo delictivo o accidental, y atribuidos a una variedad de causas, como las huidas voluntarias y los suicidios en los que no se encuentra el cadáver. Pero en esta relación hay también nombres que levantaron en su día un interés que las familias intentan mantener. 

Entre los casos más conocidos está el de Francisca Cadenas Márquez, a quién se vio por última vez el 9 de mayo de 2017 en Hornachos, su pueblo. Ella tenía entonces 59 años. Al cumplirse el quinto aniversario de su desaparición, unos trescientos vecinos se manifestaron para pedir que se la siguiera buscando. Que no se desista en el empeño de dar con ellos es el deseo compartido por quienes tienen un familiar o amigo sobre el que no saben ni siquiera si está vivo.

Joaquín Amills, presidente de SosDesaparecidos, ha atendido a elcierredigital.com para explicar el procedimiento a seguir en caso de que una persona haya desaparecido. “Lo primero es denunciar y cuanto antes mejor, sobre todo cuando es una persona de extrema vulnerabilidad. Nosotros siempre aconsejamos que lo segundo que hay que hacer es ponerse en contacto con nosotros para poder difundir la alerta de forma inmediata”, afirma Amills. 

Guardia_civi2l

Una de las batidas realizadas por la Guardia Civil. Foto: Guardia Civil

Amills añade que “hoy en día somos la asociación más rápida en difundir una alerta. Tardamos como mucho veinte minutos desde que la familia contacta con nosotros y manda la documentación”. “La difusión es muy importante. Por ejemplo, el año pasado han sido más de 200 las personas que hemos encontrado de forma directa, es decir, gracias a la llamada de una persona que nos ha dicho dónde estaba la persona desaparecida. Asimismo han sido de ayuda los cajeros automáticos, que han ayudado a encontrar a 18 personas durante este año”, ha recalcado el presidente de SosDesaparecidos.

En cuanto al tipo de desapariciones, Joaquín Amills  argumenta que se dividen en tres tipos: “Puede haber desapariciones voluntarias, que incluye la fuga de menores de los centros de acogida o cualquier persona que se haya marchado con ropa y la documentación. Luego están las desapariciones involuntarias, que engloban a las personas que han desaparecido y no se puede dar una explicación del porqué ha desaparecido, como personas mayores o dependientes, y por último, están las desapariciones forzosas que son las provocadas a través de un acto delictivo”.

Las inquietantes desapariciones extremeñas

En elcierredigital.com ya se escribió sobre estos sucesos como la desaparición de tres mujeres, Manuela Chavero, Francisca Cadenas y Rosalía Cáceres. La última de estas tres mujeres en desaparecer fue Rosalía Cáceres, de 74 años, el 25 de mayo de 2020, cuando salió a pasear por su pueblo de Bohonal de Ibor (Cáceres). Su hijo Enrique Fernández agradeció entonces a la Guardia Civil, bomberos, ONGs y voluntarios sus labores de búsqueda en lo que calificó como un “dispositivo espectacular” y solo esperaba para encontrar a su madre un “cambio de suerte”. Sin embargo, Rosalía sigue sin aparecer. 

El dispositivo continuó de forma “muy activa”, según explicó la delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco. Las operaciones han incluido casi 250 voluntarios de Protección Civil, equipos especiales de la Guardia Civil, helicópteros, perros de rastreo, drones y  voluntarios de Cruz Roja; no obstante, la mujer no ha podido ser hallada ni en Bohonal, ni en ninguna población cercana. Llegó incluso a intervenir el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil (GEAS), sin éxito.

El caso de Francisca Cadenas, de 59 años, es especialmente extraño. El 9 de mayo se cumplieron tres años de la desaparición en la localidad pacense de Hornachos. Casada con Diego Meneses y madre de tres hijos (Diego, Javier y José Antonio), su desaparición se produjo a escasos cuarenta metros de su domicilio, hacia las once de la noche de ese día fatídico.

El caso de Manuela Chavero

Por último, Manuela Chavero dejó la televisión y las luces encendidas en su casa, el teléfono móvil encima de la mesa y el dinero y la documentación dentro de la vivienda. Esas fueron las únicas pistas que encontraron de Manuela, el día cinco de julio del año 2016.  

monesterio-201684132956_2_xoptimizadax-kF5G-U201993392816Rl-660x371Hoy

Cada año Monasterio recuerda a Manuela.

Más tarde se supo que Eugenio Delgado, un ganadero de 24 años, mató a Manuela Chavero, su vecina de 42 años con la que estaba obsesionado, en la madrugada del 5 de julio de 2016. Seis años más tarde de la desaparición y muerte de Manuela, la Guardia Civil sostiene en un informe que “la muerte de Manuela se produjo en un escenario violento de etiología criminal homicida de Eugenio contra la víctima al intentar reducir sus posibilidades de defensa con la intencionalidad de atentar contra su libertad sexual"

El pasado 5 de julio se entregaron, a petición del Juzgado de Instrucción 1 de Zafra, los informes de los expertos en inteligencia criminal. “Los cazadores de mente” que forman parte de la Guardia Civil y que han llevado a investigación el comportamiento de asesinos de víctimas como Diana Quer o Gabriel Cruz, han determinado que Eugenio Delgado tiene un “trastorno por sadismo sexual” y que a raíz de este “incrementa su excitación sexual con el sufrimiento de la otra persona”. 

COMPARTIR: