22 de abril de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La pareja llevaba años reclamando una muerte digna y la regulación de la eutanasia

Ayudó a su mujer a morir por suicidio asistido y ahora le acusan de un delito de homicidio

Ángel, presunto inductor de la muerte de su mujer, María José.
Ángel, presunto inductor de la muerte de su mujer, María José.
La mujer estaba enferma de esclerosis múltiple desde los 32 años y su marido quiso ayudarla a morir porque así lo deseaba ella. Durante todo este tiempo, habría estado dependiendo de los cuidados de su pareja, que le administraba morfina para ayudarle a calmar los dolores. Luego del suicidio inducido, el hombre ha sido detenido y podría enfrentar una condena de prisión.

El hombre detenido este miércoles 3 de abril por la muerte de su mujer, enferma terminal, tras suministrarle una sustancia letal, pasará este viernes día 5 de abril por la mañana a disposición judicial, según ha informado un portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

La detención tuvo lugar este miércoles, cuando los agentes, tras recibir un aviso a las 14.50 horas, se personaron en un casa ubicada en la calle Federico Carlos Sáinz de Robles, en el madrileño distrito de Moncloa-Aravaca. El SUMMA solicitó un indicativo porque en el interior de la vivienda había una mujer fallecida.

Ángel Hernández, de 70 años, manifestó que le había suministrado una sustancia a su esposa, María José Carrasco, de 62, para provocar su muerte, porque estaba en fase terminal. Ambos son españoles, ella nacida en 1957 y él en 1949.

Ángel Hernández y María José Carrasco.

La víctima llevaba años reclamando una muerte digna y la regulación de la eutanasia, mientras que el arrestado, según las mismas fuentes, manifestó que le había suministrado una sustancia para provocarle el fallecimiento porque se encontraba en fase terminal. La víctima es de nacionalidad española y nacida en 1957 mientras que el marido, también español, es de 1949.

Se encarga de la investigación el Grupo V de Homicidios mientras que los sanitarios del SUMMA sólo confirmaron el fallecimiento de la mujer, han señalado fuentes de Emergencias 112 Comunidad de Madrid. Según han adelantado en Cuatro y Telecinco, la mujer estaba enferma de esclerosis múltiple desde los 32 años y su marido quiso ayudarla a morir porque así lo deseaba ella. Durante todo este tiempo, habría estado dependiendo de los cuidados de su pareja, que le administraba morfina para ayudarle a calmar los dolores.

Tras la detención, el hombre se encuentra ahora en los calabozos de la comisaría de Tetuán acusado de un delito de homicidio. Según el artículo 143 del Código Penal, el que induzca al suicidio a otro hasta la muerte está penado con una pena de seis a diez años de prisión.

No obstante, "el que causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar, será castigado con la pena inferior en uno o dos grados a las señaladas".

Un caso que recuerda al de la mujer desahuciada

Este caso de eutanasia nos lleva a recordar otro que se conoció hace unos días en La Coruña. La Policía sospecha de un posible suicidio asistido tras haber hallado el cadáver de una mujer al ir a desahuciarla. Se trataba de una mujer de 71 años que fue encontrada muerta en su domicilio de La Coruña y por ello se busca a la hija, que habría dejado una nota sobre lo sucedido.

La comisión judicial se encontró en la mañana del lunes 25 de marzo, en el número 15 de la calle Perú de La Coruña, a la mujer "de edad avanzada", muerta y también una nota en la que se hacía referencia a que la fallecida habría tomado "unas pastillas". Esta nota, según las citadas fuentes, estaría escrita por la hija, una mujer de unos 40 años, en la que explicaba, también, que ambas atravesaban una situación difícil.

Además daría a entender que "ayudó" a su madre a acabar con su vida. "Presuntamente utilizando una almohada", han añadido las mismas fuentes sobre la muerte de la mujer, un extremo que, sin embargo, no ha sido confirmado por la Policía Nacional, que investiga las causas de la muerte de la anciana, que tenía 71 años.

COMPARTIR: