25 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La presunta víctima declara en la Audiencia Provincial de Madrid esta mañana

Un guardia civil en activo y un militar entre 'La Manada de Villalba', acusados de violar a una joven en 2015

Los tres miembros de La Manada de Villalba de espaldas.
Los tres miembros de La Manada de Villalba de espaldas.
Este martes ha dado comienzo en la Audiencia Provincial de Madrid el juicio contra tres jóvenes acusados de perpetrar una violación en grupo a una joven en marzo de 2015. Los tres encausados presuntamente cometieron la agresión sexual en el municipio madrileño de Collado Villalba. Entre los acusados se encuentran un guardia civil en activo y un militar.

El juicio al grupo de tres jóvenes a los que ya se les conoce como ‘La Manada de Villalba’ ha dado comienzo este martes en la Audiencia Provincial de Madrid. En la primera vista, declararon los principales acusados, entre los que se encuentra un guardia civil en activo y un militar.

Los encausados aseguraron en la vista del juicio que el hecho de mantener relaciones sexuales fue idea de la víctima, quien por aquel entonces tenía 18 años. Según esta versión, ella fue la que propuso tener sexo por turnos y ellos no la obligaron a realizarles sexo oral ni observaron en la chica algún tipo de incomodidad. Así, aseguran que todo sucedió en ambiente de “naturalidad”, “normalidad” y “risas” y con el “consentimiento” de la mujer.

Ricardo A.M. fue el primero en declarar y era la persona con quien la joven había mantenido relaciones sexuales esporádicas hasta enero de ese año. Ricardo admitió que habían quedado también con un compañero del instituto de la joven, que no fue. “Yo estaba soltero y entonces picoteaba. Fuimos a buscarla ese día y nos enrollamos en el coche”, afirmó.

De esta manera, aseguró que le sorprendió la actitud de la joven, porque ella estaba saliendo con su primo. Además, añadió que al llegar a la casa donde se produjo supuestamente la violación, ellos se metieron en la habitación y el resto de sus amigos se quedaron fuera, así como que fue “ella la que propuso, entre risas, tener sexo por turnos”.

Según el relato de Ricardo, todo sucedió cuando ella fue al baño porque tenía la regla. “Por ahí desfilaron mis amigos uno a uno. Todo fue consentido. No observé rechazo alguno. No se negó. Si yo hubiera visto que ella no quería hacer algo, lo habría parado y tomado medidas. Estuvo de cachondeo todo el tiempo”, afirmó.

Por su parte, Miguel Ángel, el guardia civil, casado y con un hijo, cargó contra la joven denunciante. “Desde que fui acusado no me han destinado a ninguna misión y estoy en tratamiento psicológico. Mi salvación está siendo mi trabajo”, manifestó.

Después, dijo que la chica se fue con ellos sabiendo que a la cita no no iba a acudir su amigo: “Llamamos a la puerta de la habitación no para tener sexo, sino porque no podíamos montar la consola, que era lo que íbamos a hacer. Ella se reía de eso”. También contó que, cuando recibió la notificación para declarar, se quedó muy sorprendido y que “no recordaba a qué se podía referir. No le dimos importancia, todo fue normal”. Además, Martín A. F., el militar, reconoció que tuvo “un encuentro sexual con la chica en el baño”.

La Fiscalía pide 15 años de cárcel

Se les acusa de violar a una chica en marzo del año 2015. Según el fiscal, los tres acusados "con ánimo de satisfacer su ánimo libidinoso" concertaron un encuentro con la joven a través de un compañero de clase que finalmente no acudió.

La Fiscalía, en sus conclusiones provisionales, pide una pena de prisión de quince años para cada uno de los tres acusados. Además, reclama que los acusados indemnicen con 30.000 euros a la víctima, que como consecuencia de estos hechos sufre ansiedad y estrés postraumático.

De la misma manera, solicita que se imponga a cada acusado la prohibición de aproximarse a la víctima a menos de quinientos metros, así como de comunicarse con ella durante quince años. La Fiscalía pide también que se les aplique la medida de libertad vigilada durante seis años cuando cumplan la pena de prisión.

“Cuanto más te resistas, peor para ti”

El escrito del Ministerio Público asegura que, sobre la 1:20 los acusados llevaron a la chica a la vivienda de Collado Villalba y allí Ricardo A.M., con quien había mantenido relaciones sexuales esporádicas, la llevó al dormitorio, donde comenzó a besarla y a quitarle la camiseta.

El relato afirma que seguidamente entraron en el dormitorio los otros dos acusados, Miguel Ángel C.O. y Martín A.F., el cual espetó a su amigo que "compartiera un poco", a lo que se negó la joven diciendo “oye, que yo no soy compartible con nadie”. A pesar de la negativa de la joven de mantener relaciones sexuales con ellos, los acusados hicieron caso omiso a sus súplicas.

Ricardo respondió a la chica para convencerla: “Si mis hermanos te prueban, significará que te aceptan como mi pareja”. Pero la joven se negó y fue entonces cuando comenzaron a forzarla. Martín la condujo a rastras hacia Miguel Ángel y la coaccionaron para que le practicase una felación a Miguel Ángel, mientras Martín la agrede sexualmente a la vez, con dificultad porque la joven trató de resistirse. Martín le aseveró que “cuanto más te resistas, peor para ti, más vamos a tardar en dejarte marchar”.

La chica, entre lágrimas, pidió a Ricardo que la protejiera y este la metió en el baño. Ella le suplicó que parasen y que la llevasen a su casa y Ricardo le dijo que “no puedes dejar así a mis hermanos”. Sin otra salida, la joven, obligada, le hizo una felación a Ricardo y a Martín, que intentó otra vez penetrarla por vía anal. No contento, siempre según el escrito del fiscal, obligó a la joven a practicar otra felación, esta vez a Miguel ángel.

COMPARTIR: