01 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Viajaban en la maleta que fue intervenida en la Aduana gracias a un escáner

Dos serpientes pitón africanas son intervenidas a un senegalés procedente de Tánger en el puerto de Algeciras

La serpiente pitón real incautada por la Guardia Civil
La serpiente pitón real incautada por la Guardia Civil / Guardia Civil
Los agentes detectaron los dos animales en el monitor del escáner de equipajes, por lo que procedieron a la apertura de la maleta en presencia del viajero, quién aseguró que era el propietario de las serpientes, pero no pudo documentar su lícita tenencia e importación.

La Guardia Civil se ha incautado en el puerto de Algeciras (Cádiz) de dos serpientes pitón vivas dentro del equipaje de un ciudadano senegalés que viajaba a España desde Tánger (Marruecos).

En una nota, el Instituto Armado ha explicado que los agentes, pertenecientes a la Sección Fiscal del puerto algecireño, intervinieron los dos reptiles en la madrugada del pasado miércoles.

Los agentes detectaron a los dos animales en el monitor del escáner de equipajes, por lo que procedieron a la apertura de la maleta en presencia del viajero, quién aseguró que era el propietario de las serpientes, pero no pudo documentar su lícita tenencia e importación.

Una pitón real y una pitón de Seba

Los dos especímenes incautados eran una pitón real (‘’Python Regius’’) y una pitón de Seba (‘’Python Sebae’’), de origen africano, y están amparadas por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES).

Una_serpiente_piton_de_Seba

Una serpiente pitón de Seba

Estos animales están incluidos en el Apéndice II de dicha convención, como también en el Anexo B del Reglamento la de Constitución Española (CE) 228/97, del Consejo, de 9 de diciembre de 1996, relativo a la protección de especies de la flora y fauna silvestre mediante el control de su comercio.

Por otro lado, las diligencias instruidas han sido remitidas al Juzgado de Instrucción número 4 de Algeciras y el investigado ha pasado a disposición judicial. En el momento de su incautación, las serpientes se encontraban en buen estado de salud y fueron trasladadas a un centro oficial designado por la autoridad competente.

La posesión de especies protegidas sin documentación es un delito

El individuo fue detenido, ya que la posesión de especies protegidas de fauna silvestre sin la debida documentación que acredite su legal procedencia constituye un delito relativo a la protección de la fauna.

Su importación a España fuera de los cauces legales supone una infracción a la Ley Orgánica 12/1995, de Represión del Contrabando, pudiendo, en ocasiones, ser catalogado igualmente como delito.

COMPARTIR: