16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Juan Antonio Ojeda, "el Rubio", dijo a un preso que el niño se puso azul, un dato que solo conocía su familia más cercana

Vuelve el caso Yéremi Vargas: Una mala instrucción judicial, tres indicios, un testigo y una declaración de "El Rubio"

La rueda de prensa del pasado año con Ithaisa Suárez y el abogado Marcos García Montes.
La rueda de prensa del pasado año con Ithaisa Suárez y el abogado Marcos García Montes.
La familia de Yéremi Vargas sigue señalando a Juan Antonio Ojeda, "el Rubio", como único sospechoso de la desaparición de Yéremi Vargas, de 7 años, en la localidad canaria de Vecindario. Pero ahora presentan al menos tres indicios investigados por su abogado Marcos García Montes sobre los que apoyarse para reabrir la causa. Piden la recusación del anterior juez instructor, que declare un testigo y que se investigue cómo "el Rubio" podía conocer detalles de Yéremi que muy pocos sabían.

Según ya adelantó elcierredigital.com la familia del pequeño Yéremi Vargas, desaparecido en la isla de Gran Canaria hace trece años, el 10 de marzo de 2007, anunció este miércoles su intención de reabrir el caso contra Antonio Ojeda “El Rubio”, único sospechoso hasta ahora de la desaparición del niño. Para ello presentaron tres indicios que parecen suficientes para reabrir el caso.

El Juzgado de Instrucción número 2 de San Bartolomé de Tirajana ya archivo esta investigación por considerar que no había indicios sólidos contra "El Rubio", una decisión que fue ratificada en marzo de 2018 por la Audiencia Provincial de Las Palmas.

Pero el nuevo abogado de la familia, Marcos García Montes, ya anunciaba hace un año que había indicios suficientes para reabrir el caso y ayer aseguraba que esta decisión se basa sobre todo en tres circunstancias. La primera es que se muestran convencidos de que las investigaciones de la UCO de la Guardia Civil no fueron reflejadas fehacientemente por el juez instructor. De hecho, García Montes ha solicitado que este magistrado se abstenga del caso.

Juan Antonio Ojeda, "el Rubio".

Otro de los indicios, el segundo, es que la familia cuenta con un testigo fundamental, tal y como explicó elcierredigital.com, un menor que en el momento de la desaparición de Yéremi vio a Antonio Ojeda merodeando por la casa del niño en un vehículo que luego resultó ser de su propiedad, y realizando para ello una minuciosa descripción. Era entonces un niño de 12 años que ahora tiene 25 años.

Además, como tercer indicio, la familia cree que es fundamental que “El Rubio” se ubicara a sí mismo en el lugar de la desaparición y que dijera que el niño estaba azul, ya que según cuenta la familia, Yéremi era cianótico, una dolencia respiratoria que hacía que el chico se pusiera azul en una situación de estrés y este hecho nadie fuera de la familia más cercana podía conocerlo y mucho menos Antonio Ojeda, "el Rubio".

Ithaysa Suárez, madre de Yéremi, tomó la palabra durante la comparecencia para explicar que además varios testigos que en su día declararon ante el juez aseguran que el magistrado no paraba de interrumpirles, de gritarles incluso y que ponía en duda los hechos que relataban. José Suárez, abuelo del niño, ha sido rotundo al afirmar que “no vamos a parar, llevamos 13 años sufriendo como para que ahora lo suelten”, en referencia a Juan Antonio Ojeda, "el Rubio".

El abogado, por su parte, finalizaba explicando que no buscan tanto sentenciar a "el Rubio", como que al fin se celebre el juicio, que se reabra el caso, algo en lo que tienen mucha confianza, después de ver cómo otros casos igualmente mediáticos se han reabierto recientemente. La próxima semana esperan poder presentar en los juzgados el escrito de la petición de reapertura.

COMPARTIR: