23 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Habian cometido robos en sucursales de La Rioja, Navarra y Castilla y León desde el pasado mes de febrero

Detenidos dos veteranos atracadores, de 60 y 64 años, en La Rioja justo antes de entrar a robar un nuevo banco

Momento de la detención de los atracadores.
Momento de la detención de los atracadores.
Que no hay edad para el crimen parecía evidente, pero ahora lo ha demostrado la Guardia Civil, al detener a dos históricos atracadores, de nacionalidad española y de 60 y 64 años de edad, considerados presuntos autores de robos en sucursales bancarias de La Rioja, Navarra y Castilla y León, a las que accedían disfrazados con pelucas, gafas, pasamontañas y guantes. Eran muy peligrosos y no tenían pensado jubilarse nunca.

La detención se produjo el pasado día 8 de julio, cuando intentaban acceder a una sucursal bancaria del municipio riojano de El Villar de Arnedo, a la que no accedieron al ser detenidos por los agentes, que les sometían a una estrecha y discreta vigilancia, ha informado la Guardia Civil este martes en una nota.

A los detenidos, que responden a las iniciales P.M.A., de 60 años y M.F.A. de 64 años, les constan numerosos antecedentes por robo con violencia e intimidación en entidad bancaria, tenencia ilícita de armas y pertenencia a organización criminal.

Uno de los detenidos cumplía condena en tercer grado por hechos similares y el otro ya había sido detenido por el mismo grupo de investigadores en 2010.

Uno de los arrestados, al ser detenido en El Villar de Arnedo, llevaba un arma corta del calibre 9 milímetros, ha detallado la Guarida Civil, que inició la investigación de esta operación, denominada "Praedova", tras el estudio realizado por las comandancias de Valladolid y Zamora y la Sección de Delincuencia Organizada de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Benemérita.

Los agentes, fruto de ese análisis, corroboraron la vinculación de dos conocidos delincuentes en la ejecución de tres atracos en entidades bancarias, todos perpetrados con violencia e intimidación y mediante el uso de aparentemente siempre la misma arma de fuego.

Los atracadores usaban guantes, pelucas y gafas para no ser identificados por las cámaras, también cambiaban las placas de matrícula de los vehículos que utilizaban para despistar a las cámaras de tráfico. Habían atracado bancos en Navarra, Zamora y Valladolid en febrero, marzo y mayo, respectivamente, habiendo generado una gran alarma social por la peligrosidad y contundencia de su ejecución. Tras el estudio del modus operandi, los agentes identificaron a uno de los detenidos, ya que era un viejo conocido de la Guardia Civil al haberlo detenido en 2010. Así centraron las pesquisas en estos dos sospechosos e iniciaron una vigilancia sobre ellos, deteniéndolos antes de entraren esta nueva sucursal bancaria.

COMPARTIR: