03 de marzo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

José Luis, un gallego de 55 años, descubrió quién era su padre tras el fallecimiento de éste en 2018

Un vecino coruñés descubre que su padre era el cura del pueblo: “La familia no lo puso fácil”

El Cierre Digital en Parroquia donde ejercía el fallecido párroco Luis Varela, padre de José Luis Porteiro
Parroquia donde ejercía el fallecido párroco Luis Varela, padre de José Luis Porteiro
En diciembre del pasado 2022 se publicó la sentencia de un caso muy llamativo que tuvo lugar en una pequeña comunidad rural de A Coruña, Ponteceso. José Luis, un vecino de 55 años, descubrió en 2018, a través de su madre, que su padre era el párroco de su parroquia. Además, lo supo justo cuando el párroco falleció. Elcierredigital.com ha charlado con el abogado de José Luis, Darío Díaz Pineda, para conocer la resolución del caso y los detalles de una historia que parece de película.

En los últimos días diversos medios de comunicación se han hecho eco de un suceso que, aunque sucedió hace cinco años y su sentencia fue publicada en diciembre del pasado año, no deja de sorprender, pues parece sacado de una película. Se trata del caso de José Luis Porteiro, que en 2018 descubrió que el párroco de su parroquia, San Martiño de Cores (Ponteceso, A Coruña), era su padre. Además, lo descubrió de voz de su madre justo tras el fallecimiento de éste. 

Al conocer la verdad sobre un hecho que siempre había sido un punto de inflexión en su vida, José Luis se dirigió al tanatorio donde reposaba el cuerpo del párroco fallecido, cuyo nombre era Luis Varela, para reclamar una prueba genética de ADN que despejara definitivamente las dudas sobre la paternidad del párroco.

La familia del párroco, en su mayoría hermanos de avanzada edad, no aceptó la solicitud de José Luis y, para zanjar rápidamente el asunto, aceleró el proceso funerario. El abogado de José Luis, cuyo caso ya tiene sentencia firme desde diciembre del pasado año, Darío Díaz Pineda, ha asegurado durante una charla con elcierredigital.com que “la familia del párroco no lo puso fácil. Cuando un párroco fallece, la tradición es que lo visiten los párrocos vecinos y el arzobispo, sin embargo, la familia ordenó que el cuerpo del párroco fuera incinerado, hecho que dejó perplejo a muchos, incluido al arzobispo”, señala Díaz Pineda.

165540

José Luis Porteiro, hijo del párroco Luis Varela / Imagen de Antena 3 Noticias

Lejos de conformarse, José Luis recurrió a la justicia para exigir que los hermanos del párroco se sometieran a una prueba de ADN que, tal y como señala el letrado Diaz Pineda, consiste en una “prueba salival sencilla y no intrusiva”. Los familiares del párroco se negaron a realizar esta prueba en repetidas ocasiones, actitud que según señala el letrado “es un indicio que no puede tomarse como confesión pero casi”.

El romance secreto de los padres de José Luis

Para explicar la historia de los padres de José Luis es necesario remontarnos a los años 60, cuando una joven de 20 años —la madre de José Luis— tuvo un romance, que no duró más de un año, con el que ya por entonces era párroco del pueblo y que rondaba los 25 años. Fruto de ese romance nacería José Luis, que ahora tiene 55 años.

Tal y como explica Díaz Pineda, “eran otros tiempos y tener 20 años y estar embarazada y soltera fue una situación muy complicada para ella. Aún así, nunca dijo quién era el padre hasta que se lo confesó a su hijo cuando el párroco falleció”, sostiene el letrado Pineda para este medio.

Según explica Díaz Pineda, el hecho de desconocer la identidad de su padre marcó la vida de José Luis, que estuvo conviviendo con él, sin saberlo, en el mismo municipio. “Existían rumores en el pueblo y siempre hubo comentarios, yo creo que la familia del párroco lo sabía y por eso ordenó la incineración, para que no se pudieran realizar pruebas genéticas al cuerpo. Y por eso también se negaron múltiples veces a las pruebas voluntarias de ADN”, sostuvo Pineda durante su charla con elcierredigital.com. 

Luis Varela, el párroco y padre de José Luis, no ejerció de padre pero, en palabras del letrado Pineda, “estuvo presente todo lo que le permitía su oficio de párroco, se presentaba en algunos cumpleaños y alguna vez lo llevó a Coruña por alguna urgencia pero nada más”.

“El objetivo principal no era la herencia sino la justicia”

Tal y como ha señalado el letrado Díaz Pineda para elcierredigital.com, “el caso actualmente ya es una victoria, porque lo que mi cliente quería por encima de todo era el reconocimiento, que se hiciera justicia y saber quién era su padre. Ahora queda por determinar la cuantía de su herencia, pues le corresponde como mínimo la legítima al ser el único hijo, que según la legislación española supondría dos tercios en su caso”.

Sin embargo, aún no está del todo determinado si José Luis recibirá los dos tercios de herencia que le corresponden pues, según una ley gallega de 2006, José Luis sólo recibiría el 25% de la herencia de su padre. A pesar de ello, tal y como señala Pineda, “el testamento del párroco se firmó antes de que esta ley entrara en vigor y es algo que tendremos que discutir con la otra parte, que además ha aprovechado para talar y vender madera de los terrenos de la herencia para sacarle más beneficio”.

A la espera de un acuerdo económico por la herencia de José Luis, su abogado concluye que “el objetivo ya está cumplido, pues él nunca tuvo intención económica. Sin embargo, mi cliente tiene derecho a su herencia”.

COMPARTIR: