20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según la asociación "Tu Abandono Me Puede Matar" el personal en prácticas del Centro Penitenciario de Valencia tiene que acudir a trabajar en chanclas

Denuncian que Instituciones Penitenciaras no da el calzado necesario a los funcionarios

Zapatos reglamentarios.
Zapatos reglamentarios.
La asociación profesional "Tu Abandono Me Puede Matar" ha lamentado, a través de un comunicado, que Instituciones Penitenciarias no haya facilitado a los funcionarios que trabajan en las cárceles españolas en prácticas el calzado necesario y reglamentario para su trabajo.

La Asociación Nacional de Trabajadores Penitenciarios “Tu Abandono Me Puede Matar” (TAMPM), asociación mayoritaria en Instituciones Penitenciarias, denuncia ante la opinión pública y ante los responsables lo que califican de “situación humillante y vergonzosa” que están viviendo a día de hoy sus compañeros recientemente nombrados funcionarios en prácticas que se han incorporado a los centros penitenciarios sin haber tenido el periodo formativo adecuado.

“Lo vergonzoso y humillante es que la administración que dirige el Ministro de Interior, don Fernando Grande Marlaska no les ha facilitado el calzado reglamentario de la uniformidad y los nuevos efectivos tienen que acudir a los distintos centros penitenciarios en chanclas”, informa TAMPM en un comunicado.

“Entendemos que la dotación presupuestaria del gasto de personal para esta promoción ya está consignado, pero nos preguntamos ¿dónde está el dinero de los zapatos de los funcionarios en prácticas?”, añaden.

Prisión de Picassent (Valencia). 

Resaltan que “éste es otro episodio más de la deficiente gestión del Secretario General de Instituciones Penitenciarias don Ángel Luis Órtiz González y su equipo, que ya no sorprende a esta Asociación, la cual se ve en la obligación de pedir el cese del responsable de semejante aberración y humillación”.

“No tenemos constancia de que ningún otro colectivo sea insultado y vilipendiado constantemente como es el de los trabajadores de Instituciones Penitenciarias”, aventuran. “Asistimos perplejos a como el resto de colectivos que se encargan de la seguridad del estado han visto incrementar sus retribuciones notoriamente, mientras que para los funcionarios de prisiones siempre hay nada y vemos cómo dotan de material y efectivos a otros cuerpos, ejemplo de ello es la sustitución de tricornios a los compañeros de Guardia Civil por un contrato millonario, mientras que nosotros llevamos esperando unos guantes de cacheo tres años”, puntualizan.

“Esta Asociación lleva pidiendo reposición de efectivos en cuantía suficiente desde su fundación, pero evidentemente, no descalzos”, rematan de forma irónica.

COMPARTIR: