23 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Esta vecina de Parla, de 62 años, explica a elcierredigital.com que los timadores entraron hasta el salón de su casa y que desde entonces no pega ojo

Antonia, víctima de la estafa de los sanitarios falsos: "Conocían todo mi historial médico e iban disfrazados"

Antonia, víctima de una banda de estafadores que se hacía pasar por personal sanitario en Madrid.
Antonia, víctima de una banda de estafadores que se hacía pasar por personal sanitario en Madrid.
Una banda de falsos sanitarios, manejando datos confidenciales de pacientes, engaña a varios vecinos de Parla desvalijándoles las cuentas bancarias. Antonia relata a El Cierre Digital cómo los estafadores se colaron hasta el salón de su casa disfrazados de personal sanitario para engañarle y vaciar sus cuentas.

Antonia, vecina de Parla, jamás pensó que iba a ser víctima de una estafa como la que sufrió el pasado 17 de septiembre de 2021 en su propio domicilio. Antonia no es precisamente alguien fácil de engañar, a sus 62 años ya ha visto de todo, y a pesar de sufrir cierta incapacidad física, en el barrio la tienen por una vecina espabilada y resuelta que cuida de su marido ciego. Antonia no pega ojo desde entonces, “me paso el día bebiendo tila y azahar, todavía no me lo quito de la cabeza, entraron hasta el salón de casa y podría haber pasado cualquier cosa”

Antonia todavía no se explica cómo la banda de estafadores la hicieron caer en el engaño con un acto teatral que tuvo como escenario el salón de la casa de la víctima. Así lo relataba en su denuncia ante la policía horas después.

Los estafadores llamaron al teléfono de la vivienda de Antonia en el municipio madrileño de Parla, alrededor de las 9:00 horas de la mañana de ese martes. Al aparato, una mujer con perfecto acento español le informa que es personal médico de la Comunidad de Madrid y le explica que le llama para fijar una cita al objeto de contratar el servicio de teleasistencia que había solicitado. La falsa doctora le cuenta a Antonia que le aplazará la cita que Antonia tiene hoy mismo en su hospital de referencia. “Sabía perfectamente que yo tenía cita ese día a las 10:30 en neumología y que me iban a facilitar un aparato” apunta Antonia. “Todo esto es muy grave, la estafadora que me llamó sabía perfectamente todo mi historial médico, sabía hasta que tenía revisión respiratoria ese mismo día y que había solicitado hace más de un año el servicio de asistencia en casa”.

Antonia relata con indignación a elcierredigital.com cómo la falsa enfermera le atrasó la cita para consulta en su hospital de referencia, de las 10:00 a las 11:30 de esa misma mañana para que le diera tiempo a contratar el servicio de asistencia. “Me dijo que, en unos minutos, se presentaría en mi casa personal asistencial para cerrar el servicio de teleasistencia y así ocurrió”, recuerda Antonia.

Pasados unos minutos, una mujer llamó a su puerta disfrazada de personal médico, “llevaba un uniforme azul oscuro con distintivos sanitarios de la Comunidad de Madrid y hasta un chaleco de protección civil”, puntualiza la víctima. Era una mujer no mayor de treinta años, de pelo castaño, no se quitó la mascarilla en ningún momento…estoy segura de que era una voz diferente a la de la falsa médico que me había llamado antes”.

Antonia pasó un buen rato con su estafadora en el salón de su casa ignorando que le había abierto las puertas de su hogar a una delincuente que estaba ejecutando un plan perfectamente planeado. La estafadora sabía que Antonia tenía una cita (falsa) en el hospital a las 11:30 así que en el momento en que Antonia se giró para coger las llaves de su coche, la estafadora le robó las llaves de casa que tenía sobre la mesa del salón. “Todavía tiemblo pensando que el plan principal era robarme las llaves y desvalijarme la casa mientras estaba en el hospital, pero no contaban con mi marido, que aunque ciego estaba presente”.

La estafadora, tras calcular sus posibilidades de éxito, descartó robar en la casa y centró sus esfuerzos en robar las tarjetas de crédito de Antonia que estaban en el bolso que tenía a mano en el salón. Sólo faltaba el pin de la tarjeta y la estafadora lo solucionó de forma profesional: le dijo a Antonia que tal y como se hacía antiguamente, al concederle el servicio de teleasistencia debería pagara un euro mensual y había traído el datáfono para cobrarle con su tarjeta ya que era un pago oficial. Antonia no desconfió y pagó el euro, aunque para ello tuvo que meter dos veces su clave en el datáfono. “Tengo claro que tuvo que ser ahí, que me capturó la clave con el datáfono sin que me diera cuenta” apostilla Antonia. Tras el cobro, la presunta asistente social se fue por donde había venido y Antonia corrió al hospital donde tenía su cita.

Antonia, víctima de una estafa. 

Los siguientes minutos en la vida de Antonia fueron, lo cuenta ella, “vertiginosos”. En el hospital le confirman que no tiene ninguna cita a su nombre a las 11:30 y que su relato se parece mucho a una estafa. Antonia se da cuenta rápidamente y echa mano a su bolso. No encuentra las tarjetas bancarias. Antonia iba a tardar muy poco en darse cuenta de que esa mañana alguien le ha sacado de su cuenta mil euros.

Antonia todavía pensaba que el engaño se produjo mientras le cobraban el euro por el falso servicio de teleasistencia en el salón de su casa, sin embargo días después comprobó al acudir a su banco que alguien sacó el dinero de un cajero con su tarjeta a las 11:31, justo cuando estaba en el hospital.

La indignación de Antonia no termina ahí. En su primera visita al banco le dijeron que no había problema para recuperar sus mil euros al tratarse de una estafa. Sólo tenía que presentar la denuncia. Así lo hizo Antonia pero ahora el banco, en contra de lo habitual, se niega a hacerse cargo de la estafa y la víctima ha tenido que recurrir a los abogados del despacho ASYMECO para intentar deshacer el entuerto.

Antonia sigue en su casa, sin sus mil euros y conectada 16 horas al día a una botella de oxígeno. Ha tenido que cambiar la cerradura y cuando afloja su fuerte carácter, siente miedo y preocupación. Al menos, la investigación policial en curso ya ha identificado y detenido a dos de las presuntas estafadoras, pero estas se hallan en libertad y hay otros cinco vecinos que también presentaron denuncia en comisaría por los mismos hechos.

COMPARTIR: