22 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ambas mujeres protagonizaron con casi cincuenta años de diferencia las noticias de sucesos al verse implicadas en asesinatos que estremecieron al país

'El Día de la madre' en la crónica negra: Las historias criminales de Aurora Rodríguez y la 'Dulce Neus'

Aurora Rodríguez.
Aurora Rodríguez.
Este 3 de mayo, Día de la Madre, será muy especial debido a las circunstancias que estamos atravesando por la crisis del coronavirus Covid-19. En ‘Elcierredigital.com’ repasamos dos casos de madres que protagonizaron la crónica de sucesos en épocas distintas de la historia de España: Aurora Rodríguez, madre de Hildegart que ha vuelto a la actualidad gracias al libro de Almudena Grandes ‘La hija de Frankenstein’; y Dulce Capdevila, la ‘Dulce Neus’, que llenó la crónica negra de la Transición.

En España, el Día de la Madre se celebra el primer domingo del mes de mayo desde el año 1965, pero no siempre ha sido así. En un principio, el día de la festividad de todas las progenitoras era el 8 de diciembre, coincidiendo con la celebración de la Inmaculada Concepción. Pero este año, este día tan familiar tiene unas connotaciones especiales debido al confinamiento de la población por la crisis sanitaria del coronavirus Covid-19. En Elcierredigital.com repasamos a dos madres que protagonizaron conocidos sucesos en la crónica negra y que hicieron historia en la II República y en los años de la Transición.

Un hito en la crónica negra de la II República

Aurora Rodríguez era una gallega nacida en Ferrol, todavía no del Caudillo, en 1879. Bien posicionada económicamente que sintió desde el principio que muchas cosas le estaban vetadas por su condición de mujer. Aficionada a la lectura desde joven comenzó a leer filosofía y se interesó por las teorías sociológicas marxistas y por la eugenesia, algo muy común en la época.

Sin embargo, Aurora lo llevaría al extremo. Siempre creyó que con la instrucción adecuada podría llegar a construir un ser humano perfecto. Durante años se ocupó de educar a su sobrino Pepito Arriola, que se convirtió en un niño prodigio, un talento musical. Esto la animó a criar una hija como si de un experimento se tratara.

Tras varios intentos se quedó embarazada de un hombre cuya identidad a día de hoy todavía se desconoce. Decidió trasladarse a Madrid para dar a luz. Tuvo a su hija el 9 de diciembre de 1914, en la Calle Juanela. Ella creía que los niños no debían ser inscritos, pero lo hizo el 29 de abril de 1915 con el siguiente nombre: Hildegart Leocadia Georgina Hermenegilda María del Pilar Rodríguez Carballeira. Sería conocida por el primer nombre. Hay dos versiones sobre el motivo por el que Aurora eligió este completo y largo nombre. Unos dicen que lo escogió porque en alemán significa 'Jardín de Sabiduría' y otros que fue en honor de Hildegarda de Binden, una lideresa espiritual y médium almena del siglo XII.

Hildegart Rodríguez. 

Desde su nacimiento comenzó un plan de educación estricto impuesto por su progenitora. Hildegart ya sabía leer a los dos años. Con siete ya hablaba francés, inglés y alemán. Se convirtió en la abogada más joven de España cuando se licenció en Derecho con 18 años, tras lo cual comenzó a estudiar Filosofía y Letras y Medicina.

También llegó a escribir 14 libros y miles de artículos, además de dar conferencias. A los catorce años empezó a militar en UGT y en el PSOE, llegando a ser presidenta de las juventudes del partido socialista. Fue expulsada del mismo tras publicar un artículo en 1932 criticando los enchufismos en el mismo. Empezó a militar entonces en el Partido Republicano Democrático Federal, acercándose a ideas más anarquistas. Empezó también a dirigir junto a Gregorio Marañón la denominada Liga Española para la Reforma Sexual. Su actividad la hizo muy popular dentro y fuera de España. Llegó a cartearse con el escritor G.H. Welles que la ofreció irse a trabajar con él a la ciudad de Londres.

La relación con su madre se fue volviendo más turbia con el tiempo. Su madre, Aurora, veía como su hija Hildegart rompía en parte el plan que tenía trazado para ella. No aprobaba su viraje hacia el anarquismo. Tampoco le gustaba que su hija tuviera aficiones fuera de lo formativo y lo político. Cuando, en dos ocasiones distintas, inició sendas relaciones sentimentales su madre la encerró en casa durante días. A principios de 1.933 vivía enloquecida pensando que cuando cumpliese la mayoría de edad podría independizarse.

Además, había empezado una relación con Abel Viella. En una carta Hidelgart contaba que una noche se despertó y descubrió a su madre mirándola fijamente sentada en una silla a los pies de la cama. El 9 de junio mientras dormía, Aurora entró en la habitación de su hija y disparó cuatro veces sobre ella. Tres en el estómago y una en la cabeza. Tras el crimen se dirigió a casa del diputado de izquierdas Botella Asensi que le recomendó entregarse y confesar el crimen. El proceso judicial ocupó durante semanas el interés de los medios. Aurora fue condenada a 26 años de reclusión en un psiquiátrico y no se arrepintió nunca del crimen.

Durante años se creyó que Aurora había desaparecido durante la Guerra Civil, pero en 1977 se demostró que había muerto de cáncer en 1955 en el entonces manicomio de Ciempozuelos (Madrid).

En los años de la Transición la publicación del libro Aurora de sangre, de Eduardo de Guzmán, hizo que aparecieran luego otros libros y reportajes que resucitaron su terrible historia familiar. Incluso, se hizo una película Mi hija Hildegart, de Fernando Fernán Gómez, protagonizada por Amparo Soler Leal. El último libro sobre esta drámatica historia de madre e hija es La hija de Frankenstein, de Almudena Grandes.

La Dulce Neus: madre condenada y fugada

El 28 de junio de 1981 se cometió un asesinato que convirtió a Nieves Capdevila en un personaje público. ¿Puede ser un asesino o asesina calificada de Dulce? Ella lo consiguió y su peculiar forma de hablar hizo que se la bautizase con la Dulce Neus.

La Dulce Neus estaba casada con un rico empresario inmobiliario, Juan Vila Carbonell, militante de Fuerza Nueva con el que tenía seis hijos. Según contó la propia Nieves Capdevila, desde el principio el matrimonio estuvo marcado por los malos tratos físicos y psíquicos tanto hacía ella como a los hijos.

Según su versión, hartos de esta situación, Neus y sus hijos planearon hacer desaparecer al padre. La tarde del 28 de junio el progenitor se marchó a su habitual práctica de la siesta en el dormitorio matrimonial de su finca en la ciudad de Huesca. Pero lo hizo tras tomar café con somníferos suministrados por su esposa.

Fue en ese momento, cuando Nieves Capdevila penetró en la estancia con una pistola Star del calibre 9 corto que la propia Neus había robado con anterioridad a su marido que era cazador. Tras negarse a disparar, fueron los hijos mayores quienes tomaron la responsabilidad. Lo hizo Marisol que tenía entonces 14 años.

La Dulce Neus y Emilio Rodríguez Menéndez. 

Durante semanas se especuló con que había sido un crimen político a cargo del GRAPO o por negocios oscuros del fallecido. El 9 de octubre de 1981, la Dulce Neus fue detenida y su historia saltó a la prensa. Nieves Capdevila contrató como abogado a Emilio Rodríguez Menéndez que convirtió el caso en uno de los más mediáticos de su tiempo.

Durante el juicio, Marisol se desdijo de la versión de su madre y aseguró que fue ella quien presionó su dedo sobre el gatillo para matar al padre. Neus, por su parte, aseguró que su hija estaba mediatizada por su tío Luis Vila. También salió a la luz que Neus había empezado a espaldas de su marido un negocio que resultó una estafa piramidal y que pedía dinero a los amigos de su esposo y uno de estos había amenazado con contárselo a el difunto. 

Además, unos meses antes Juan Vila Carbonell había dado de alta un seguro de vida que tenía a Neus como única beneficiaria. Finalmente, en mayo de 1982 fue condenada a 28 años de prisión. Sus hijos mayores a nueve años  y Marisol a cuatro años en un internado.

En febrero de 1986 empezó a disfrutar del régimen abierto. Podría salir por la mañana temprano, desayunar en la cafetería y verse con sus hijas mayores. El 1 de junio de 1986 aprovechó un permiso penitenciario para darse a la fuga, con polémica periodística incluida. Según algunos medios de la época, Pedro J. Ramírez, entonces al frente de Diario 16, financió presuntamente su huida a cambio de una entrevista en exclusiva.

Llegó a Portugal en autocar desde España junto a su hija María Dolores. Agotadas por los últimos días, pero sonrientes por recuperar su libertad Neus Soldevila y su hija María Dolores hicieron un alto en el país vecino. De ahí huyeron a Colombia.

Unos días más tarde posó desnuda para la revista Interviú desde un lugar indeterminado de Hispanoamérica. “No regresaría a la cárcel ni por todo el oro del mundo”, confesaba.

La Dulce Neus posando para 'Interviú'.

En el citado reportaje de Interviú, no se específica el lugar exacto donde se encontraba, pero su abogado Emilio Rodríguez Menéndez jugaba al despiste asegurando que había huido a Brasil.

En 1987 fue detenida en Ecuador por traficar con esmeraldas falsas y fue extraditada a España dos años más tarde para cumplir su condena. Consiguió la libertad provisional en 1997. Unos meses después, se casó con su nuevo abogado con el que inició varios negocios ruinosos. En 2003 él falleció. En los años siguientes concedió varias entrevistas televisivas pagadas y llegó a dar nuevos detalles sobre su historia criminal en tres libros.

Actualmente, Neus no mantiene relación con sus hijos. Marisol al cumplir los 18 protagonizó un desnudo en Interviú con unas declaraciones donde se desmarcaba de su madre y defendía la figura de su padre, ideología incluida.

El caso de Nieves Capdevila tuvo su versión cinematográfica con Crimen en familia (1985),con Charo López que provocó una denuncia de la propia Dulce Neus. También su figura ha dado nombre a un popular grupo de pop rock.

COMPARTIR: