16 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La cuerpo sin vida de la mujer estaba desnudo y presentaba heridas de cuchillo en el cuello y la mandíbula y el marido apuntó a un cliente

La Policía investiga nuevas líneas sobre el crimen de la mujer embarazada de Xátiva tras averiguar que era prostituta

La Policía Nacional mantiene abiertas todas las líneas de investigación sobre el crimen de la mujer de 36 años, embarazada de seis meses, que fue localizada este martes degollada en su domicilio de Xátiva (Valencia). Sin embargo, tras la declaración del marido, que ha reconocido que la mujer era prostituta y apuntó a un cliente como posible autor del asesinato, se han abierto nuevas líneas de investigación.

La víctima, de nacionalidad rumana, fue hallada por su propia pareja, un hombre de 32 años que avisó a la Policía Local. La mujer estaba sin ropa y presentaba heridas de cuchillo en el cuello y la mandíbula, según fuentes policiales.

La localidad valenciana de Xátiva.

El Ayuntamiento de Xàtiva ha decretado un día de luto para la jornada de este miércoles en recuerdo de la vecina fallecida, en lo que el consistorio califica de "execrable crimen". El luto oficial supone cancelar toda la agenda municipal para la jornada, y desde el consistorio han enviado el pésame a la familia. Además, se ha guardado un minuto de silencio a las puertas del ayuntamiento.

La declaración del marido de la fallecida, detenido por la Policía ha abierto nuevas líneas de investigación, ya que ha apuntado que su mujer ejercía la prostitución y por tanto, señaló un posible cliente.

 

El marido de Isabel E. R., mujer rumana de 36 años, encontró en la tarde del martes a su pareja degollada y desnuda sobre la cama del domicilio que ambos compartían en Xátiva. Nada más encontrarse el cadáver, sobre las 16:00, llamó a la Policía Local, que a su vez informó de lo ocurrido a la Policía Nacional. El hombre, de 32 años, fue inmediatamente detenido, pero declaró que venía de trabajar en una fábrica situada en un pueblo cercano, según dijo a los agentes del Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Valencia que investigan el caso. Cuando los funcionarios de esta última corporación llegaron a la céntrica calle de Francisco Gozalbes, donde se ubica el domicilio de ambos, el hombre les explicó que la joven se dedicaba a la prostitución y que estaba embarazada de seis meses.

Fuentes de la investigación aseguraban que de momento la investigación “no apunta a violencia de género”. Sin embargo, las diligencias aún están abiertas y todas las hipótesis son viables.

COMPARTIR: