25 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Francisco Mena, presidente de 'Asociaciones Contra la Droga' explica que Málaga, Cádiz o Huelva son ahora los lugares predilectos para los desembarcos

El 'cuartel' de narcos ha pasado del Estrecho a otros puntos de la costa: "La solución no está solo en apresar gente"

El Cierre Digital en Francisco Mena.
Francisco Mena.
Desde que se creó en 2018 el Plan Especial de Seguridad para el Campo de Gibraltar con el Ministerio de Interior de Fernando Grande Marlaska como respuesta a la incontrolable situación de alijos que se vivía en esta comarca, el narcotraficante en el Estrecho está cada vez más limitado. El Plan ha supuesto un obstáculo para los portes de hachís desde Marruecos, que han tenido que trasladarse a los términos municipales de Málaga, Cádiz y Huelva.

El Estrecho de Gibraltar, al sur de la Península Ibérica, es desde hace más de 30 años una zona 'ideal' para el tráfico de drogas entre África y Europa. Los 14 kilómetros de separación entre ambos continentes son recorridos frecuentemente por lanchas rápidas que se saltan los controles de las autoridades para llevar una parte del hachís que se consume en territorio europeo. Hoy cierredigital.com ha podido hablar con Francisco Mena, presidente de Asociaciones contra la Droga en El Campo de Gibraltar. 

Marruecos, punto de inicio

Al ser Marruecos el mayor productor del mundo de cannabis, o de sus derivados, hace que la ruta natural de entrada, bien por cercanía o por el propio asentamiento de estas redes que se dedican al narcotráfico, sea las costas del Campo de Gibraltar. 

La presión policial que ha habido los últimos años, gracias al Plan Especial de Seguridad de 2018, ha motivado que otros lugares de la Península se estén viendo gravemente afectados por el tráfico de estas sustancias, como así ocurre en la costa de Málaga, concretamente en los términos municipales de Manilva, Sabinillas, Estepona y Marbella; la provincia de Cádiz, sobre todo en  costa de la Ambeira; y  Huelva.

Estos lugares están resultando más seguros y con menos riesgo para desembarcar la droga para las propias organizaciones de narcotraficantes. “A pesar de que se ha mejorado, la lucha contra el narcotráfico debe de continuar con más medios”, explica Francisco Mena, también presidente de la Coordinadora Alternativas a elcierredigital.com.

Plan especial de Seguridad

En 2022, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, presentaba el III Plan Especial de Seguridad para el Campo de Gibraltar, que fue iniciado en 2018. Este prolongaba su vigencia hasta 2023 y se ampliaba su acción a las provincias de Granada, Almería y Sevilla, que se sumaban a las ya vigentes: Cádiz, Málaga y Huelva.

Ahora, Asociaciones Contra la Droga en el Campo de Gibraltar considera que el plan especial de Seguridad, que tiene vigencia hasta finales de 2023, "debe continuar en lo sucesivo y dotar de medios humanos y materiales a las Fuerzas de Seguridad del Estado, para que sigan haciendo un mejor trabajo". También piden que se potencie la parte judicial: "de nada sirve hacer magnificas apelaciones policiales que venden muchos titulares en la prensa y que luego la justicia no tenga medios suficientes para afrontar tantas apelaciones de narcotráfico", un problema que hace que los juicios se retrasen, lo que conlleva a la reducción de condena por dilación indebida. "Lógicamente esto hace que estén desbordados por los numerosos juicios debido a las numerosas organizaciones que se han puesto a disposición judicial, fruto del excelente trabajo que han hecho las Fuerzas de Seguridad del Estado”, añade Mena.

Abandono lucrativo en el Estrecho

En cuanto al abandono lucrativo en el Estrecho, Francisco Mena reconoce  que "ha cambiado la situación". Antes de que Fernando Grande Marlaska  se convirtiera en 2018 en el nuevo ministro del Interior, en el Estrecho se vivía una situación que Francisco Mena ha querido denominar de “pérdida del principio de la autoridad”.

Según su criterio, fueron momentos donde “los narcos campaban a sus anchas, hacían ostentación del narcotráfico, pensando que podían hacer lo que querían, donde querían y cuando querían. Descargaban tranquilamente droga con las playas llenas de familias, incluso llegaron a quitar a la Policía Nacional a un narcotraficante en la urgencia de un hospital, como si se tratara de una película del oeste”, explica Mena.

A pesar de que la situación ha mejorado, Fernando Mena insiste en que “no nos podemos relajar”. “Si nos relajamos y las administraciones  piensan  que el tema del narcotráfico está resuelto en el Campo de Gibraltar, volveremos a situaciones que pensábamos que estaban superadas”. Es por ello que Asociaciones Contra la Droga en el Campo de Gibraltar pide al Ministerio del Interior “que sigan dando los medios y dotando con los medios suficientes a Policía Nacional, Guardia Civil y la Dirección Adjunta de Vigencia Aduanera (DAVA), los tres cuerpos que están luchando día a día contra el narcotráfico". Mena también solicita "medios humanos y materiales y refuerzo policial”.

Plan Integral para el Campo de Gibraltar

El documento referido al Plan Integral para el Campo de Gibraltar fue  presentado por Francisco Mena en 2018 ante el Congreso de los Diputados, la Comisión del Interior y el Parlamento Europeo. Un documento hecho desde el conocimiento de la realidad de Gibraltar y desde el convencimiento de que la solución con respecto al narcotráfico pasa, sin duda alguna, no solo por medidas policiales, sino también por medidas transversales que aborden en profundidad las raíces de esta grave problemática. 

Francisco Mena se ha referido a este Plan Integral como una medida incluso “más necesaria que las medidas policiales”. “El narcotráfico al final se nutre de la pobreza, la exclusión social, la falta de oportunidades, lo que hace que muchas personas caigan en la tentación de salir de esa situación económica que tienen, tentados por el narcotráfico”.

Asociaciones contra la Droga en el Campo de Gibraltar considera que “hay que hacer un esfuerzo más allá de parte policial, y tienen que ser las actuales administraciones competentes: por un lado, el Gobierno de España y, por otro, la Junta de Andalucía con respecto a las competencias de empleo, educación, servicios sociales y vivienda entre otras".

 “Si alguien piensa que la solución a la lucha contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar pasa única y exclusivamente por meter gente en la cárcel, se equivocan una vez más", recalca Mena. Y añade que no habría cárceles suficientes para meter a la gente que ha visto el narcotráfico como una forma de vida. 

Reconducción en los jóvenes

Si algo caracteriza al narcotráfico es la facilidad de ganar dinero de forma rápida. Por eso, son muchos los jóvenes que una vez que entran en ese mundo les es  muy difícil volver a la normalidad. 

“Tenemos que intentar de alguna manera que la gente no caiga en la tentación o en las redes del narcotráfico fruto de esa exclusión social y también de la falta de escrúpulos o de principios”. “Las personas que tienen principios y escrúpulos, lógicamente no se dedican a un negocio como el narcotráfico, el cual es muy lucrativo”, explica Mena.

“Ahora mismo, jóvenes que se dediquen a esto con 15 y 16 años pueden llegar a ganar entre 300 y 600 euros”. Y es que cuando la gente se acostumbra a ganar dinero fácil y rápido, es muy difícil hacerles volver a un trabajo, en este caso normalizado y honrado.

Por eso, desde la asociación abogan por que al menos tengan la oportunidad de poder elegir. “Si reforzamos el sistema educativo, los centros educativos de esta barriada, donde la ratio de alumnos sea menor, podremos  trabajar con ellos trasversalmente diciéndoles o convenciéndoles que pueden llevar una vida honrada"

Una ayuda que debe recibirse antes de que conozcan el mundo del narcotráfico. Asociaciones como Coordinadora Alternativas son las encargadas de potenciar a los ayuntamientos de la zona, así como a la parte educativa de los centros de secundaria en Institutos a través de Formación Profesional. De esta manera se consigue dar  una perspectiva de vida fuera del mundo del narcotráfico.

Una parte social que Francisco Mena, presidente de la Coordinadora Alternativas, está dispuesto a asumir siempre y cuando se le den los medios para hacer esa oferta a los jóvenes junto a los ayuntamientos, al ser la institución más cercana a los ciudadanos. Y es que, lamentablemente, esta es ya la tercera generación de jóvenes que ha perdido el Campo de Gibraltar por el narcotráfico, por lo que es fundamental intentar remediarlo y no perder ninguna nueva generación.

COMPARTIR: