21 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La agresión con un cuchillo de un alumno de Vidreres a su maestra rescata la problemática de la violencia contra los docentes en colegios e institutos

Violencia en las aulas escolares de España: Se producen casi 40.000 agresiones físicas contra los profesores

La agresión con un cuchillo de un alumno del instituto de Vidreres a su profesora rescata una problemática con la que conviven docentes de toda España a diario. Según un estudio de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios, el 90 por ciento de los profesores asegura que ha identificado y convivido con algún tipo de violencia en su centro escolar. De hecho, en el curso 2018-2019 se contabilizaron 39.675 agresiones físicas y verbales a personal docente solo en siete autonomías.

Un alumno del instituto de Vidreres, en Girona, apuñaló el pasado jueves en el cuello a una profesora del centro con un cuchillo. La víctima sufrió heridas leves y el menor, de 15 años, fue detenido en el patio del instituto. El viernes, el Juzgado de Menores de Girona dispuso el internamiento del joven en régimen cerrado durante un período inicial de 4 meses.

Esta ha sido la última agresión de las muchas que el personal docente sufre en España. Tal y como ha asegurado el sindicato de profesores de secundaria ASPEC·SPS, las agresiones a profesores como la de Vidreres "no son casos aislados" sino la "punta del iceberg". En un comunicado, el sindicato ha afirmado que las agresiones son "muy frecuentes" en ciertos entornos y "especialmente desde la implantación de la llamada escuela inclusiva". También ha añadido que la mayoría de las veces hay "la más absoluta impunidad" y "una auténtica ley del silencio" donde las agresiones se denuncian "muy pocas veces".

ASPEC ha acusado a las direcciones de los centros y a inspección de mirar a menudo "hacia otro lado" y ha pedido al Ministerio de Educación que reconozca a los docentes como autoridad pública y que se actualice el régimen disciplinario. Además, ha pedido que se aplique "todo el rigor de la ley", con responsabilidades subsidiarias de padres o tutores de los hijos menores. Y es que las situaciones de conflictividad están lejos de erradicarse en los centros escolares.

En el curso 2018-2019, el último completo presencial, se contabilizaron 39.675 agresiones físicas y verbales a los docentes solo en siete autonomías. A pesar de que el resto de comunidades y el Ministerio de Educación y Formación Profesional carecen de datos que midan la evolución de la violencia en las aulas españolas, sí se observa una tendencia al alza. La Comunidad Valenciana, que sí dispone de registros precisos, pasó de 1.192 agresiones a 1.600 entre 2017 y 2019. Andalucía, de 30.748 a 33.745 en ese mismo periodo.

A nivel nacional, y según un estudio de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), el 90 por ciento de los profesores asegura que ha identificado y ha convivido con algún tipo de violencia en su centro escolar. Las situaciones más habituales que describen son peleas, insultos, vejaciones, vandalismo y destrozo de material escolar, violencia psicológica, episodios con un componente racista, amenazas por parte del alumnado y de sus familias, falta de respeto y de reconocimiento de la autoridad, así como enfrentamientos a través de WhatsApp.

Un alumno usa el teléfono móvil durante una clase. 

La muestra, realizada en 2018 a partir de 2.000 entrevistas a docentes de Primaria y Secundaria de centros públicos de todas las comunidades autónomas, revela datos muy preocupantes. Por ejemplo, más de la cuarta parte de los encuestados considera que la vida en el centro en el que trabaja no es agradable y que la disciplina es insuficiente. De hecho, hasta un 75 por ciento reconoce que el profesorado tiene muy poca o ninguna autoridad. Además, cerca de uno de cada cinco cree que hay "mucha" violencia en su colegio o instituto.

Similares son los datos que arroja el servicio El Defensor del Profesor correspondiente al curso escolar 2018-2019, que indica una preocupante estabilización del número de casos de acoso y violencia hacia los docentes con respecto al curso anterior. Durante ese periodo, el servicio llevó a cabo 2.174 actuaciones. El 42 por ciento de las denuncias se produjeron en Primaria, con niños que no tienen más de 12 años, y el 7 por ciento en Infantil, protagonizadas por los propios padres.

El Defensor del Profesor es un recurso del sindicato ANPE de atención inmediata y gratuita para docentes víctimas de situaciones de conflictividad y violencia en las aulas. Se puso en marcha en el año 2005 como primera medida de apoyo ante la indefensión del profesorado y como llamada de atención sobre la problemática de la violencia escolar. Es un servicio abierto a todos los docentes, operativo en todas las comunidades autónomas, así como en Ceuta y Melilla, con el objetivo de favorecer la atención personalizada ante la solicitud de ayuda. Desde su creación han sido atendidos cerca de 37.000 profesores.

Mientras tanto, el Observatorio Estatal de la Convivencia Escolar, que se reunió por primera vez en nueve años el pasado noviembre, trabaja en prevenir y erradicar cualquier tipo de violencia que se dé en la escuela, aunque de momento no se observan grandes resultados.

COMPARTIR: