27 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los detenidos también hacían ventas de objetos que nunca enviaban a los compradores

Esta era la red de alquileres falsos por Internet en España: ocho detenidos en Valencia

Los ocho detenidos en Valencia estafaban alquilando inmuebles que no eran de su propiedad
Los ocho detenidos en Valencia estafaban alquilando inmuebles que no eran de su propiedad
Ocho personas,  tres mujeres y cinco hombres, de entre 21 y 57 años, han sido detenidas en Valencia como presuntas autoras de un delito de estafa en Internet. Los sospechosos ofrecían en páginas webs alquileres de apartamentos inexistentes y vendían artículos que después no enviaban a su comprador. De este modo, se han esclarecido 59 denuncias en toda España mientras que el  valor de lo estafado ronda los 100.000 euros.

Las investigaciones se iniciaron a finales del año 2017, cuando los agentes conocieron que un grupo de personas estaba abriendo en Valencia y alrededores cuentas bancarias en las que recibían transferencias e ingresos que podrían tener procedencia ilícita. Los agentes averiguaron que se trataba de un grupo que se estaría dedicando a estafar utilizando dos modalidades, una de ellas la compra-venta de artículos y la otra los alquileres de apartamentos de dudosa existencia.

En la primera, los sospechosos localizaban en distintas plataformas de compra-venta anuncios de productos electrónicos, coches, entre otras cosas y tras conseguir la mayor información posible, colgaban sus anuncios en diferentes páginas webs.

Los detenidos captaban anuncios reales de alquiler y lograban estafar a los interesados en arrendar los inmuebles

Cuando alguien estaba interesado en el producto, utilizaban la filiación de una persona que había sido previamente estafada o una inventada y el comprador realizaba la transferencia del importe acordado en una cuenta abierta previamente con documentación falsa por una "mula". En ese momento el supuesto vendedor cesaba el contacto con la víctima que no llega a recibir nunca el producto.

En la segunda modalidad, los sospechosos localizaban en distintas plataformas de alquiler anuncios de inmuebles. Después copiaban sus fotos y los publicaban con otras referencias en distintas páginas webs. Cuando los interesados contactaban con los supuestos arrendadores bien vía mail o whatsapp, estos, con el pretexto de que no querían tener problemas y querían realizar la transacción de forma segura, les enviaban enlaces simulando ser páginas web dedicadas al alquiler de apartamentos.

Cuando los arrendatarios lo tenían ya todo claro, los supuestos arrendadores con la excusa  de que se encontraban en el extranjero, les proporcionaban un número de cuenta donde éstos realizaban el ingreso de una mensualidad más la fianza. Una vez habían realizado el pago, dejaban de tener cualquier contacto, momento en que los arrendatarios se percataban de haber sido víctimas de una estafa. 

Cómo actuaban

Los detenidos utilizaban varios modos para hacerse pasar por arrendadores: uno de ellos era atacando los servidores de las empresas dedicadas a estos negocios, y haciéndose pasar por administradores de estas páginas, enviando falsos correos a los anunciantes reales para solicitarles las claves de acceso. Alegaban para ello algún problema técnico en la web de alojamiento, para posteriormente modificar los anuncios y el futuro cliente contactase con ellos. 

En otras ocasiones, buscaban fotografías de viviendas a través de internet y creaban anuncios en otros portales a un precio inferior de mercado, consiguiendo de esta manera una gran cantidad de clientes.

La función de los "muleros"

La organización captaba a los llamados "muleros" seleccionando entre gente con problemas económicos o bien a través de internet anunciando ofertas de trabajo de buena remuneración como gestores. El objetivo era que abrieran cuentas o que ofrecieran las que ya tenían, para recibir distintas cantidades de dinero en diversos conceptos. A cambio de este servicio, recibirían un porcentaje pactado. Cuando los "muleros" eran denunciados, la organización los abandonaba y captaba otros nuevos.  

Los estafados realizaban el ingreso bancario a distancia en las cuentas abiertas por los "muleros"

Seis de los detenidos en  esta operación han sido utilizadas como "muleros" y lo dos restantes se dedicaban a captarles, controlarles e incluso a veces,  les acompañaban a las entidades bancarias y les pagaban lo estipulado por cada cuenta bancaria nueva que abrían.

De este modo se han esclarecido 59 denuncias a nivel estatal y han detectado que lo estafado ascendía a unos 100.000 euros. Los detenidos, con antecedentes policiales, han sido puestos en libertad tras haber prestado declaración. Todos tienen la obligación de comparecer ante la Autoridad Judicial cuando sean requeridos.

COMPARTIR: