21 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La jueza instructora del número 32 se inhibe del caso del Rey del Cachopo en favor de los Juzgados de Violencia sobre la Mujer

César Roman justifica su fuga: "A Heidi le pusieron una pistola en la cabeza y a mí en la barriga. Si hubiera querido huir me hubiese ido a Asia o América, son lugares que conozco bien"

César Román Viruete en una foto promocional de sus restaurantes.
César Román Viruete en una foto promocional de sus restaurantes.
César Román, el Rey del Cachopo, sigue declarándose inocente y justifica su fuga a Zaragoza sintiéndose amenazado por una banda de delicuencia organizada. Cuando la jueza preguntó en qué consistieron las amenazas respondió que "a Heidi le pusieron una pistola en la cabeza y a mi en la barriga", y cuando Olga Freire, titular del juzgado número 32 insistió en que diese algún nombre o característica de las personas que le amenazaban, Román guardó silencio.

César Román llegó al juzgado a las dos de la tarde y su declaración duró una hora y cuarenta minutos aproximadamente. Según fuentes del caso, Román incurrió en numerosas contradicciones sobre varios asuntos, desde las fechas de su relación con Heidi Paz, que él daba por finiquitada a pesar de que sí reconoció la autenticidad de la carta -publicada el jueves en exclusiva por Elcierredigital.com-, hasta las fechas en qué comenzó y, presuntamente, terminó esa relación, además de los lugares donde se encontraba en determinados días.

Pero lo que menos encajó de su relato a algunas de las partes personadas en el caso fue la versión de su fuga a Zaragoza y los motivos. Román aseguró que tras recibir amenazas: "A Heidi le pusieron una pistola en la cabeza y a mi en la barriga. Si hubiera querido huir me habría ido a Asia o América, lugares que conozco bien",  salió corriendo sin despedirse de nadie y siempre pensó que su novia seguía con vida, esperando "volver a Madrid cuando las aguas se tranquilizasen", afirmó. El Rey del Cachopo sigue manteniendo que el cuerpo hallado en Usera no pertenece a Heidi Paz, algo que ya han dado como cierto las pruebas de ADN realizadas.

César Román siendo trasladado al Juzgado, en una imagen de Telemadrid.

César Román tampoco reconoció la maleta donde se encontró el cuerpo de Heidi como suya, sino que afirmó haber llevado otra con ruedas, aunque luego se desdijo y finalmente, no se acordaba de cómo era la maleta que había transportado y  tampoco supo decir si tenía ruedas o no. La acusación particular preguntó como le mandaban los filetes para hacer cachopo los proveedores, a lo que Román contestó que "siempre fileteados".

Dijo que Heidi abortó porque "se pilló un berrinche"

Sobre las llaves del local de Usera donde apareció el cadáver de Heidi, Román dijo a la jueza que  prácticamente todos los empleados de los restaurantes tenían llaves de ese local. Sin embargo, en declaraciones anteriores de sus empleados efectuadas durante la instrucción todos negaron tener llaves del restaurante de Usera.

A preguntas de la jueza sobre el embarazo de Heidi Paz, el rey del Cachopo reconoció que su pareja había sufrido un aborto espontáneo a finales de julio, "porque se pilló un berrinche durante una discusión", según manifestó a la magistrada.

El caso es que ni la jueza, ni la fiscal ni la acusación particular creyeron su versión y lo devolvieron a prisión, además de inhibirse en los Juzgados de Violencia Sobre la Mujer, una vez que parece suficientemente acreditada la relación sentimental entre Román y Heidi Paz.

COMPARTIR: