23 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los cuerpos sin vida de Paula y Marc, de 21 y 23 años, fueron hallados en un embalse de Girona el 26 de septiembre de 2017, tras 32 días desaparecidos

Novedades crimen de Susqueda: Un nuevo testigo declara cuatro años después del asesinato

Marc y Paula en la última imagen que se tiene de ambos juntos.
Marc y Paula en la última imagen que se tiene de ambos juntos.
Un nuevo testigo del crimen de Susqueda declara cuatro años después del asesinato de Paula y Marc, los dos jóvenes cuyos cuerpos sin vida fueron hallados en un embalse de este municipio gerundense tras permanecer 32 días desaparecidos. Según su relato, el día de los hechos escuchó disparos y gritos en la zona. Con el testimonio de este joven, son siete las personas que afirman haber escuchado tiros el día que desaparecieron Marc y Paula. 

El pasado 24 de agosto se cumplieron cuatro años del crimen de Marc Hernández y Paula Mas, una pareja del Maresme cuyos cuerpos sin vida fueron hallados en el pantano de Susqueda, en Girona, tras 32 días desaparecidos. 

Con el principal sospechoso del crimen, Jordi Magentí, en libertad por falta de pruebas tras permanecer nueve meses en prisión, ahora, la investigación, que continúa abierta, parece llegar a su recta final.   

Un nuevo testigo 

Tal y como avanza El Punt Avui, las indagaciones suman el relato de un nuevo testigo, Ciel Schenkel, un joven que, aunque se encontraba próximo al lugar de los hechos el día del crimen, no había sido llamado a declarar hasta ahora porque, según el citado medio, en el momento del suceso era menor de edad. Schenkel, que actualmente reside en Francia, asegura que oyó disparos y gritos.

Con el testimonio de este joven, son siete las personas que afirman haber escuchado tiros el día que desaparecieron Marc y Paula. 

Las pistas del crimen 

Los cuerpos de Marc Hernández, de 23 años, y de Paula Mas, de 21, fueron hallados en las aguas del pantano de Susqueda el 26 de septiembre de 2017. Ambos estaban desnudos, y habían permanecido un mes bajo el agua. La autopsia, pese al avanzando estado de descomposición de los cadáveres, desveló que la joven había muerto tras recibir un disparo en la sien. Paula había sido asesinada, según los investigadores, con un arma corta. La causa de la muerte de Marc, no obstante, nunca se pudo determinar, aunque en su cuerpo había claros signos de violencia.

Comenzaba entonces una ardua investigación para dar con el autor o los autores del crimen y los indicios, circunstanciales, apuntaron a Jordi Magentí como principal sospechoso, un hombre de 63 años que ya fue condenado a quince años de cárcel por matar a su esposa en 1997. Magentí fue detenido el 25 de febrero de 2018, tras descubrirse que había vaciado sus cuentas bancarias y tenía comprado un billete de avión a Colombia. 

Jordi Magentí fue detenido en febrero de 2018 y puesto en libertad meses después por falta de indicios. 

Según la investigación, su teléfono le situaría la tarde del crimen en la zona donde aparecieron los cuerpos. Las imágenes de dos cámaras de seguridad, aunque de muy baja resolución, también revelan que ese día transitó por la zona un todoterreno blanco cuyas características coinciden con el Land Rover Defender que conducía habitualmente Magentí. 

Además, tanto las antenas de telefonía como las cámaras le sitúan en los alrededores del barranco en el que aparecieron los cadáveres de los dos jóvenes, en las jornadas inmediatamente posteriores al asesinato. Por ello, se cree que el principal sospechoso habría regresado a diversos puntos del pantano para tratar de borrar las huellas que le pudiesen incriminar.

Sin embargo, tras permanecer nueve meses en prisión preventiva, Magentí fue puesto en libertad por la sección cuarta de la Audiencia al considerar que "los principales indicios de criminalidad se habían visto seriamente debilitados".

La investigación continúa a día de hoy abierta y los agentes trabajando para dar con nuevos detalles que permitan esclarecer los hechos. En este sentido, aunque los policías no descartan ninguna hipótesis, fuentes de la investigación continúan apuntando a Jordi Magentí como presunto responsable de la muerte de los jóvenes del Maresme. 

COMPARTIR: