20 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hay al menos 230 personas afectadas, principalmente en España, pero también en países como Francia, Israel, Dinamarca y Alemania

Detienen a 35 personas en una macrooperación contra la falsificación de tarjetas bancarias

La copia de la banda magnetica de la tarjeta es una de las formas de falsificación más comunes.
La copia de la banda magnetica de la tarjeta es una de las formas de falsificación más comunes.
La Guardia Civil ha realizado una intervención contra una organización dedicada a las estafas telemáticas y blanqueo de capitales. Según informa el cuerpo policial, se ha detenido a 35 personas, mientras otras 22 se mantienen bajo investigación por su relación con los hechos. La organización habría logrado ganar 600.000 euros y blanqueado al menos un millón.

Está operación ha sido coordinada desde la comandancia de la Guardia Civil de Alicante y ha logrado esclarecer aproximadamente 1.020 delitos telemáticos. La cifra de afectados asciende a los 230, la mayoría en España (210), pero la Policía también reporta la existencia de afectados en Francia, Alemania, Dinamarca, Israel y Grecia.

La operación, denominada Capcana, ha tenido que realizarse en tres fases en distintas ciudades. Entre ellas, Madrid, Alicante, Las Palmas, Zaragoza, Barcelona, Albacete y Vitoria. La Guardia Civil ha registrado un total de 104 usos de tarjetas bancarias falsificadas, entre españolas y de otros países.

La investigación inició después de que una empresa de alquiler de vehículos presentase una denuncia en Alicante por uso fraudulento de tarjetas para pagos en su página web.

Las autoridades han registrado un total de tres métodos utilizados por los delincuentes para realizar estafas telemáticas. El primero, el pishing, consiste en que el estafador se hace pasar por una persona de confianza para lograr pescar la información detallada de la tarjeta de crédito del usuario vía mensajería o correo electrónico. Entre los datos que intentan conseguir se encuentran el código valor de verificación (cvv) y la clave de pago. El segundo método, el skimming, consiste en hacer una copia de la banda magnética de la tarjeta para poder clonarla y utilizarla posteriormente.

Por último, la organización utilizaba el Bin Attack Fraud, un método con el que los estafadores podían generar nuevos números de tarjeta, a partir de uno real existente. Con el nuevo número se realiza una operación de 50 euros como prueba, posteriormente se realizan operaciones de 500 o mil euros.

La operación ha sido comandada desde la Comandancia de Alicante

Con estas tarjetas falsas los estafadores pagaban vuelos, hoteles, alquiler de hoteles y efectos electrónicos. La guardia civil ha informado de que los beneficiados de esta operación abonaban a los cabecillas un precio muy inferior al pagado por estos servicios.

Dos de los detenidos tenían empresas en Finlandia, Estonia y Reino Unido con las que transformaban los beneficios de la estafa en bitcoins. Otros también realizaban blanqueo de capitales a través de Benín, Estados Unidos y Guinea Ecuatorial mediante plataformas de envío.

En la operación Capcana ha colaborado la INTERPOL, Europol, La Físcalía provincial de delitos telemáticos y de Criminalidad Informática. Los detenidos se encuentran a disposición del Juzgado de Instrucción número 7 de Alicante.

COMPARTIR: