18 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La jueza María Tardón, de la Audiencia Nacional, instruye el sumario de la "Operación Mito" desde el año pasado pero ahora ha ordenado los registros

Registran la casa de Gonzalo Boye, abogado de Puigdemont, en una causa relacionada con el narcotraficante Sito Miñanco

Gonzalo Boye y Puigdemont.
Gonzalo Boye y Puigdemont.
El domicilio del abogado Gonzalo Boye ha sido registrado hoy por orden de la jueza María Tardón en el marco de la operación Mito, donde se investiga una red de narcotráfico relacionado con el capo Sito Miñanco. Boye es su abogado, pero también representa legalmente a Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat de Cataluña fugado a Bélgica.

La juez de la Audiencia Nacional María Tardón ha ordenado varios registros domiciliarios en una operación contra el blanqueo de capitales relacionado con el narcotráfico. Entre los domicilios se registra el del abogado Gonzalo Boye. La causa ha sido declarada secreta.

Gonzalo Boye, letrado hispano chileno es el abogado del expresidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, pero también es el abogado defensor del narcotraficante José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco, investigado por la operación Mito y defendió a Marcial Dorado, también imputado por narcotráfico. Fuentes judiciales aseguran que el registro está ordenado a raíz de los intentos del abogado de recuperar 900.000 euros que fueron intervenidos por el Sepblac (Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales).

La Operación Mito se instruyó en febrero de 2018 con la detención de Sito Miñanco y de 42 presuntos integrantes de su organización. Entre las funciones de estos integrantes de la trama también estaba recibir el dinero fruto de la venta de droga para, posteriormente, enviarlo a Colombia mediante locutorios y correos humanos, con las conocidas "mulas".

Boye y Puigdemont en Bélgica.

Cinco de estos correos humanos fueron interceptados en el aeropuerto de Barajas en febrero de 2017 cuando intentaban sacar escondidos en dobles fondos de mochilas cerca de 900.000 euros, un dinero que Gonzalo Boye habría tratado de desbloquear.

Boye es un empresario, abogado y el exeditor de la revista Mongolia. En 1996 ya fue condenado por la Audiencia Nacional a 14 años de prisión por colaborar con la organización terrorista ETA en el secuestro del industrial Emiliano Revilla. En prisión se matriculó en derecho y aprobó la carrera en cuatro años.

Como abogado ha participado en procesos judiciales de gran relevancia mediática como el juicio por los atentados del 11 de marzo de 2004, defendiendo a una víctima, el caso de Luis Bárcenas o en el caso de Edward Snowden. Fue secretario del consejo de administración de Diario de Prensa Digital,S.L., la sociedad que publica el periódico digital eldiario.es. Boye es hijo de un reconocido periodista chileno antipinochetista y de una abogada chilena de origen catalán.

Por su despacho, Boye-Elbal Asociados, del madrileño barrio de Salamanca, han pasado personajes de toda índole, incluido Emilio Hellín, condenado en la década de los 80 por el asesinato de la estudiante Yolanda González. Hellín era entonces militante de Fuerza Nueva y ahora está reconvertido en perito informático y judicial.

COMPARTIR: