17 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Entre los afectados hay empresarios, financieros y entrenadores deportivos que han perdido cuantías que llegan al millón de euros

Medio centenar de poderosos españoles caen en una estafa de compraventa de níquel en Singapur

Ng Yu Zhi, presunto autor de la estafa, junto a su lujoso coche.
Ng Yu Zhi, presunto autor de la estafa, junto a su lujoso coche.
Medio centenar de españoles han sido víctimas de una estafa en Singapur que llega hasta los 600 millones de euros. A los estafados se les prometía una rentabilidad anual del 60% al invertir en la compraventa del níquel, algo que finalmente resultó ser falso y que se ha convertido en una de las tramas más importantes de los últimos años en el país asiático. Hasta ahora el único detenido por esta trama ha sido Ng Yu Zhi, el director de la empresa Envy.

Del medio centenar de españoles que han sufrido esta estafa, tan solo tres forman parte del grupo de afectados que se ha organizado para llevar su caso ante la  Justicia. Hasta ahora, solo hay un detenido, el director de la empresa Envy, Ng Yu Zhi, que ha sido puesto en libertad con cargos bajo fianza de dos millones de euros, una de las más altas impuestas en Singapur.

A Ng Yu Zhi, ciudadano chino de 33 años y residente permanente en Singapur, se le acusa de fraude, engaño y falsedad documental entre otros cargos. Ofrecía, a través de dos de sus empresas, una participación en las operaciones de compraventa de níquel con una rentabilidad del 15% trimestral. El paquete básico les costaba a los inversores en torno a los 100.000 dólares singapurenses (62.000 euros), pero ese interés "prometido" hizo que muchos de los afectados llegaran a invertir más de treinta millones de euros.

El director de Envy aseguraba tener contratos firmados con Poseidón, una empresa dedicada a la exploración y extracción de níquel en Australia, uno de los principales productores de este preciado metal, y con BNP Paribas, empresa con la que supuestamente se vendería el níquel en el mercado europeo. Sin embargo, tanto Poseidón como BNP Paribas han negado cualquier relación con Envy.

 El anzuelo para los españoles

Esta estafa podía no haber afectado a ningún español de no haber sido por el trotamundos del fútbol Pablo Rodríguez Aracil, un exfutbolista que comenzó en las categorías inferiores del Levante UD y del Valencia CF y que llegó a jugar hasta en doce países diferentes, retirándose de la vida deportiva justamente en Singapur, donde llegó a ser el mejor jugador pagado del país asiático. Aquí se había asentado con su mujer, una singapurense, exauditora de KPMG, que trabajaba desde hace 5 años como directora de una de las empresas del conglomerado a cargo de Ng Yu Zhi, presunto autor de la estafa.

Pablo Rodríguez, el trotamundos que ya ha jugado en siete países - AS.com

Exfutbolista Pablo Rodríguez Aracil.

En la actualidad, Rodríguez Aracil era el encargado de ventas de Invidia, firma bajo el grupo empresarial de Envy. Con su cartera de contactos, la mayoría de nuestro país, era el encargado de la cartera de inversores extranjeros y, gracias a sus relaciones deportivas, convenció a amigos y conocidos de la "oportunidad" que suponía esta inversión, consiguiendo que hasta medio centenar de españoles le confiasen su dinero.

Entre los estafados hay directivos de empresas internacionales, personas del mundo financiero, empresarios y entrenadores deportivos que, en su caso, habían participado de manera conjunta al no disponer de fondos suficientes para invertir el paquete básico requerido. En total, se calcula que las pérdidas oscilan entre decenas de miles hasta el millón de euros, lo que para algunos suponían todos sus ahorros.

Dinero perdido

La Embajada, como la Cámara de Comercio españoles en Singapur, ha asegurado estar al tanto del asunto aunque han confirmado no haber recibido ninguna petición de asistencia por parte de los afectados.

El fin de semana pasado el grupo de víctimas constituido en Singapur se reunió con sus representantes legales para preparar la vista oral que se celebra este lunes y en la que se espera que se añadan nuevos cargos contra Ng Yu Zhi. El directivo, supuesto autor de la estafa, tiene la obligación de llevar una pulsera electrónica para evitar riesgos de fuga.

El joven empresario llevaba una vida de auténtico lujo en Singapur con su mujer, que se trasladó a China cuando el caso se hizo público. Entre sus posesiones destacan una mansión, joyas y el único Pagani del país, uno de los coches de los más caros del mundo, que ha sido embargado por la Policía. Durante la investigación, también se ha descubierto una transferencia de casi 200 millones de euros a su cuenta personal, y otros 125 millones de euros se encuentran en paradero desconocido.

COMPARTIR: