21 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La delegada del Área de Seguridad y Emergencia del Ayuntamiento de la capital confirma la presencia de grupos violentos, algunos integrados por menas

Las bandas organizadas aprovechan los botellones en Madrid: Robos y agresiones a imagen de 'Los Hermanos Koala'

Botellones en Madrid.
Botellones en Madrid.
Los actos vandálicos que en los últimos fines de semana se suceden en Madrid preocupan a las autoridades, que explican que las aglomeraciones propiciadas por los macrobotellones "son utilizadas por bandas juveniles para 'ajustar cuentas' entre miembros de grupos rivales o para cometer atracos violentos". Solo en la madrugada del sábado, los sanitarios de Samur-Protección Civil atendieron a veinte personas por lesiones traumáticas consecuencia de peleas y a tres por heridas de arma blanca.

Lo reconocía este lunes la portavoz del Ayuntamiento de Madrid y delegada del Área de Seguridad y Emergencia, Inmaculada Sanz: Los actos vandálicos que en los últimos fines de semana se suceden en la capital tienen más que ver con "la seguridad y el orden públicos que con los botellones". 

Los altercados, que evidencian una escalada de la violencia, como adelantó elcierredigital.com preocupa entre la policía, que explica que las aglomeraciones propiciadas por los macrobotellones "son utilizadas por bandas juveniles para 'ajustar cuentas' entre miembros de grupos rivales o para cometer atracos violentos".

Sucedió, por ejemplo, el pasado mes de julio en Amorebieta, cuando una banda juvenil, conflictiva y violenta, los conocidos como 'Los hermanos Koala', golpearon con ensañamiento, de forma brutal y sin motivo aparente, a Alexander, un joven de 23 años que, a día de hoy, permanece debatiéndose entre la vida y la muerte. Las indagaciones realizadas entonces por los investigadores permitieron determinar la participación de los autores de la atroz paliza en otros robos con violencia perpetrados durante la noche de la agresión en la misma zona de este municipio vizcaíno.  

Botellones en Madrid. 

De vuelta a Madrid, en los últimos quince días se han registrado al menos seis acuchillamientos. En Las Rozas, donde 250 agentes de la Guardia Civil y la Policía Local blindaron el recinto ferial, se detuvo a un joven que portaba un machete de grandes dimensiones y en el Parque del Oeste -uno de los puntos calientes de este tipo de encuentros-, solo durante la madrugada de este sábado, los sanitarios de Samur-Protección Civil atendieron a veinte personas por lesiones traumáticas consecuencia de peleas y a tres por heridas de arma blanca.

Aumento de menores 

"Otra circunstancia que nos preocupa es la juventud de la gente que se concentra, chavales de catorce, quince, dieciséis años" señalaba este lunes la delegada del Área de Seguridad y Emergencia del Ayuntamiento de Madrid. Y no sólo inquieta la ingesta de alcohol por parte de menores de edad, en cuyo caso, en intervenciones relativas a los comas etílicos, se dará traslado a la Fiscalía de Menores; sino que también alarma su participación en actos delictivos. 

Y es que el aumento del número de menores implicados en sucesos violentos perpetrados por bandas latinas preocupa a los investigadores que, en los últimos meses, han observado cambios en la estructura y jerarquización de estos grupos urbanos, en cuyas filas la nacionalidad o la ascendencia latina ha dejado de ser un requisito. A este respecto, aunque lo habitual es que en lo más alto de la jerarquía de los coros o capítulos -como se denominan las agrupaciones que controlan cada barrio- se hallen jóvenes de origen sobre todo dominicano y colombiano, lo cierto es que existe diversidad. "En los escalafones intermedios abundan los chavales españoles, también los rumanos. En los inferiores, en la parte más baja de la estructura, estamos observando cómo crece la captación de menores extranjeros no acompañados, principalmente magrebíes, a los que obligan a ejecutar las acciones más violentas, como participar en ataques con machetazos", señalan fuentes policiales a elcierredigital.com. 

Que las bandas juveniles centren su objetivo en menores no acompañados no es casualidad. Las bandas les proporcionan una identidad, un sentimiento de pertenencia, la oportunidad de sentirse parte de una familia en un entorno que, en la mayoría de las ocasiones, es hostil con estos jóvenes, que carecen de expectativas vitales fruto del abandono institucional y las deficientes políticas de educación e integración.

Por ello, aunque desde el Ayuntamiento de Madrid incidan en que van a incrementar los dispositivos de la Policía Municipal para controlar los macrobotellones que en las últimas semanas tienen lugar en la ciudad, el problema de base, con respecto al aumento de actos violentos, responde a un fallo en el sistema de tutelaje de estos menores para el que, tal y como apuntaba la delegada de Gobierno en Madrid, Mercedes González, la solución es la "integración". 

COMPARTIR: