08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Cuatro de cada diez comercios presentan serias deficiencias sanitarias de los productos que se utilizan sin control alguno de las autoridades

El peligroso negocio de los locales de uñas: Ciertos productos producen su pérdida y reacciones dermatológicas

Los locales de uñas han proliferado al calor de la moda desde hace años.
Los locales de uñas han proliferado al calor de la moda desde hace años.
En España hay más de 50.000 salones dedicados al cuidado de las uñas. Un negocio muy brillante que mueve varios miles de millones de euros. En Estados Unidos, por ejemplo, los beneficios anuales rondan los 5.000 millones de euros (según el portal de informes de consumo Statista), mientras que la industria global del esmalte facturará cerca de 14.000 millones de aquí a 2024, según la consultora Grand View Research. Pero es un negocio que presenta muchos riesgos.

Con unos precios que oscilan entre los 7 (manicura low cost) y los 25 euros y una clientela adicta que suele repetir cada semana o cada quince días, el negocio está asegurado. En España, ahora la mayoría de estos negocios están regentados por ciudadanos de origen chino que bajan los precios al mínimo, lo que ha provocado una guerra en el sector.  Sin embargo, no toda la clientela confía en la calidad de sus productos.

Algunas personas denuncian consecuencias por la utilización de ciertos esmaltes o líquidos limpiadores cuyos componentes podrían ser más agresivos para la piel y uñas. Además,  los expertos en salud han aconsejado de manera insistente informarse bien antes de contratar estos servicios de las medidas de higiene que se toman en dicho negocio.  Se trata de locales en los que se emplean materiales que están en contacto continuo con la dermis y las uñas de numerosas personas. Si no hay control higiénico suficiente, la contaminación y contagio de enfermedades puede ser probable.  Hay personas que han perdido sus uñas o que han sufrido graves reacciones dermatológicas por el contacto con productos muy agresivos.

El secado con luz ultravioleta está desaconsejado por los dermatólogos por el riesgo para la piel. 

Es lo que ocurrió hace escasos días en Madrid, donde agentes de la Unidad Integral del Distrito de Puente Vallecas localizaron un establecimiento sin licencia para almacenamiento, envasado y etiquetado de productos químicos destinados a uñas, en cuyas etiquetas se advierte de ser "cancerígenos" y "altamente explosivos".  El hallazgo se produjo tras realizar una inspección policial a un local, del que emanaba un fuerte olor a disolvente y productos químicos. Tras ponerse en contacto con el encargado, este informó de que se dedicaban a distribuir productos destinados al tratamiento de uñas en salones de estética.  

Los responsables no presentaron ningún tipo de licencia, solamente una declaración responsable para actividades económicas, sin ningún tipo de registro, en la cual se destina el local a almacén.  Durante la inspección, los agentes observaron que el local está separado por un biombo en dos partes, una dedicada a exposición de productos y la otra dedicada a la manipulación y envasado de esos productos cosméticos, localizando, además envases vacíos y etiquetas, la mayoría para esmaltes de uñas, y su posterior distribución.

Consecuencias de utilizar uñas acrílicas continuamente. 

Varios de esos productos se encontraban sin etiquetado en español, y en otros se podía leer en sus etiqueta que “puede formar concentraciones de polvo combustible en el aire. Puede provocar una reacción cutánea alérgica. Susceptible de provocar cáncer”, “Líquidos y vapores muy inflamables. Nocivos si se inhala. Provoca irritación cutánea y ocular. Puede provocar somnolencia o vértigo”, “Provoca irritación ocular grave. Provoca irritación cutánea. Puede provocar una reacción cutánea alérgica”. 

Tampoco apreciaron  ningún tipo de protección individual para los trabajadores, salvo unos guantes de latex, aunque sí disponía el local de un conducto de evacuación de vapores instalado en el techo y con salida a la vía pública.   

COMPARTIR: