11 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El Bufete Ospina Abogados logró que la Justicia entendiera que el empresario no era conocedor de que sus vehículos se usaban para repartir éxtasis

Treinta días de prisión por usarse para traficar su empresa de alquiler de coches sin saberlo

Juan Gonzalo Ospina y Beatriz Uriarte de Ospina Abogados saliendo de los juzgados de Madrid.
Juan Gonzalo Ospina y Beatriz Uriarte de Ospina Abogados saliendo de los juzgados de Madrid.
En 2019 un empresario dedicado al alquiler de vehículos fue contratado por una empresa que utilizaría sus coches para transportar drogas. La banda criminal se dedicaba a importar éxtasis desde México, utilizando los vehículos de alquiler, para recibir y distribuir los envíos desde el extranjero y dificultar su identidad a la policía nacional, lo que lo vinculó al hecho delictivo por el cual tuvo que permanecer casi un mes en prisión.

Los hechos se remontan a octubre de 2019, cuando las autoridades españolas tienen conocimiento de que un paquete con 85 kilogramos de éxtasis había sido enviado desde Jalisco, ciudad de origen de esta banda criminal proveniente de México, con destino a Madrid. La Agencia Tributaria, a través de Aduanas, interceptó el paquete en el aeropuerto e inmediatamente fue analizado por el Laboratorio Central de Policía Nacional dando positivo en MDMA (éxtasis).

La Agencia Tributaria solicitó a la Fiscalía Provincial de Madrid permiso para realizar una entrega controlada. Los agentes pusieron en marcha un operativo de seguimiento del paquete, que fue entregado a un joven vestido de blanco cerca del barrio de Vallecas, quien al recibir el paquete llamó a una persona por teléfono, la cual acudió a los pocos minutos por el paquete. Las autoridades ya lo tenían identificado como el destinatario oficial del paquete.

Éste a su vez, esperó a que llegara un vehículo por él, el cual subió el paquete y lo trasladó a un domicilio cercano. Al bajar del vehículo, el destinatario del paquete se introdujo al domicilio y el conductor del vehículo emprendió su marcha de nuevo. Los agentes que montaron el operativo esperaron a que la persona saliera del domicilio para proceder con la detención de toda la banda criminal.

Durante la instrucción del procedimiento, el fiscal solicitó al juez investigar quién era el dueño del primer vehículo que transportó al destinatario de la droga con el paquete, ya que este conductor no pudo ser identificado ni detenido en el momento de la entrega de la mercancía. El resultado de dicha investigación reveló que el vehículo pertenecía a una empresa de alquiler de vehículos. Por ello, los agentes averiguaron la titularidad del administrador, procediendo los agentes de policía a su detención como autor de un delito de tráfico de drogas, atribuyéndole su participación en la entrega del paquete de referencia, la cual había utilizado uno de sus vehículos de alquiler. Tras la detención policial, pasó a disposición judicial, y el juzgado de Guardia, con los indicios que existían en el proceso, al ser el titular de la empresa de alquiler, cuyo vehículo había sido utilizado como instrumento para trasladar la droga, se acordó su ingreso en prisión a petición del ministerio fiscal.

Juan Gonzalo Ospina y Beatriz Uriarte de Ospina Abogados

Tras el ingreso en prisión la familia del detenido contrató los servicios del abogado penalista Juan Gonzalo Ospina, del despacho penalista ubicado en Madrid, Ospina Abogados. Ospina, y su equipo jurídico de abogados penalistas solicitaron las declaraciones de los agentes que habían participado en la elaboración del atestado, así

como las diligencias necesarias para esclarecer quiénes habían realizado la entrega material de la droga. Los abogados penalistas determinaron como línea de defensa, determinar y demostrar la nula participación y conocimiento del delito por parte de su defendido. Con ello, la defensa acreditó que todo era un error, ya que su cliente era un empresario que se dedicaba al alquiler de vehículos, sin que hubiese participado en el delito de tráfico de drogas.

El juzgado de instrucción de Madrid dictó auto de libertad y estimó los argumentos de la defensa, al considerar que el detenido tenía arraigo en España y que realmente era un empresario con actividad lícita, que acreditó haber alquilado el día de los hechos el vehículo a otra persona y que además, no tenía ninguna relación con las demás personas detenidas, por lo que decretó su libertad provisional, ante un posible sobreseimiento del caso respecto del investigado.

Juan Gonzalo Ospina, abogado penalista de Ospina Abogados, conocido en la actualidad como uno de los mejores abogados penalistas del momento en España, gracias a los casos de éxito que lleva este 2020 más de 10 absoluciones por inocencia para clientes acusados de delitos penales, a preguntas de este diario manifestó: que él nunca prejuzga a sus clientes y que “en derecho penal no se puede dar nada por sentado, ya que es la última razón del Derecho, la búsqueda de la verdad; las autoridades deben tener un nivel razonable de certeza sobre la participación de los investigados en el hecho. En este caso, nadie le devolverá a nuestro cliente el mes de vida que perdió estando lejos de su familia encerrado en la prisión, pero afortunadamente el juzgado pudo analizar con rigor la nueva línea de defensa que determinamos, y decretó su libertad antes de que fuera demasiado tarde”.

COMPARTIR: