30 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sacerdote Isaac de Vega es señalado por ser el "instigador" de la causa y de "haber comido la cabeza" a los padres de algunas consagradas

Juicio de los ‘Miguelianos’: un acusado afín a Miguel Rosendo carga contra el ex capellán de A lama como el responsable de esta “persecución”

El ex capellán de Alama, Isaac de Vega, junto a Miguel Rosendo y algunas consagradas
El ex capellán de Alama, Isaac de Vega, junto a Miguel Rosendo y algunas consagradas
Tras las declaraciones polémicas de dos de las consagradas, ayer continuó el juicio a Miguel Rosendo, líder de la supuesta secta de los ‘Miguelianos’, en la Sección Cuarte de la Audiencia de Pontevedra. Uno de los acusados echó la culpa a los padres de algunos consagrados y al ex capellán de Alama, Isaac de Vega, de estar realizando una “persecución” contra el Rosendo

Uno de los acusados y miembros de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, José Carlos A., ha cargado contra el que era capellán de A Lama, Isaac de Vega, así como contra los padres de algunos consagrados, a los que ha acusado de ser los responsables de iniciar esta causa contra el líder, Miguel Rosendo. "No entiendo cuál es el motivo de esta persecución. No sé si es venganza o un tema económico", apuntó el acusado.

Siguiendo en esta línea, el acusado manifestó que Rosendo "nunca tuvo que buscar a nadie" y que fueron ellos los que “acudimos a él con nuestros problemas y nuestros padres nos empujaron a acudir a Miguel, y ahora todo cambió radicalmente". También señaló que el capellán De Vega fue el “instigador” de la causa por la que se le acusa Miguel Rosendo de delitos de coacciones, abusos sexuales y asociación ilícita entre otros. Asimismo, destacó que Isaac De Vega, junto a los padres que ejercen la acusación particular, "comieron la cabeza y la oreja" a otros familiares.

José Carlos A. aseguró que nunca le gustó que el resto de los miembros de la Orden se dirigieran a él como 'padre' y que si le llamaban así era “por el cargo que desempeñaba". Además, comentó que él abandonó la vida consagrada en el año 2013 "porque no podía más", pero que podían entrar y salir libremente cuando quisieran.

En cuanto a la financiación de la presunta secta, José Carlos afirmó que la cantidad que aportaban era una cuota de 10 euros por persona, "quien podía pagarla", lo que les daba para cubrir los gastos diarios. También, reconoció que recibían donaciones, y que cuando se las daban a él, se nunca se las entregaba a Rosendo, sino a otros miembros de la Orden.

Por otro lado, Esteban Riobóo, que fue padre general de la Orden y al que otro de los acusados le describió como la persona que iba a ser el sucesor de Miguel Rosendo, aseguró que los enfados y reproches de Miguel Rosendo le llevaron a protagonizar varios intentos de suicidio. También declaró que Rosendo es culpable de los supuestos casos de abusos sexuales. Así, Riobóo afirmó que el líder migueliano le llegó a confesar que mantuvo relaciones sexuales con tres de las consagradas de la Orden poniendo como excusa que tenía que "controlar a un demonio que él tenía dentro" a través de estas prácticas.

 

COMPARTIR: