20 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tomás J.R. no confesó el crimen a los policías que le detuvieron, sino que solo contestó que era él la persona que buscaban

La nariz fue la que delató al asesino de Pilar Cardeñoso, la cirujana a la que ató y amordazó antes de matarla a golpes y puñaladas

Tomás J.R.. el presunto asesino de Pilar, cirujana del Hospital Universitario de la Princesa
Tomás J.R.. el presunto asesino de Pilar, cirujana del Hospital Universitario de la Princesa
El presunto asesino de Maria Pilar Cardeñoso Payo, la cirujana del Hospital Universitario de la Princesa, fue detenido este lunes por la Policía Nacional. Según fuentes policiales, a pesar de haber cambiado su aspecto rapándose el pelo y la barba, el vecino que dio el aviso en Carabanchel reconoció a Tomás J.R. por su nariz. Cuando los policías le preguntaron si era él la persona que buscaban por el asesinato, solo dijo "Sí, soy Tomás".

La nariz fue la que delató a Tomás J.R., el presunto asesino de Pilar, la cirujana general y de aparato digestivo del Hospital Universitario la Princesa con la que compartía relación, según ha podido saberelcierredigital.com. El detenido estaba en busca y captura desde la noche del pasado 15 de agosto, después de que amenazara a su ex pareja y apareciese muerta Pilar.

Fue un vecino de Carabanchel el que llamó al 091 para dar el aviso de que había reconocido a Tomás, el único sospechoso de haber matado a su pareja Pilar en la vivienda del distrito madrileño de Tetuán. A pesar de que había cambiado su aspecto radicalmente --se había rapado el pelo y se había afeitado la barba, dejándose una perilla-- , la característica nariz que cuelga de su rostro le delató, según fuentes policiales consultadas por este periódico.

cirujana

María Pilar fue asesinada el pasado 15 de agosto

En el momento de su detención, Tomás no opuso resistencia. Cuando los agentes desplazados hasta la zona le preguntaron si él era Tomás, la persona que buscaban por el asesinato de la cirujana, no confesó el crimen como se ha venido diciendo recientemente, sino que solo se limitó a decir: "Sí, soy Tomás".

Los policías le trasladaron este martes a la comisaría de Tetuán, donde se negó a declarar. Ha pasado la noche en las dependencias de Moratalaz y se espera que pase este miércoles a disposición judicial.

Golpes y puñaladas

Tomás está acusado de matar a puñaladas y a golpes a su pareja, Pilar Cardeñosa, que tenía un hijo menor de edad fruto de su anterior matrimonio y se encontraba de vacaciones con su padre. Según la investigación, ató de mano y pies a la mujer y la amordazó, para impedir que ella pudiera defenderse. Después, la golpeó y la asestó tres puñaladas, una de ellas alcanzando la yugular de la mujer.

Luego, el presunto asesino llamó a un amigo para que le ayudase a deshacerse del cadáver, pero este no le creyó. Fue entonces cuando Tomás le envió varias fotos del cuerpo de Pilar y, al ver que iba enserio, el hombre se lo contó a su mujer y avisaron a la Policía.  Cuando los agentes se presentaron en la casa y derribaron la puerta, Tomás ya se había marchado de la vivienda, concretamente una hora antes.

María Pilar nunca llegó a denunciarle, aunque sí había sido maltratada por él anteriormente. En noviembre de 2018 sufrió una agresión en plena calle, pero ella no quiso interponer ninguna denuncia, aunque desde entonces figuraba en el Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género, VioGén, al haber sido atendida por la Policía.

Amenazó a su expareja

 

Tomás es un gruista natural de Ibi (Alicante) y tiene dos hijos. Había conocido a Pilar por las redes sociales y según fuentes cercanas a su entorno era era un hombre de violento, además de imponente (mide al rededor de 1,90 metros).

La ex mujer del ahora detenido, vecina de Alicante también, ya lo había denunciado y junto a sus hijos se encontraba bajo vigilancia policial. El mismo día del asesinato de Pilar le mandó varios mensajes amenazantes donde decía que le iba a "quitar lo que más quieres y lo sabes".

Se separaron hace algo más de tres años, pero él seguía acosándola y amenazándola hasta que le envió estos mensajes justo el mismo día que, presuntamente, asesinó brutalmente a Pilar.

COMPARTIR: