23 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un juzgado de Madrid solicita a la policía que se practiquen pruebas científicas de ADN y retira de facto el pasaporte al joven de nacionalidad turca

Declaración del investigado por violar a una joven tras quedar por Happn: "No tenía intención específica, pero todo podía pasar"

El ciudadano turco en una fotografía.
El ciudadano turco en una fotografía.
La joven que denunció haber sido violada tras acudir a una cita a través de la App Happn ha conseguido que el juzgado inicie diligencias para tratar de esclarecer todo lo sucedido. De momento, el 3 de julio se tomó declaración al acusado A.A., de 32 años y nacionalidad turca, en el Juzgado de Instrucción número 33 de Madrid. El hombre necesitó una intérprete de inglés puesto que lleva en nuestro país solo desde el pasado mes de febrero, trabajando como responsable de unas importantes aerolíneas.

El investigado, que responde a las iniciales A. A., dijo "no conocer a la mujer N.T.", pero reconoció que "estuvo con una en su casa antes de ser detenido, que como apodo tenía Han" . También aseguró que "no había tenido relaciones sexuales de ningún tipo y que no utilizó preservativos, aunque sí tenía preservativos en su domicilio".

El juez le preguntó cuál era la intención de haber invitado a una desconocida a su casa y A.A. explicó que "no tenía intención específica, pero todo podía pasar" y que tomaron té y un zumo. Según su relato, la joven thailandesa solo estuvo 20 minutos en su casa de la calle Ponzano, pero que luego se fue "porque no se sentía cómoda, ninguno de los dos se sentía cómodo y que no hubo roces ni tocamientos".

El acusado respondió luego a preguntas de su abogado y relató que pensaba que "la mujer trabajaba en una casa de masajes. Mi piso es caro y tiene buena decoración y el edificio es caro", además añadió que la mujer, de 26 años, acudió a su domicilio "después de ver la casa", insinuando un interés económico de la mujer. Luego en su declaración explica algo extraño: "No quise quedar con ella, porque pensé que quería sacar provecho de él de alguna manera". Ese mismo juzgado dicto que como "no existe riesgo alguno de reiteración delictiva se la retirase el pasaporte y se prohiba salir del territorio nacional" al acusado.

El acusado en su perfil de Happn

Unos días más tarde, el 9 de julio, el Juzgado de Instrucción número 45 ordenó a la Policía Científica que tomase muestras de ADN del acusado para que se comparen con las muestras tomadas a ella.

Tal y como ya contamos en elcierredigital.com, todo parte de una denuncia presentada por una joven, que responde a las iniciales, N.T., de 26 años, nacida en Bangkok (Thailandia) y residente en Madrid con sus padres, conoció al hombre que dijo llamarse Apo en la red social Happn, usada para contactos amorosos o relaciones de pareja. El pasado 29 de junio puso denuncia a las 17.15 horas en las dependencias de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid por una presunta violación sufrida tras acudir a una primera cita con este individuo.

El día 27 de junio ambos concertaron una cita en persona, vía whatsapp a un teléfono del hombre, de nacionalidad desconocida, pero que posee un móvil con un prefijo de Polonia, para dos días después "ir a la piscina en la urbanización donde reside Apo y varios amigos de éste".

El 29 de junio sobre las 11.50 la denunciante llegó al lugar, en la madrileña calle Ponzano 39. Después de esperar unos minutos a su cita, apareció el hombre y ambos entraron en su casa, entonces la mujer preguntó por los amigos de Apo y éste contestó que "iba a recogerlos a las 18.00 horas al aeropuerto, a lo que N. respondió que si iban a la piscina se quedaba y si no, se iba a su casa". Entonces, según la denuncia, Apo se sentó a su lado "y en un momento dado agarró a la declarante por las muñecas y la tumbó en el sofá boca arriba, y colocándose él encima de ella (...)".

A.A. en una foto en Madrid.

Tras consumar presuntamente la agresión el hombre se dirigió al baño y la mujer aprovechó para coger su ropa y salir corriendo de la casa. Ya en la calle la víctima llamó a un amigo suyo para poder ir a comisaría a denunciar los hechos. Luego le mandó un mensaje a Apo recriminándole lo que había hecho, unos hechos que él negó primero para posteriomente reconocerlo y decir que "le gusta su cuerpo". Esa conversación, en inglés, idioma en el que ambos se comunicaban, fue aportada ante la Policía por la víctima y se adjunto a la denuncia.

Las características físicas del presunto autor de los hechos son "varón, de nacionalidad extranjera, de unos 32 años de edad aproximadamente, complexión delgada y 1,70 de estatura, ojos muy grandes, con ojeras, pelo liso y corto, tez morena. No tenía pendientes, tatuajes, marcas, ni cicatrices visibles".

Emilia Zaballos, presidenta de la Fundación Zaballos.

Emilia Zaballos, abogada de la denunciante, explicó a elcierredigital.com que "las mujeres tienen que tener cuidado con este individuo y que en las redes sociales todas sepan quién es y a ninguna le pase lo mismo que a esta joven". Esta abogada es presidenta de la Fundación Zaballos para la defensa de los derechos constitucionales. "Desde ella ejercemos una lucha incansable contra esta lacra social que sigue estando presente en la sociedad en vez de erradicarse". La Fundación Zaballos tiene 23 años de historia y ya ha cosechado innumerables éxitos en su labor altruista en la defensa de los derechos de las víctimas más vulnerables.

 

COMPARTIR: