18 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se trata de su novio Marco R. que ha asegurado que el cadáver de la albanesa se encuentra emparedado desde el año 2014 en el piso que compartían allí

Vuelve el caso ‘olvidado’ de Sibora Gagani, desaparecida en Torremolinos: Confiesa su asesino tras 9 años

El Cierre Digital en Sibora Gagani, desaparecida en 2014 en Torremolinos (Málaga).
Sibora Gagani, desaparecida en 2014 en Torremolinos (Málaga).
Marco R. habría afirmado a los agentes de la comisaría de la localidad que el cadáver de Sibora Gagani se encuentra en las paredes del piso donde convivían. Sibora Gagani, una albanesa que había conocido a Marco en Italia, desapareció el 14 de julio de 2014 en Torremolinos. La ausencia de pruebas o rastro de la joven de 22 años hizo que el caso quedara prácticamente en el olvido. Ahora, el ya detenido por el presunto asesinato también de su novia Paula en Torremolinos (Málaga), se ha confesado.

El pasado miércoles 17 de mayo era detenido un hombre de 45 años, el italiano Marco R., como presunto autor del fallecimiento de su novia Paula, de 28 años, en Torremolinos (Málaga). Lo que los investigadores no se imaginaban en aquel momento es que la detención de Marco abriría las puertas a continuar la investigación de un caso que llevaba prácticamente nueve años en el “olvido”: el de Sibora Gagani.

Sibora Gagani desapareció el 14 de julio de 2014 en Torremolinos. Tenía 22 años cuando se esfumó. Sus familiares decían que era “como si se la hubiese tragado la tierra”. Casi nueve años después, el cartel de su desaparición, difundido por SOSDesaparecidos en España —a través de una alerta italiana que recibieron—, se encontraba en la comisaría de Torremolinos donde Marco iba a ser ingresado en los calabozos.

Según informa el Diario SUR, al pasar por el tablón con la foto de la desaparecida, Marco confesó de manera espontánea a los policías, verbalmente, que Sibora fue su exnovia y que su cadáver se encontraba emparedado en el piso que ambos compartieron en la localidad malagueña. Llegó, según afirma el diario, a ofrecerse voluntario para llevar a las autoridades al lugar exacto donde se encontraba y comentó que podría haber usado ácido para deshacerse del cadáver.

Cartel de la desaparición de Sibora Gagani.

No obstante, Marco se retractó en cuanto la policía le pidió ratificar la confesión y estuvo en presencia de su abogada. Las autoridades solo tienen esa confesión para tirar de un caso que sucedió hace nueve años. Ya han acudido al piso que ambos compartían y ahora buscan pruebas de la presencia de ácido para dar con alguna pista que les lleve a saber qué pasó con Sibora Gagani.

La desaparición de Sibora Gagani

La albanesa Sibora Gagani vivía en Italia, concretamente en Nettuno, donde comenzó su relación con Marco en el año 2009. Ambos se mudaron a la Costa del Sol alrededor del año 2011 y tres años más tarde Sibora Gagani desapareció sin dejar rastro.

Su familia en Italia se volcó en la búsqueda de Sibora. Difundieron el caso a través de periódicos y televisiones, pero no obtuvieron resultados. En España, SOSDesaparecidos se encargó de difundir el cartel que les llegó a través de una asociación de desaparecidos italiana ya extinta, como ha confirmado el presidente de SOSDesaparecidos, Joaquín Amills, a elcierredigital.com. “No tuvimos ningún avistamiento, no tuvimos ninguna noticia. No ha habido ningún tipo de seguimiento por nadie del caso, pero la hemos seguido teniendo activa”, explica Amills a este diario.

Precisamente fue el Diario SUR, el mismo que ahora ha sacado a la luz la confesión de Marco, el que hizo uno de los últimos seguimientos del caso en el año 2015. Habían pasado apenas siete meses de la desaparición de Sibora, que se consideraba como “inquietante”.

Sibora y Marco mantenían una relación aparentemente normal desde el año 2009, con sus idas y venidas. La familia de Sibora conocía a Marco y también sus amigos. Nunca detectaron nada sospechoso ya que la chica, de 22 años por aquel entonces, tenía previsto casarse con él. Así se lo había hecho saber a sus seres queridos.

En 2013, una discusión en la pareja hizo que ambos rompieran y Sibora regresara a Italia con sus pertenencias. Según el mencionado diario, comunicó su familia que habían peleado y tenían desencuentros. El maltrato nunca fue mencionado. Ni Sibora ni Paula denunciaron a Marco por maltrato, pero sí que constan en el sistema VioGén dos denuncias de otras dos parejas sentimientales del italiano, según ha informado El Español.

Marco, el último en tener contacto con Sibora

Poco tiempo después, Sibora volvió con Marco a España, donde siguieron conviviendo durante unos meses. Luego, Sibora desapareció. Según las investigaciones de la policía por aquel entonces, Marco fue la última persona que tuvo contacto con ella vía WhatsApp el día 7 de julio.

Tras la desaparición, los vecinos, compañeros de trabajo, círculo de Sibora y el propio Marco fueron interrogados. Este dijo que la relación se había deteriorado y habían dejado de vivir juntos. Así se lo comunicó también a su madre, según medios italianos. En el piso en el que aparentemente Sibora vivía sola, quedaron todas sus pertenencias, incluido su teléfono móvil, lo que alertaba a las autoridades y a su familia.

Sibora Gagani y su madre.

Su madre, que prestó declaración a medios de comunicación italianos, afirmó que Sibora nunca había hecho algo parecido. En la investigación colaboraban los agentes españoles junto a los italianos. Se tomó declaración a aquellos que pudieran haber tenido contacto con ella; se buscó en internet y redes sociales; se contactó con aerolíneas, hospitales, centros penitenciarios e institutos forenses. Nada. No había ni rastro de Sibora.

Siete meses después, el citado medio afirmaba que las autoridades, ante la falta de noticias, decidieron solicitar la colaboración ciudadana. Tampoco hubo suerte.

Ahora, la confesión de Marco, que no ha sido ratificada, reaviva un caso que, después de nueve años sin novedades, había sido prácticamente “olvidado” por la sociedad. Si la confesión fuera cierta y las autoridades encontraran pruebas de ello, podría estar más cerca de resolverse.

COMPARTIR: