14 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El agresor ha sido puesto en libertad pese a que acumula tres detenciones anteriores

Detenido en Ourense después de entrar en casa de su vecino con dos cuchillos con la intención de matarlo

La localidad gallega de Ourense.
La localidad gallega de Ourense.
El hombre, de 57 años, fue detenido como presunto autor de dos delitos, tentativa de homicidio y allanamiento de morada. Los hechos sucedieron el 14 de diciembre cuando un joven manifestó que un vecino le amenazaba con unos cuchillos "diciendo que lo va a rajar", siempre según la Policía.

Según la Policía Nacional, el hombre de 57 años fue detenido en Ourense como presunto autor de un delito de tentativa de homicidio y allanamiento de morada. Los hechos sucedieron el 14 de diciembre a las 23:50 horas cuando se recibió llamada en la Sala 091 cuando un joven manifestó que un vecino le amenazaba con unos cuchillos "diciendo que lo va a rajar", siempre según la Policía.

Agentes del Grupo de Seguridad Ciudadana de la Comisaría Provincial de Orense se personaron en el lugar y cuando llamaron al interfono para que les abrieran la puerta escucharon la voz de un varón que gritaba "te voy a matar, te voy a matar". Por ello, subieron "rápidamente las escaleras" y encontraron en el rellano del cuarto piso a un hombre "fuera de sí" que esgrimía dos cuchillos. Los agentes procedieron a reducir al hombre y a inmovilizarlo, y le intervinieron los cuchillos.

La víctima manifestó que cuando se encontraba en su vivienda alguien llamó a la puerta y, al mirar por la mirilla, se encontró con que algo la bloqueaba, "por lo que abrió la puerta pensando que era un amigo suyo que solía hacer este tipo de bromas", relata la Policía.

Un cuchillo en cada mano

Al abrir vio a su vecino con un cuchillo en cada mano, quien accedió al interior del piso por la fuerza y "acometiendo con los cuchillos con la clara intención de clavárselos", añaden las mismas fuentes. El varón consiguió "con un salto evitar el impacto" de los cuchillos, a la vez que gritaba para pedir ayuda a un amigo que se hallaba en el interior. Entre ambos consiguieron empujarle y cerrarle la puerta y seguidamente llamar a la Policía.

Mientras la víctima relataba los hechos, el presunto autor continuaba repitiendo que "los iba a matar, esa es la verdad", destaca la Policía. Por estos hechos se procedió a su detención y posterior traslado a dependencias policiales para continuar con las gestiones oportunas, mientras el detenido no para de gritar "que no entendía su detención, que no había pegado a nadie y que no quería pegar a nadie, que lo que quería era matarlos".

El agresor, al que le constan tres detenciones. Ha quedado en libertad tras pasar a disposición judicial. 

COMPARTIR: