18 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Alianza del Atlántico aprueba este miércoles su estrategia de defensa para los próximos 10 años para la guerra de Rusia contra Ucrania

Cumbre OTAN: Madrid se anota el primer tanto y Sánchez se ve 'caballito ganador'

El Cierre Digital en Joe Biden y Pedro Sánchez.
Joe Biden y Pedro Sánchez. / Ambos líderes se encuentran en el contexto de la Cumbre OTAN en Madrid.
La Cumbre de la OTAN en Madrid arranca con tres reuniones clave del Consejo Atlántico en las que participarán el Stoltenberg, con los jefes de Estado y de Gobierno de los 30 aliados para perfilar el nuevo concepto estratégico de la defensa. Se trata de la hoja de ruta de la Alianza para los próximos diez años si las circunstancias estratégicas no la cambian como ha sucedido este año con la invasión de Rusia a Ucrania.

Tras una “reunión constructiva” este martes entre los mandatorios de Turquía, Suecia y Finlandia, según palabras del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha decidio retirar el veto a que los citados países ingresen en la OTAN con quien ha hablado por teléfono en cuatro ocasiones antes de reunirse en Madrid pero “a veces es necesario reunirse cara a cara para llegar a acuerdos”.

Y esto es lo que ha ocurrido en Madrid. La tarde del martes no era fácil. Stoltenberg entraba serio a la reunión con Erdogán, el presidente finlandés, Sauli Niinistö, la primera ministra sueca Magdalena Andersson y los respectivos ministros de Asuntos Exteriores. Se preveía que la reunión se prolongase durante toda la noche pero Voilá! Dos horas bastaron para desatar el nudo gordiano y volver a la “política de puertas abiertas que siempre ha sido la OTAN”, decía su secretario general. Ahora hay que las desvanecencias con Turquía han desaparecido, la OTAN prepara el camino para la adhesión que debe ser por consenso.

La Cumbre de la OTAN se celebra en Madrid.

Erdogan ya había dicho que no se le bastaban las “palabras vacías” y que quería medidas “concretas”. Esto implica que Suecia y Finlandia trabajarán para la extradición de sospechosos de terrorismo según el estado de derecho que recoge la Convención Europea.

El presidente turco quiere que Suecia extradite a los seguidores del clérigo Fhetulah Gülen, a quien considera el artífice del intento de golpe de estado de 2013, así como a miembros del PKK, Partido de lo Trabajadores del Kurdistán, organización terrorista considerada no solo por Suecia sino por la Unión Europea y que funciona clandestinamente en el país escandinavo con mayor recepción de refugiados kurdos. Estas acusaciones de Erdogán validaron que Suecia y Finlandia vetaran la adquisición de determinado armamento por parte de Turquía en 2019.

De no ser sensible a sus demandas sobre las organizaciones kurdas a las que acusa de terrorismo y por las restricciones a la venta de armamento que Estocolmo y Helsinki impusieron en 2019 a Ankara.

Primer tanto para Madrid

Esta era una de las patatas calientes de la Cumbre y en la que se ha trabajo para intentar desbloquear. Este objetivo conlleva que, según Stoltenberg, que “Turquía tendrá que cumplir con sus compromisos y los otros países (Suecia y Finlandia) deberán adoptar las medidas oportunas para cumplir su cometido” que ha quedado reflejado en un memorandum tripartito.

Los países escandinavos dejarán de ser neutrales, pero las expectativas con Vladimir Putin no auguran nada bueno. La aceptación de la adhesión de Finlanda y Suecia a la OTAN por parte de Turquía es un “proceso muy positivo” decía el secretario general y seguro que no será el único.

Recientemente, el vicepresidente del Consejo de Seguridad ruso, Dmitri Medvédev, señaló que "la adhesión de Suecia y Finlandia no suponen ninguna nueva amenaza para nosotros. Estos países han tenido relaciones con Rusia bastante cordiales y respetuosa (...) y no se prevén con ellos litigios territoriales ni motivos para ellos".

Pero, ¿quién se fía de Rusia?. Suecia y Finlandia, no, y no solo por la invasión a Ucrania. El propio Medvédev, quien fue presidente de Rusia de 2008 a 2012, acusa ahora a Lituania de cerrar parcialmente el tránsito por su territorio a mercancías sancionadas por la Unión Europea hacia Kaliningrado, enclave ruso en el mar Báltico y advirtió de que la respuesta de Moscú a lo que denomina "bloqueo de Kaliningrado" será "muy dura".

En estos diez años, Rusia ha pasado de ser un socio a ser un enemigo peligroso y menos predecible. A lo largo del día de hoy, han llegando a la Base Aérea de Torrejón de Madrid, las delegaciones de los treinta miembros de la OTAN, sus cuatro socios (Australia, Japón, Corea del Sur, Nueva Zelanda), los europeos no alineados (Irlanda, Austria, Chipre, Malta y, todavía, Finlandia y Suecia), la Comisión y el Consejo Europeo, además de países invitados como Georgia, Bosnia Herzegovina y otros como Mauritania o Jordania

Habrá tres reuniones clave del Consejo Atlántico en las que participarán el Stoltenberg, con los jefes de Estado y de Gobierno de los 30 aliados para perfilar el nuevo concepto estratégico de la defensa que es la hoja de ruta de la Alianza para los próximos diez años si las circunstancias estratégicas no la cambian como ha sucedido este año con la invasión de Rusia a Ucrania.

Sánchez se ve caballito ganador

Nuestro presidente Pedro Sánchez ya se veía caballito ganador sin haber empezado oficialmente la Cumbre de la OTAN fijada para hoy miércoles 29. La declaración conjunta con el presidente estadounidense, Joe Biden, ha dado un giro de 180 grados a la malograda relación que tenían Estados Unidos y España a pesar de haber cambiado su Administración hace dos años de Donald Trump a Biden.

Joe Biden.

La declaración, que recoge 18 puntos de acuerdos, ha llegado a buen puerto tras una hora de reunión en el Palacio de la Moncloa y lo más importante, Sánchez ha conseguido que Estados Unidos se comprometa a colaborar en un enfoque integral en la gestión de los flujos migratorios irregulares que garantice un trato justo y humano de los migrantes y ha resaltado la necesidad de una cooperación permanente ante estos movimientos en el norte de África, como destaca el comunicado hecho público por Moncloa.

Esta declaración conjunta cuenta con el deseo de ambos países de estrechar lazos en seguridad, seguridad cibernética, energética y migratoria de los que no se ha trasladado mayor información porque los mandatarios no han dado opción a preguntas de los periodistas. Lo que no está muy claro es si Sánchez podrá satisfacer la petición de Biden consistente en tener operativos seis destructores estadounidenses, el doble de los actuales, en la Base Naval de Rota. Esta petición debe ser aprobada en el Congreso de los Diputados y no está claro que los socios de Sánchez vayan a dar el visto bueno.

De cualquier manera, atrás queda el paseillo de 28 segundos que forzó Sánchez con Biden en la cumbre de la OTAN de Bruselas de 2011, donde se vieron por primera vez, que venía precedido de una ausencia de relaciones de ambos mandatarios que se prolongaba ya durante seis meses.

Se vieron en octubre pasado en la cumbre del G-20 en Roma y en marzo y en Bruselas cuando Biden se reunió con los líderes de la UE pero la relación se limitó a un saludo y palabras cordiales. En junio, hablaron por teléfono durante veinte minutos en vísperas de la cumbre del G-7 en Baviera a la que asistió Biden para preguntarle por los preparativos de la cumbre de la OTAN en Madrid y, previamente, en agosto pasado, acordaron que las bases de Rota y Morón acogerían a los afganos evacuados que habían trabajado para Estados Unidos.

Sin embargo, cuando la invasión de Rusia a Ucrania, Sánchez no fue incluido en la ronda de llamadas de mandatarios mundiales que inició el presidente estadounidense.

Algo es algo. España no es un socio cualquiera de la OTAN. Participa en cinco misiones con 1.477 efectivos y ha aumentado a 592, sus militares en Letonia, uno de los países con más riesgo de ser atacado por Rusia. España ha demostrado ser un socio indispensable en la Alianza y así lo ha demostrado desde su ingreso hace ya 40 años, no conviene ningunearle.

COMPARTIR: