20 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Para cubrir 96 vacantes la Secretaria General de Instituciones Penitenciaras incorporó a 41 trabajadores en prácticas

Una nueva pelea entre presos con objetos cortantes en Picassent refleja la precaria situación de los centros penitenciarios

Una imagen exterior de la cárcel de Piccasent.
Una imagen exterior de la cárcel de Piccasent.
Los sindicatos de prisiones denuncian la precaria situación que viven en el centro penitenciario de Picassent (Valencia). Este sábado se produjo una pelea entre presos con objetos cortantes en el patio del módulo 24 de la cárcel, hecho por el que denuncian una "total falta de seguridad". De las 96 plazas vacantes la SGIP incorporó 41 trabajadores en prácticas, de los cuales solo quedarán tres en las próximas semanas.

El sábado se produjo un altercado en el Centro Penitenciario de Picassent (Valencia) donde varios presos protagonizaron una pelea con pinchos carcelarios en el patio del módulo 24 de la prisión. Así lo ha informado el sindicato CSIF en un comunicado en el que reclama “con urgencia” una ampliación de los recursos para que los funcionarios puedan hacer frente a estas situaciones.

Mientras los funcionarios de servicio se encontraban realizando el cierre de plantas, diversos internos se enzarzaron en una pelea “con algún objeto cortante, lo que derivó en cortes, huesos rotos y, al menos, un pinchazo”, señalan en la nota.

CSIF denuncia que estos hechos se producen por la “total falta de seguridad” de la cárcel de Picassent, al existir pocos recursos de medios materiales y de personal. “Mientras que en esta prisión existe un déficit de más de 80 trabajadores solamente en el área de vigilancia interior, esta nueva semana la Secretaría General ha decidido reforzar esta área con tres nuevos funcionarios en prácticas”, critican desde el sindicato.

exterior-carcel-picassent

Exterior de la cárcel de Picassent

En este sentido, CSIF lamenta que esa sea la manera de “reforzar” una prisión que no baja de los 2.000 internos y que “tiene una media de nuevos ingresos de más de 150 mensuales, lo que provoca que haya módulos con 2 trabajadores para más de 100 internos”. Así, remarcan que “resulta imposible para los funcionarios tanto garantizar su propia seguridad como la de los internos”.

“La situación en el CP de Picassent es insostenible por lo que la formación sindical exige a la Secretaría General que deje de mirar para otro lado y afronte la realidad de la situación, de manera que refuerce la plantilla de manera urgente y real y cumpla las indicaciones del Defensor del Pueblo procediendo a cerrar el módulo que alberga a los internos más peligrosos”.

41 trabajadores en prácticas para 96 vacantes

Por su parte, el sindicato de prisiones ACAIP denunciaba en un comunicado la semana pasada la falta de personal en la prisión valenciana. Según los datos oficiales, de las 96 plazas vacantes que existían, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias incorporó a 41 funcionarios en prácticas el pasado 20 de junio, una cifra que desde el sindicato ven insuficiente. Además, aseguran que de los 41 trabajadores solo quedarán tres en el centro de Picassent y el resto serán trasladados a otras prisiones en las próximas semanas.

De esta manera, el sindicato señalaba que, "pese al triunfalismo de la Administración penitenciaria y de la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana aún se estaría muy lejos de llegar a un número adecuado de funcionarios para cumplir no ya el mandato constitucional de reinserción social y reeducación de los internos, sino de poder asegurar una adecuada convivencia en los centros penitenciarios, ya que esas nuevas incorporaciones solamente suponían el 40 por ciento del déficit de personal existente”.

Asimismo, avisan de que este verano va a ser “muy duro” en el penal valenciano y de que “nadie va a estar en condiciones de poder garantizar la seguridad de los trabajadores, pero tampoco la de los internos".

COMPARTIR: