24 de junio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La mujer de 23 años denunció a la policía italiana el secuestro de su hija de cinco años un día antes de confesar el crimen

Caso Elena Del Pozzo: Una falsa desaparición para encubrir el asesinato a manos de su madre

Elena del Pozzo.
Elena del Pozzo. / Niña de cinco años asesinada en Italia.
Martina Patti denunció el secuestro de Elena Del Pozzo, su hija, un lunes, que ocurrió, según su versión, cuando tres encapuchados armados asaltaron su coche para llevarse a la pequeña. Un día después de la denuncia, la madre confesó haber asesinado a la niña de cinco años de once puñaladas y, después, haber ocultado su cadáver. Según sus declaraciones, no sabe por qué la mató. Su padre cree que fue premeditado.

Hace unas semanas, una madre denunciaba el secuestro de una niña de cinco años. Era Elena Del Pozzo y, según lo que confesó la mujer a la Policía, había sido secuestrada por tres hombres justo después de ir a recogerla a la guardería. Sin embargo, la historia que relató la madre fue una tapadera para esconder el asesinato de su hija.

Martina Patti, de 23 años, era la madre de Elena Del Pozzo. Denunció su desaparición un lunes, indicando a los carabinieri de Mascalucia (en Sicilia) que tres encapuchados armados abrieron la puerta del vehículo en el que se encontraban y se llevaron a la niña. Los agentes comenzaron a difundir la imagen de la pequeña pero algo en la versión de los hechos de Patti no terminaba de encajar.

Según ha podido conocer elcierredigital.com a través de fuentes cercanas, “en Italia el secuestro a cambio de dinero no existe desde que hicieron una ley para que no se pueda utilizar el dinero del banco cuando secuestran a alguien. De esta manera, Italia pudo borrar el problema de los secuestros, que antes había muchos”, explican.

Martina Patti, madre de Elena del Pozzo.

Sabedores de esta circunstancia, la opción de un secuestro a cambio de dinero no se contempló por la Policía, que empezó a enfocar la atención en el padre de la menor, quien había tenido algún problema previo con la justicia por temas de drogas, sin dejar de insistir con la madre en las pesquisas. Al cabo de poco tiempo, pudieron descartar la intervención de encapuchados armados gracias a las cámaras de seguridad de la zona, lo que puso en evidencia las declaraciones de Patti, que acabó confesando que había matado a su hija.

Según informaron los agentes, Patti asesinó a la menor con un cuchillo de cocina, propinándole hasta once puñaladas entre el cuello y la espalda. Tras el crimen, la mujer enterró a la pequeña a unos 200 metros de su casa, tapada con bolsas de plástico y cubierta con tierra.

El mediático caso de Verónica Panarello

Como han confesado estas mismas fuentes a elcierredigital.com, el caso de Elena Del Pozzo ha tenido gran repercusión mediática en el país no solo por el suceso en sí sino también por su similitud con otro sucedido hace unos seis años: el de Verónica Panarello. La mujer estranguló a su hijo de ocho años y luego escondió el cadáver.

Loris Stival era el nombre del menor que, según informaban los medios por aquel entonces, había visto a la madre manteniendo relaciones sexuales con su suegro. Sin embargo, según confirman fuentes a elcierredigital.com, nunca se llegó a confirmar el motivo por el que lo mató.

Panarello en un principio no admitió el crimen sino que sugirió un secuestro para que la policía no sospechara. Según comentó a las autoridades, había llevado al menor al colegio y cuando fue a recogerlo ya no estaba allí porque alguien se lo había llevado.

Verónica Panarello.

Al igual que ha ocurrido con Patti, al revisar las cámaras de seguridad se vio que la versión no coincidía con la realidad, por lo que tuvo que confesar el crimen. Actualmente se encuentra ingresada en un hospital criminal.

Confesiones de la madre y palabras del padre

Las similitudes con este caso son las que han puesto la muerte de Elena Del Pozzo de actualidad, según confiesan estas fuentes, ya que en Italia “cada semana un par de veces a la semana hay casos así. Y ya no se hacen noticias de ello. Esto se hizo porque dijo lo del secuestro y se relacionó con el otro caso”.

Como Verónica, Martina Patti al final acabó confesando. En su versión final de los hechos, Elena Del Pozzo murió en el lugar en el que fue encontrada, aunque algunas investigaciones apuntan a que la asesinó en el interior de la casa y luego la trasladó hacia afuera. Según indicó, actuó sola, pero cuando le preguntaron por qué lo hizo, no supo responder.

“Maté a mi hija, pero no sé por qué. No recuerdo si traje algún artículo de casa conmigo. Eran como las 14.30 horas, fuimos al campo que le indiqué a los carabinieri. Era la primera vez que llevé a la niña a ese campo… Tengo la imagen del cuchillo, pero no recuerdo dónde lo conseguí. No recuerdo haber lastimado a la niña, solo recuerdo haber llorado mucho”, son algunas de las declaraciones que la mujer dio y que han sido recogidas por diversos medios italianos.

Alessandro y Elena Del Pozzo.

Sin embargo, el padre de la menor, Alessandro Del Pozzo, no se cree las palabras de la madre. “¡Ni siquiera se ha arrepentido de haber matado a la niña! Pero metió a Elena en bolsas de basura, la enterró, limpió y limpió, inventó un secuestro como coartada y golpeó su coche para fingir un ataque: ¡¡¡24 horas de mentiras!!! ¡Un asesinato en el que se crea una coartada y se oculta el cuerpo no puede ser un ataque de locura!”, expresaba Del Pozzo en una carta.

Según las palabras que siguen en el escrito, Martina Patti habría matado a su hija por la buena relación que mantenía con él. “Quería ponerla en mi contra. Hablaba mal de mí todos los días y Elena me lo contaba. No podría haberlo hecho, porque Elena y yo somos uno y ella la odiaba por eso. Intentó hablar mal de mí hasta el día en que se dio cuenta de que no podía y estudió como matarla”.

Además, indica que el asesinato tuvo intencionalidad por parte de la madre. “Sacó a Elena de la guardería una hora antes porque ya estaba mentalmente preparada. Esta es una clara evidencia de una mente sana, capaz de organizarse”.

COMPARTIR: